03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Y en España, el grupo parlamentario Más País propone reducir la jornada laboral a 32 horas semanales manteniendo el sueldo íntegro a los trabajadores

Bélgica permite organizar su jornada laboral en cuatro días, pero mantiene las 40 horas de trabajo

El primer ministro belga, Alexander de Croo, ha llegado a un acuerdo con los socialistas para llevar a cabo una gran reforma laboral que arrojará luz sobre las condiciones y los derechos de trabajo de los riders de empresas como Glovo, Uber o Deliveroo. También permitirá que los trabajadores organicen su jornada laboral en cuatro días semanales en lugar de cinco, aunque mantienen las 40 horas de trabajo por semana. En España, Más País ha propuesto la reducción a 32 horas manteniendo el sueldo.

Después de pasar unas semanas de negociaciones intensas, el Gobierno federal de Bélgica, liderado por Alexander de Croo, consiguió en la madrugada del pasado martes 15 de febrero un acuerdo político en cuanto a una gran reforma laboral que arrojará algo de luz sobre el estatuto de trabajadores de plataformas digitales como Uber o Deliveroo, garantizando así una mejora en sus condiciones laborales.

Sin embargo, hay una parte de ese acuerdo entre liberales y socialistas que ha empezado a formar parte de tertulias y debates: la semana laboral de cuatro días. Esta nueva organización del trabajo lleva tiempo en boca de todos, tanto, que ha llegado a proponerse en varios países de Europa, incluida España, donde ya hay empresas que la practican.

¿Cómo será la semana laboral belga?

El primer ministro belga, Alexander de Croo, ha explicado en una rueda de prensa tras la reunión del comité ministerial restringido que “el primer pilar es dar más flexibilidad y libertad a los trabajadores”, algo que la semana laboral de cuatro días permite, en cierto modo. Sin embargo, las horas semanales se mantienen en 40.

Alexander de Croo

La reducción a cuatro días laborales es opcional. Cada trabajador podrá pedir, de forma voluntaria, alargar su jornada laboral en hasta dos horas diarias para acumularlas y así “ganar” un día libre más. Será el empresario quien tenga la última palabra pero, en caso de rechazar la petición del trabajador, deberá dar explicaciones. Esta fórmula del Gobierno belga también permitirá a los trabajadores flexibilizar su jornada laboral por semanas, siendo su horario distinto de una semana a la siguiente, siempre que se avise con una semana de antelación.

Los representantes de varios partidos políticos belgas y plataformas de trabajadores han estallado en críticas en contra de la reforma liderada por Alexander de Croo. Una de las quejas que más se repite es la falsa conciliación personal y familiar que proporciona esta solución. Una jornada de nueve horas y media o diez, aún dificultaría más a los padres llevar o recoger a los niños de la escuela o guardería. Además, según los sectores críticos, la posibilidad de un horario variable entre semanas que se tenga que anticipar 7 días o más, no es flexibilidad. 

El presidente del Partido de Trabajadores de Bélgica, Raoul Hedebouw, asegura que esta medida del Gobierno belga está hecha pensando en los jefes y no en los trabajadores, que ya sufren suficiente estrés y agotamiento que les producen enfermedades a largo plazo. En definitiva, la sociedad belga y sus representantes no están convencidos de que esta decisión de su Gobierno sea la más acertada, ni de que se garantice que la reducción de días sea una opción completamente voluntaria. 

¿Y España?

Hace casi 103 años que, gracias a la huelga en Barcelona de la fábrica conocida como 'la Canadiense', se consiguió una jornada laboral de ocho horas blindada por ley. Así fue como España se convirtió en pionera en cuanto al reconocimiento de los derechos del trabajador, pues fue el primer país en establecer una ley de esas características. Sin embargo, tras tanto tiempo, el debate sobre las jornadas laborales surge de nuevo, y es que, según los expertos, más horas de trabajo no suelen traducirse en un mayor rendimiento, sino más bien todo lo contrario.

Fue en enero de 2021 cuando el grupo parlamentario Más País, liderado por Íñigo Errejón, propuso públicamente la reducción de la jornada laboral a cuatro días a la semana pero, a diferencia de Bélgica, la propuesta en España conlleva una reducción de 40 a 32 horas trabajadas, manteniendo el sueldo íntegro.

Comparativa del modelo belga y la propuesta española.

La formación añade, además, que esta medida ayudaría también al cuidado del medioambiente al producirse menos desplazamientos que, obviamente, implican menos emisiones. Y también se notaría en el comercio local y en una mejora de los hábitos alimentarios, puesto a que los trabajadores tendrán más tiempo para cocinar y no tendrán que recurrir a plataformas de compras online.

Por su parte, la Comunitat Valenciana ya anunció en septiembre de 2021 que lanzaría un proyecto piloto durante 2022 para que sus empresas pudieran probar la semana laboral de 32 horas. El plan cuenta con 10 millones de euros de los presupuestos de la Generalitat Valenciana.

COMPARTIR: