16 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nuestro país tiene un déficit de 135.000 trabajadores del sector, mientras ellos buscan empleo también en Francia, donde son más valorados y pagados

España sin enfermeros: Huyen de la precariedad laboral en éxodo hacia Estados Unidos

Enfermeros.
Enfermeros. / Foto: 'El Día Córdoba'
Los enfermeros de España continúan denunciando contratos laborales precarios de los que, cada vez más, tratan de huir. Ahora, empresas como la americana ANP Health Services ofrece contratos de 100.000 euros al año, pues Estados Unidos necesita aproximadamente tres millones de profesionales. Esto hace que, a pesar de que España tiene un déficit de 135.000 trabajadores en este sector, ellos eligen mudarse al extranjero para huir de las malas condiciones que aquí se les ofrece.

Los enfermeros españoles están cansados de trabajar "explotados y en condiciones nefastas". Llevan años marchándose a distintos países, donde su formación y calidad está muy bien valorada. Ahora, empresas como la americana ANP Health Services les abre una nueva posibilidad al ofrecerles un contrato de 100.000 euros al año. Estados Unidos necesita tres millones de profesionales y ofrece a los enfermeros españoles estabilidad, Green Card y un sueldo mucho mayor del que pueden obtener en suelo nacional.

La empresa ha reclutado al madrileño Víctor Aparicio, un enfermero que se convirtió en influencer al denunciar la situación precaria de sus compañeros. En su opinión, nuestro país les maltrata a pesar de tener un déficit de 135.000 profesionales, según el último estudio elaborado por el Consejo General de Enfermería. Aparicio asegura que pasó "más de diez años para conseguir un puesto de interino y las condiciones en nuestro país son sueldos bajos y contratos temporales precarios". El cazatalentos pretende contactar con los candidatos a través de Instagram, donde tiene casi treinta mil seguidores.

Cuenta de Instagram de Víctor Aparicio.

Según el sindicato Satse, más de ocho mil enfermeros han emigrado en los últimos años frustrados por la situación laboral que padecen. Ya son habituales los turnos dobles, también la no remuneración de las horas extras y, además, el sentimiento de que, aún con todo ese esfuerzo, no llegan a ofrecer al paciente la atención necesaria. Según otro estudio del Consejo General de Enfermería, entre los años 2000 y 2020, emigraron 90.553 profesionales, la mayoría a Francia, Reino Unido e Italia.

En contrapartida, cada curso se titulan unos diez mil profesionales en las universidades españolas, una cifra insuficiente para cubrir todas las plazas que quedan vacantes. Del informe anual del Servicio Público de Empleo Estatal, SEPE, se puede extraer que la enfermería es una profesión con tan solo un 1% de desempleados.

La enfermería española sufre un déficit estructural desde hace años. En la actualidad, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos, OCDE, establece que nuestro país tiene un ratio de 5,7 enfermeros por cada mil habitantes, dos puntos por debajo de la media europea. En los países escandinavos, sin ir más lejos, este ratio se eleva hasta 15.

Publicación de Twitter que muestra la realidad del sector sanitario en España.

Esther Gómez, enfermera y profesora asociada de la UAM, denuncia desde su perfil en Instagram @mienfermerafavorita que "la situación de la enfermería en nuestro país es insostenible, al igual que en el resto del mundo, hay un déficit importante".  El cálculo de la necesidad de enfermeras en los próximos años se hace teniendo en cuenta dos factores, los graduados en Enfermería, que se estiman en torno a los 10.500 al año, y las jubilaciones de colegiados entre los 55 y los 64 años, que están siendo en los últimos años de unos 5.400 al año. Con estos datos se estima que para el año 2030 se necesitarán 130.710 enfermeras aproximadamente.

Las vacaciones acentúan las carencias

Al déficit de personal hay que sumar la saturación de urgencias, el aumento de la presión hospitalaria y la falta de personal para cubrir vacaciones y bajas. La última ola de la Covid-19 ha hecho que algunos hospitales vuelvan a vivir situaciones de presión que se agravan con la llegada del verano. Este hecho, más el déficit estructural de personal, ya está provocando cierres de plantas y consultorios, problemas para la planificación de vacaciones del personal y el incremento de tiempos de espera para los pacientes.

En Castilla y León la presión ha provocado que se estén suspendiendo los permisos al personal. En la Comunidad Valenciana hace ya años que los deniegan durante la temporada de verano. En la Comunidad de Madrid se están haciendo doblajes porque no hay personal para cubrir los puestos y en Asturias se hacen desplazamientos forzosos de profesionales hasta las zonas costeras. Estos son tan solo algunos ejemplos de la negligente actuación de la administración sanitaria, una situación que está despertando cada vez más malestar dentro del sector de la Enfermería, que está cada vez más cansado, deprimido y frustrado.

Necesidad a nivel mundial

La enfermería es el grupo ocupacional más numeroso del sector de la salud y representa al 59% de las profesiones sanitarias, según información de la Organización Mundial de la Salud. La escasez de este tipo de profesionales en el futuro supondrá un problema a nivel global, sobre todo en regiones de África, Asia Sudoriental y el Mediterráneo oriental. 

Con estos datos, y debido a factores como los efectos de la pandemia y el envejecimiento del personal de enfermería, en el mundo harán falta hasta 10,6 millones de enfermeros de aquí al año 2030 para colmar la brecha de escasez mundial.

COMPARTIR: