08 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las autoridades hallaron 80 caballos en condiciones pésimas, sin comida ni agua, y muchos de ellos con enfermedades por la falta de atención médica

Desmantelada una red de comercio de carne equina no apta para el consumo humano

Uno de los caballos de la explotación ganadera.
Uno de los caballos de la explotación ganadera.
La Guardia Civil, el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y la Agencia de la Unión Europea para la Cooperación Policial (EUROPOL) han desmantelado una red de venta ilegal de carne equina. Las autoridades han precintado la explotación ganadera donde han sido hallados 80 caballos en condiciones insalubres y con diversas enfermedades, que no recibían asistencia veterinaria. La red operaba a nivel europeo en Italia, Bélgica y Alemania y en la operación han sido detenidas 35 personas.

La Guardia Civil, el Servicio de Protección de la Naturaleza (SEPRONA) y la Agencia de la Unión Europea para la Cooperación Policial (EUROPOL) han desmantelado una red de carácter criminal dedicada al comercio de carne equina no apta para el consumo humano. La trama operaba a nivel europeo. Las autoridades han detenido a 35 personas en una operación que han bautizado con el nombre de “Yucatán”. 

La Guardia Civil ha investigado un total de seis empresas e incautado alrededor de más de media tonelada de carne cuya rastreabilidad era falsa. Los miembros de la red actuaban desde la provincia de Valencia y en la más absoluta clandestinidad. Las personas detenidas formaban parte de una explotación ganadera que ya fue objetivo de la policía en 2019.

Maltrato animal

Los 80 caballos hallados se encontraban en pésimas condiciones, algunos de ellos sin comida ni agua. Tampoco recibían asistencia veterinaria, lo que ha derivado en diversas enfermedades, de hecho, uno de los equinos tuvo que ser sacrificado debido a su estado de salud. Las autoridades precintaron la explotación y retiraron los caballos, denunciando que además de otros delitos, se trata de un caso de maltrato animal.

Seprona1

Los caballos de la explotación ganadera.

La red se dedicaba a adquirir de caballos “de deshecho”, es decir, que no se podían utilizar ni para el desempeño de trabajo ni para actividades recreativas. El precio por el que los compraba rondaba los 100 euros y era la propia organización quien los exponía como animales de producción. La red llegaba a obtener unos 1.500 euros por cada ejemplar. 

Comercio ilegal de carne equina

La principal acción de la trama era comercializar con carne equina procedente de los caballos. El SEPRONA ha apuntado que “la trazabilidad de los animales era alterada manipulando su inscripción y falseando la documentación de los equinos que recoge la identificación individual de estos, su aptitud para el consumo o su traslado para su posterior sacrificio”. Los miembros de la red actuaban con total libertad ya que contaban con transportistas o comerciantes de confianza. 

La carne de los equinos era enviada a Italia, Alemania y Bélgica. Los caballos eran trasladados en condiciones insalubres y sufrían episodios de estrés. A su llegada a los países de recepción, la carne equina era puesta a la venta en carnicerías a pesar de ser apta para el consumo, corriéndose el riesgo de que se desarrollaran brotes de epidemias zoonóticas. Los detenidos están acusados de un delito contra la salud pública, además de los delitos de pertenencia a organización criminal, blanqueo, maltrato animal y falsedad documental. 

Según datos ofrecidos por el Ministerio de Agricultura, la producción de la carne procedente de caballos ha sufrido una paralización por su alto coste de producción y su ínfimo consumo, que en España oscila entre un 0,1 y un 0,2%. La carne equina es una de las más preciadas del mercado ganadero y en 2020, en el caso de España, la producción alcanzó las 9.529 toneladas y se incrementó  la exportación en un 15% con respecto a 2019.

Jan Fasen, el emperador de la carne de caballo

La explotación ganadera desarticulada ya fue objetivo de las autoridades en 2019. El 31 de julio de ese mismo año era detenido en el municipio de Calpe Jan Fasen, conocido como el emperador de la carne de caballo en la operación Gazel. Fasen, holandés de 68 años, era uno de los comerciantes de la carne equina perseguido por los agentes de la Unidad Central Operativa de la Guardia Civil  (UCO) por fraudes y escándalos con la carne de caballo.

Iată doi negustori de cai morţi de la care a pornit scandalul Horsegate

Jan Fasen.

El holandés hacía pasar la carne de caballo por carne de ternera. Fasen ya había sido condenado a dos años de prisión en Francia por poner a la venta 538 toneladas de caballo que hacía pasar por piezas de vacuno en productos como lasañas o hamburguesas. Un hecho que pasó a la historia como el Horsegate. El empresario se trasladó a España donde continuó con la trama ilegal de venta de carne equina hasta su detención. 

COMPARTIR: