02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Desde esconderse en segundas residencias, saltarse la cuarentena, pasando por el beneficio de los tests y no renunciar a su sueldo íntegro

Los privilegios y conductas inapropiadas de los políticos en plena crisis del coronavirus

Pablo Iglesias, Carmen Calvo, José María Aznar y José Bono
Pablo Iglesias, Carmen Calvo, José María Aznar y José Bono
La crisis provocada por el coronavirus está dejando ver casos de políticos que, lejos de demostrar responsabilidad a la ciudadanía con su propio ejemplo, hacen justamente lo contrario. Desde irse a segundas residencias a pasar el confinamiento, hasta saltarse la cuarentena, pasando por los privilegios de realizarse test cuando gran parte de la población no tiene acceso a estas pruebas y cobrar dietas sin tener que desplazarse.

Uno de los primeros casos de irresponsabilidad, para muchos ciudadanos, lo protagonizó el expresidente del Gobierno del PP, José María Aznar y su mujer, la exalcaldesa de Madrid Ana Botella. Fue al principio de la crisis sanitaria cuando  ya la situación de alerta empezaba a visualizarse. El 11 de marzo, pocos días antes de que se publicara el Real Decreto de Estado de Alarma, donde se aplicaba el confinamiento a la población española, la pareja de expolíticos y cargos del Partido Popular abandonaron Madrid (lugar de su primera residencia) para irse a su chalet de vacaciones en la urbanización Guadalmina Baja, en Marbella.

Este movimiento se produjo en plena crisis por el coronavirus, cuando la Comunidad de Madrid ordenó el cierre de colegios y universidades como medida preventiva para evitar la propagación del virus. A pesar de las recomendaciones de no salir de casa a no ser que fuera necesario, incluyendo no ir a segundas residencias, ambos políticos decidieron, al parecer, que pasar la cuarentena en Marbella sería más cómodo. Desde entonces, una patrulla policial custodia en Marbella su vivienda las 24 horas del día, como han denunciado a elcierredigital.com fuentes sindicales de la policía. 

aznar_y_botella_en_marbella

José María Aznar y Ana Botella paseando en Guadalmina el viernes 13 de marzo

El traslado de Aznar y Botella ha sido recogido incluso por el diario americano The New York Times en un artículo donde retrata el malestar social que ha causado en toda Europa el éxodo de personajes conocidos en sus casas de segunda residencia durante el confinamiento por el coronavirus. 

En el caso español, el prestigioso rotativo norteamericano se fija en la actuación inapropiada del expresidente José María Aznar: "Hizo las maletas para marcharse de vacaciones a su chalet de Marbella, un complejo de celebridades en el Mediterráneo". Y señala lo que ya conocíamos: "Aznar salió de Madrid el mismo día que la capital cerró todas las escuelas y universidades. Su actitud provocó mucha rabia en las redes sociales y una respuesta masiva para bloquear su entrada" a la ciudad vacacional de Marbella.

Otro caso singular, pero en un partido politico disinto, es el de José Bono Martínez, el el exministro socialista de Defensa y ex presidente de Castilla La Mancha, quien este lunes entró en directo en el programa de Telecinco, Sálvame, para ser entrevistado por Jorge Javier Vázquez sobre la actualidad informativa del coronavirus. La sorpresa fue que la la conexión se realizó desde el municipio albaceteño Salobre, el pueblo natal del todavía todopoderoso político socialista manchego, a pesar de que su primera residencia se encuentra en la capital de España. 

“Cumplo 70 años en diciembre y tengo una insuficiencia coronaria. El médico me indicó que me aísle completamente y aquí estoy para no contagiarme", aseguró durante la entrevista. Asimismo, confesó su mayor temor en estos tiempos: “Mi mayor miedo es la vida. El poder perder la vida a causa del virus y perderla estando solo”.

jose_bono

José Bono está pasando el confinamiento en su segunda residencia, en Salobre, su pub,o de Albacete.

En este pequeño municipio de la provincia de Albacete, Bono posee una vivienda con todo lujo de detalles, pues aún conserva su hogar familiar que ha sido adecuado con las comodidades necesarias que requiere el político. Así, la residencia del exministro de Defensa cuenta con tres accesos: la puerta del garaje, la puerta de entrada directa a la vivienda y una pequeña puerta que en su día comunicaba con la tienda que regentaba la familia Bono, cuyo progenitor "Don José" fue alcalde del Salobre durante la dictadura franquista, como miembro activo del Movimiento Nacional.

En su interior, el también expresidente del Congreso de los Diputados disfruta de un inmenso patio castellano decorado con cuatro fuentes colocadas estratégicamente y a las que ha llamado como sus cuatro hijos: Amelia, Ana, José y Sofía. Además, el político manchego cuenta con una bodega repleta de recuerdos familiares. En definitiva, una amplia finca alejada de los grandes focos de infección para pasar el confinamiento.

El privilegio de hacerte el test si eres político

Durante las últimas semanas se ha podido observar como muchos de los hospitales han ido saturándose hasta llegar al límite, con salas de urgencia que duplican su capacidad de pacientes y con trabajadores que no cuentan con el suficiente material sanitario, EPIs (equipos de protección  individual), camas y respiradores.

Asimismo, la falta de test para la detección del coronavirus está siendo una de las carencias más graves para paliar esta crisis sanitaria. Pero, mientras que buena parte de la población no tiene o no ha tenido acceso a esta prueba a pesar de presentar síntomas, sí se han visto diferentes ejemplos de políticos que han podido someterse al test rápidamente, sin problema alguno, incluso más de una vez.

irene_montero

Irene Montero se ha realizado dos test de coronavirus 

Una de ellas es la ministra de Igualdad de Unidas-Podemos, Irene Montero. Ella fue el primer miembro del Gobierno que se conoció públicamnte que había dado positivo por coronavirus y así lo anunció en sus redes sociales el 12 de marzo. A pesar de haber pasado la cuarentena, el pasado domingo volvió a anunciar que había dado positivo otra vez en el nuevo test de COVID-19.

A Pablo Iglesias, vicepresidente segundo del Gobierno y pareja de Irene Montero,  se le aplicó también la cuarentena por prevención aunque había dado negativo en el test del coronavirus. Pero la sorpresa llegó cuando se saltó los días de cuarentena para asistir al largo Consejo de Ministros del sábado 14 de marzo donde se decidió aplicar el Estado de Alarma.

Ahora, fuentes consultadas por elcierredigital.com, señalan que para cumplir, en teoría, la distancia de confinamiento con su mujer y sus hijos ya no reside en el chalé madrileño de Galapagar, sino en una vivienda amueblada dentro su ministerio de Emplo y Asuntos Sociales. 

pabo_iglesias

Pablo Iglesias se ha saltado la cuarentena

Posteriormente al primer caso de Irene Montero, se conoció también que Carolina Darias, ministra de Política Territorial y Función Pública, había contraído igualmente la enfermedad del Covid-19. Otra ministra del Ejecutivo de Pedro Sánchez que volvió a dar positivo el pasado domingo en un nuevo test tras haber pasado los 15 días de cuarentena reglamentaria.

La última persona del Gabinete de Pedro Sánchez de la que se hizo público su positivo fue Carmen Calvo, vicepresidenta primera, que ingresó en la exclusiva y privada Clínica Rúber, dentro de la sanidad privada madrileña, como también lo hizo el exmagistrado Balatasar Garzón días después.

Fuera del Gobierno, también hay miembros del Congreso de otras formaciones que anteriormente dieron positivo en el test de coronavirus. Es el caso de Ana Pastor (PP), o varios diputados de Vox, destacando el caso de Ortega Smith, quien viajó a dos de las zonas de riesgo de contagio en Italia y a su vuelta se dio un baño de masas entre los militantes de la formación de ultraderecha en Vistalegre. Por si fuera poco, Smith fue pillado a los pocos días de dar positivo acompañando a su madre al hospital en lugar de realizar la cuarentena.

Trabajadores despedidos y políticos cobrando dietas

A causa del parón productivo para luchar contra el coronavirus, muchas empresas se han visto obligadas a llevar a cabo ERTES  (Expedientes de Regulación Temporal de Empleo) y, por tanto, muchos trabajadores despedidos hasta que las aguas puedan volver a su cauce.

Sin embargo, en la clase política no está sucediendo lo mismo y el malestar de parte de la población por esta situación se está haciendo notar. Desde hace ya unos días circula por WhatsApp un mensaje que insta a la gente a protestar para que también los políticos se acojan a un ERTE.

"Al no ser ninguno de vosotros un servicio de primera necesidad y ni siquiera prestar un servicio,  (no os hemos visto ni en hospitales, ni conduciendo camiones o ambulancias, ni siquiera reponiendo productos) os recomendamos que os acojáis a un ERTE hasta que pase esta crisis que tan mal habéis gestionado", señala el mensaje que se ha hecho viral.

Recordemos que la actividad parlamentaria se ha suspendido con motivo del confinamiento por el Covid-19 y que, por lo tanto, aquellos que no viven en la capital de España no deben desplazarse para realizar su labor representativa. Por tanto, cobrar las dietas puede parecer un tanto innecesario.

En este sentido, en el Partido Popular se ha producido un claro ejemplo de lo que se denuncia en el mensaje. Y es que algunos políticos del PP están indignados por la acción de uno sus correligionarios, en concreto del senador leonés Javier Santiago Vélez. ¿Cuál fue su terrible acto? Ser solidario.

El político popular tomó la decisión de invertir el dinero que perciben los senadores por dietas (1.950 euros) en comprar mascarillas (realizadas con impresora 3D) para los guardias civiles de su provincia. Las mascarillas para los agentes están siendo fabricadas por una empresa leonesa quien se encargará de dar traslado de todas ellas a la Comandancia de León.

santiago_velez

El senador "solidario" del PP, Santiago Vélez, en un mitin.

Públicamente es el único parlamentario de los 265 que componen la Cámara Alta que ha tomado esta decisión. Por tanto, Santiago Vélez, que se sepa, es el único senador o paralamentario que ha decidido donar este dinero. La gravedad reside en que esta iniciativa filantrópica parece no haber sentado bien entre sus compañeros de la formación conservadora.

Según ha publicado la prensa leonesa, el PP teme que triunfe un “efecto contagio” y, en privado, algunos compañeros de formación han llegado a decir que “en política no estamos para hacer donaciones”.

El sueldo de senador es de 3.050,66 euros. Sin embargo, cualquier parlamentario tiene también una serie de importantes complementos dinerarios. Entre ellos, las dietas de traslado y alojamiento para los que no tienen una residencia habitual en la capital de España. 

Javier Santiago Vélez asegura a Leonoticias.com que lo que le ha llevado a donar este dinero es la incoherencia de cobrar dietas sin desplazarse. Vélez, también alcalde de la localidad de Almanza, ha señalado que  “es un tema del que no voy a hablar, lo que he hecho es lo que mi conciencia me dictaba”. Sin embargo, luego ha afirmado que esta donación la he hecho a título particular.

Lo que está claro es que esta crisis provocada por el coronavirus ha dejado ver ya casos de políticos que, lejos de demostrar responsabilidad a la ciudadanía con su propio ejemplo, hacen justamente lo contrario. Desde irse a segundas residencias a pasar el confinamiento, hasta saltarse la cuarentena, pasando por los privilegios de realizarse test cuando gran parte de la población no tiene acceso a estas pruebas y cobrar dietas sin tener que desplazarse.

COMPARTIR: