07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El facultativo francés es un controvertido especialista que ha propuesto combinar la cloroquina con un antibiótico para combatir la pandemia

El médico Didier Raoult, nuevo gurú de la sanidad en Marruecos: Solo 10 muertos por coronavirus

Una marroquí durante el coronavirus.
Una marroquí durante el coronavirus.
A fecha de hoy Marruecos, país vecino de España solo presentaba 275 infectados por coronavirus. Desde que se declaró el estado de emergencia el número de muertes por el virus asciende a solo 10, una de las cuales fue una persona mayor que llegó de los Países Bajos (76 años) que fue atendida el lunes, según explicó el portavoz del Ministerio de Sanidad marroquí. ¿Cuál es el secreto de nuestro vecino del sur? Seguir las recomendaciones de un médico francés.

La baja mortalidad del virus en Marruecos, con solo diez fallecidos, se explica por la aplicación de un medicamento, la famosa  cloroquina que se produce en unos laboratorios de Casablanca. Los marroquíes comenzaron desde el inicio a tratar el Covid-19 siguiendo los consejos de un especialista médico que trabaja en un hospital de París, llamado Didier Raoult.

Todo el mundo dentro de la comunidad médica conoce a Didier Raoult, el especialista en enfermedades infecciosas. Para unos es un genio, para otros un charlatán de 68 años. Cuando el coronavirus llegó a Francia sus teorías fueron tildadas de "fake news" pero ahora el gobierno francés está cambiando su discurso e incluso sus trabajos son de interés para las autoridades sanitarias de Estados Unidos.

El doctor Didier Raoult.

El doctor Raoult se hizo famoso por sus crónicas en el diario "Le Point", desde Marsella, y algunos libros publicados anteriormente con bastante éxito de lectores. El profesor Didier Raoult es sobre todo un especialista en enfermedades infecciosas y un virólogo de renombre internacional, que ya dirigió investigaciones importantes sobre la  fiebre Q, la enfermedad de Whiple, la endocarditis o el linfoma de Hodgkin. Sus defensores dicen que su mérito es haber logrado sus mayores éxitos desde Marsella y no desde París, por eso muchos colegas no le tomaron en serio al principio.

Nacido en Senegal hace 68 años de un padre médico militar, Didier Raoult se convirtió en médico más por deber que por pasión. Para combatir el coronavirus, Didier Raoult recurrió al trabajo de uno de sus colegas chinos para desarrollar un tratamiento que curó a la gran mayoría de los pacientes a los que se les administró. 

La cloroquina

A finales de febrero el médico francés presentó la cloroquina como un tratamiento potencialmente efectivo contra el coronavirus. Utilizada desde mediados del siglo XX en el tratamiento de la malaria, ¿podría esta molécula muy barata ser un arma decisiva contra esta nueva enfermedad? Desde el ministerio de Sanidad francés dijeron que no, al principio, pero sus colegas marroquíes comenzaron a aplicarlo desde que la pandemia traspasó sus fronteras y de momento solo llevan cinco muertos. Ahora en Francia están haciendo ensayos.

Didier Raoult declaró a los medios franceses que "lo que yo dije en ese momento no germinó espontáneamente en mi cabeza. Se basó en dos cosas: por un lado, mi propia experiencia, ya que aquí en Marsella, hemos usado hidroxicloroquina en el tratamiento de infecciones bacterianas durante más de 25 años. Por otro lado, el trabajo del profesor Zhong Nanshan, uno de mis colegas chinos más brillantes, que habló sobre la efectividad de la cloroquina en una conferencia de prensa el 17 de febrero".

El doctor Zhong Nanshan.

Este especialista chino, el doctor Zhong Nanshan, confirmó en posteriores ensayos que la eficacia de la cloroquina en el tratamiento del coronavirus aumenta si se combina con un antibiótico antiguo, la azitromicina. El médico francés asegura que la cloroquina ha librado del coronavirus a más del 90% de los portadores incluidos en el ensayo clínico de Marsella. En Marruecos le han creido y con dos pastillas de 200 miligramos, administradas dos veces al día y unido al antibiótico azitromicina, 500 miligramos, durante seis días, están combatiendo la pandemia. Allí, igual que aquí, estos medicamentos no se venden en farmacias, pero se dan en los hospitales. En España todavía nos mostramos escépticos.

COMPARTIR: