01 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

A pesar de estos datos, España es el país con menor tasa de infidelidad de toda Europa, según un estudio panaeuropeo sobre relaciones no monógamas

Sólo un 25 por ciento de españoles y españolas afirman estar realmente satisfechos con su vida sexual

Según el estudio paneuropeo “Infidelidad y evolución de las relaciones no monógamas en España y Europa” de Gleeden, el trece por ciento de los españoles serían infieles si supieran que nunca se sabría, en contraposición de que solo el 25 por ciento de la población española afirma estar insatisfecho con su vida sexual. Más de la mitad de los infieles de nuestro país no se arrepienten nunca, aunque España es el país con menor tasa de infidelidad de Europa.

Según el estudio paneuropeo “Infidelidad y evolución de las relaciones no monógamas en España y Europa”, realizado por la consultora Yougov para Gleeden, la plataforma de encuentros pensada para mujeres, España es el segundo país europeo (de los participantes en el estudio) donde las personas están más satisfechos con su vida sentimental y sexual, por detrás del Reino Unido.

A pesar de ello, sólo un 25% de españoles y españolas afirma estar realmente satisfecho con su vida sexual. El resto de españoles y españolas afirma estar simplemente conforme con ella (un 40%) o estar infeliz con su vida sexual (un 35%). Lo que sí que es común a todos los países y géneros es que las personas suelen están más satisfechas con su vida sentimental que con su vida sexual.

Los datos reales afirman que un 42% de los hombres españoles y un 31% de las mujeres españolas han sido infieles alguna vez, lo que representa la cifra más baja de los países europeos participantes en el estudio. Otro dato destacable es que la infidelidad femenina ha aumentado mientras que la masculina ha disminuido de manera notable.

 

Destaca en todos los países que la infidelidad femenina aumenta, frente a la masculina, que disminuye. Seis de cada diez españoles no se arrepiente de haber engañado a su pareja, y además, el 17% de hombres españoles y el 10% de las mujeres serían infieles si supieran que no les pillarían. Un 24% de ellos y ellas se lo podrían llegar a plantear, de manera que tenemos a un 37% de la sociedad española que sería infiel o se lo podría plantear. En cualquier caso, es la cifra más baja de Europa: los europeos más predispuestos a la infidelidad son los franceses y los belgas.

Según Mariona Gabarra, sexóloga y asesora de Gleeden, la edad en la que las personas consideran tener una pareja para toda la vida es la franja que abarca entre los 25 y los 34 años, “son edades en las que las parejas desarrollan sus planes de futuro y están en el momento de más realización y motivación”. Sin embargo, entre los 45 y los 54 años es la edad donde más se plantean las infidelidades, “ya que, en esa etapa, por norma general, la pareja ha caído en la rutina. No sabemos cuidar las relaciones y mantenerlas activas porque nadie nos ha enseñado”.

Cómo se entiende la infidelidad en España

No todo el mundo entiende la infidelidad de la misma manera. Mantener relaciones sexuales regulares o sexo oral con alguien que no sea la pareja actual,

junto con tener una aventura de una noche, son las acciones que más personas consideran infidelidad. Fantasear en tener relaciones sexuales con alguien que no es la pareja actual, o pensar en alguien famoso mientras se tiene relaciones sexuales con la pareja, es lo que menos se considera infidelidad.

La edad también es un factor importante. En palabras de Gabarra: “entre los jóvenes está a la orden del día las relaciones sexuales esporádicas, sin compromiso, pero esto, unido a una casi nula educación sexual, tiene como resultado que no están disfrutando de esos encuentros”. La sexóloga concluye que es “por este motivo que cada vez más utilizan el mundo digital para mantener relaciones donde no tienen que desplazarse, gestionar situaciones, ni realizar un gran esfuerzo. Quizás esto nos haga entender por qué la franja de edad de los encuestados más jóvenes es la que ve el envío de mensajes sexuales como una infidelidad, ya que es parte de su manera de tener sexo”.

App para los católicos

A la hora de encontrar pareja, muchas personas tienen la inquietud de compartir creencias religiosas, y es por ello que los escoceses de Musemantik han desarrollado la Catholic App, una aplicación que cuenta con el apoyo del Vaticano.

Esta app es más conocida como Sindr (acrónimo de sin, pecado en inglés) y gracias a ella, los practicantes de entre 18 y 55 años podrán encontrarse en el templo más cercano.

La familia Bellido Durán ha puesto en marcha Catholicos Online, un punto de encuentro en el que los “jóvenes solteros católicos” puedan unirse en matrimonio. Esta familia saltó a la fama hace algunos años con el grupo vocal Flos Mariae, donde seis de los dieciséis hijos de la prole propagan sus ideas católicas con canciones como “Viva el Papa” o “Amén”.

El mercado del amor digital ofrece alternativas para todos los gustos y personalidades; así, los amantes del culto al cuerpo podrán compartir entrenamiento gracias a Gymder y los lectores empedernidos discutirán sobre su autor favorito en Alikewise.

COMPARTIR: