05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este profesor de la Universidad de Granada creó, junto a su amigo Jesús Candel fallecido el pasado viernes, la Asociación Justicia por la Sanidad

Enrique Marín sobre la muerte de su compañero 'Spiriman': "Era un líder nato en Sanidad"

El Cierre Digital en Enrique Marín y Jesús Candel.
Enrique Marín y Jesús Candel.
La muerte de Jesús Candel, más conocido como 'Spiriman', ocurrida el pasado jueves ha tenido lugar después de una vida de trabajo en la sanidad pública y de haber conseguido ser conocido por su activismo en redes sociales y en medios de comunicación. Su compañero y amigo, Enrique Marín lo recuerda para El Cierre Digital. El también profesor de la Universidad de Granada creó, junto a 'Spiriman', la Asociación Justicia por la Sanidad.

El pasado jueves fallecía el mediático doctor Jesús Candel, también conocido como 'Spiriman', en la localidad de Albolote (Granada) a los 46 años. Su muerte fue consecuencia del cáncer de pulmón que padecía desde hacía más de dos años y al que se tuvo que enfrentar de nuevo tras haberlo superado en una ocasión.

Candel habló en varias ocasiones para Elcierredigital.com y, tras su fallecimiento, ha querido hacerlo Enrique Marín, trabajador del Hospital Virgen de Las Nieves y profesor de la Universidad de Granada. Marín fue un gran amigo del conocido como 'Spiriman' y compartieron su lucha por la sanidad pública desde la Asociación Justicia para la Sanidad, una plataforma desde la que Candel, además de con sus enfrentamientos en los medios de comunicación y redes sociales con personajes de la vida política, consiguió ganar varios pulsos a la Junta de Andalucía. 

Para Marín, Jesús Candel “era una persona excepcional", de la que destaca "su humanidad y su afán filantrópico". "Ese no parar creo que le llevó a este final, nunca quería dejar de pelear en lo que creía", añade. “Espero que no olviden a Jesús. El duque de Galatinos, que hizo mucho por Granada con su dinero propio, sólo tiene un busto en unos jardines de la ciudad. Espero que no pase lo mismo con Jesús”.

 - ¿Cómo conoció a Jesús Candel?

- Lo conocí cuando luchaba contra el Decreto de Fusión Hospitalaria en Granada que afectaba a los dos hospitales de la ciudad. Aquello fue tremendo. Demostró la capacidad que tenía de movilizar a la gente. Conseguimos sacar 100.000 personas a la calle y se derogó el Decreto, fue un gran éxito.

- ¿Cómo definiría a Jesús Candel?

Jesús era un líder nato y la Asociación nació a partir de él. Era un médico de urgencias que por su carácter y liderazgo saltó a los medios. Pero la gente pidió más de la cuenta, querían a una persona que estuviera todo el día reivindicando y eso puede llegar a desvirtuar algunas cosas. Era una persona visionaria y emprendedora. Yo le decía “te metes en todos los charcos”. Fundó Spiribol para niños desamparados. Y luego la Asociación Justicia por la Sanidad y por último la  Fundación UAPO (Fundación de Apory al Paciente Oncológico). Su legado son las tres asociaciones que siguen funcionando. Por ejemplo, el trabajo de la Fundación no hay ninguna institución que lo haga gratuitamente. Las personas que recurren a ella no gastan un sólo duro. Acuden a  ella pacientes con cáncer de todo el PAÍS. De Canarias, del norte... y  se les paga hasta el hospedaje.

Spiriman encabezando una manifestación en favor de la sanidad pública.

- ¿Cree que en algún momento sus polémicas públicas le generaron una mala imagen?

- Jesús fue una persona reivindicativa, pero siempre actuó de manera muy legal. Es cierto que muchas veces quisieron desvirtuarlo. Aunque es justo decir que la guerra política que se generó fue contra él, más que contra la Asociación. Es cierto que por algunas expresiones y manifestaciones fueron judicializadas pero con la muerte de Jesús se finalizan los procesos. Creo que la gente siempre ha sabido diferenciar las polémicas de las luchas reales. También en su vida hubo puntos de inflexión y uno fue cuando se encontró en su casa una diana pintada con sus hijos. Eso es muy fuerte vivirlo. Afectaría a cualquiera. Y eso fue un punto de inflexión para él. Había cierta sensación de que él era muy molesto. 

- ¿Existe el miedo a que sin Jesús no pueda seguir adelante la asociación Justicia por la Sanidad? 

- Desparecerá el ruido mediático. El resto de nosotros no hemos hecho ruido más allá de lo puntual. Hemos seguido una línea, a lo mejor demasiado educada. Pero creo que no se nos puede pedir estar constantemente en pie de guerra. Hay que salir a la calle por cosas puntuales. En cuanto a la Asociación, como he dicho antes, vamos a seguir. Ahora, tras la muerte de Jesús la directiva sigue funcionando. Tenemos que nombrar un presidente aunque por el momento ocupa el cargo Luis Escribano hasta ahora vicepresidente, Junto a la directiva formada por Socorro Ricoy, Antonio Barreda y yo mismo, pero nuestra línea de actuación va a seguir. La gente confía en nosotros porque hemos conseguido grandes cosas. Esos éxitos no se los perdonaron a Jesús. Hay que recordar que gracias a Jesús y Granada dimitió el consejero de Salud de la Junta de Andalucía del Gobierno de Susana Díaz. 

- ¿Cómo está la salud pública en España?

-  Pues hay que seguir en la lucha. Han crecido los seguros privados de manera exponencial desde la pandemia. Siguen los conciertos privados que son un verdadero problema. Por ejemplo, para una prueba diganóstica o intervención quirúrgica, al pasar el tiempo de garantía te derivan a la privada y es una manera de ir descabezando la sanidad pública.

COMPARTIR: