05 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

EL COLECTIVO SANITARIO RECABA APOYO DE MÚLTIPLES SENSIBILDADES

Los celadores, contra el Gobierno por no ser incluidos como 'personal de riesgo'

Celadores en un hospital.
Celadores en un hospital.
El partido Contigo Somos Democracia ha propuesto incluir a los celadores como 'personal de riesgo' a causa de la COVID19. Guayarmina Méndez, miembro de la ejecutiva nacional del partido político, asegura que existe la necesidad.

Méndez afirma que se debe "equiparar al colectivo de celadores como personal sanitarios" porque "las funciones que desempeñan hoy en día han superado a las contempladas en el Estatuto de Personal No Sanitario de 1971".

La exigencia

La formación política Contigo Somos Democracia propone extender a los celadores como 'personal de riesgo' en la consideración de contingencia profesional derivada de accidente de trabajo de las enfermedades padecidas por el personal que presta servicio en centros sanitarios o socio-sanitarios como consecuencia del contagio del virus COVID-19 durante la crisis sanitaria.

Contigo apoya las reivindicaciones que mantienen los celadores en el ámbito nacional con respecto a la consideración como personal sanitario ya que las funciones que desempeñan en la actualidad están muy lejos de las que rigen en el Estatuto de Personal no Sanitario de 1971.

Guayarmina Méndez, miembro de la ejecutiva nacional de Contigo, dice que "los celadores se sienten indefensos, ninguneados y abandonados, llegando incluso a situaciones tan lamentables como negarles los medios de protección en base a ser considerado personal de bajo riesgo por las directrices del Gobierno actual en esta crisis sanitaria". 

Este colectivo está excluido del artículo 9, del Real-Decreto Ley 19/20 que considera "contingencia profesional derivada de accidente de trabajo las enfermedades padecidas por el personal que presta servicio en centros sanitarios o socio-sanitarios como consecuencia del contagio del virus COVID-19". Esta medida quedó prorrogada por RDL 27/20 desde el 1 de agosto de 2020 hasta que las autoridades sanitarias levanten todas las medidas de prevención adoptadas para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el COVID-19. 

Otras reivindicaciones

LAB por su parte ha denunciado "las pésimas condiciones laborales que está sufriendo la plantilla de atención primaria y la repercusión que éstas tienen tanto en la atención a la ciudadanía como en la saturación de otros servicios. Todo esto ha hecho que la atención primaria se convierta en un embudo sin salida".

El sindicato asegura que "el pésimo control de la pandemia tiene como eje fundamental las enormes carencias que presenta la atención primaria desde hace ya demasiado tiempo: lleva años sin tener un proyecto vertebrador y una inversión adecuada, y además hace mucho que viene sufriendo una política continuada de recortes". 

"Esto explica que el servicio haya estallado, y así, actualmente se muestra incapaz de poder dar atención en momentos de crisis. La actitud que ciertos agentes mantienen ante esta situación, descargando la responsabilidad sobre las y los profesionales de los centros de salud, no hace sino poner de manifiesto el nulo interés que tienen las administraciones y los políticos en la que debería ser la mayor y más eficaz puerta de entrada a la sanidad pública", añaden.

Y aseguran que "a ese descontrol existente en atención primaria hay que sumarle la pésima gestión que se está realizando del rastreo de casos. Por un lado, desde el primer momento ha quedado patente que el personal rastreador que opera en Navarra es totalmente insuficiente. Por otro, ese rastreo se está desarrollando sin atender a ningún método claro y contrastado. Y es que, debido a esas carencias en el rastreo, contrariamente a lo que nos quieren hacer ver nuestros representantes, la determinación por PCR se ha convertido en una escopeta de feria que necesita 20 tiros para dar en la diana. Tal vez sea por eso por lo que han traído personal militar". 

Insuficiente personal

LAB asegura que la "precaria atención primaria -con un personal agotado y vilipendiado-, la insuficiente plantilla de personal rastreador y la pésima organización del sistema de rastreo basado en realizar muestreos indiscriminados por PCR sin un objetivo claro, están poniendo en grave riesgo a toda la ciudadanía. Han conseguido que la atención sanitaria esté colapsada y que ahora mismo nos encontremos ante una trasmisión comunitaria de la que pretenden hacer responsables a las personas jóvenes, ciudadanas en general y empleadas de la sanidad".

"Esta situación en la que el número de casos positivos en Covid aumenta cada semana que pasa, está aumentando, como una pescadilla que se muerde la cola (. . .) La atención sanitaria se ha convertido en un embudo perfecto donde consigues entrar, pero salir… Y lo que de esto se deriva es que cada vez más personas se sientan alentadas a buscar respuestas en lobbies sanitarios privados". 

 

COMPARTIR: