01 de diciembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Durante noviembre se producen los gastos más caros del año mediante una práctica que puede incluso enmascarar otros problemas psicológicos

Llega el Black Friday: Analizamos los riesgos y consecuencias de la grave adicción a las compras compulsivas

En algunos países el Black Friday es un reto.
En algunos países el Black Friday es un reto.
El psicólogo Jorge López Pérez Vallejo, experto en ansiedad, miedo, fobias obsesiones y depresión analiza los riesgos de convertirnos en compradores compulsivos/as con la llegada del clásico Black Friday del mes de noviembre. Los peligros son muchos, llegando incluso a enmascar otros problemas psicológicos del comprador.

Black Friday, una costumbre importada de Estados Unidos y junto al Día de Acción de Gracias, se ha convertido en Europa en la fecha más descaradamente consumista de nuestro calendario siendo el inicio de los meses de más compras de todo el año.

Estos enormes descuentos nacen en Estados Unidos para inaugurar las compras navideñas tras el día de Acción de Gracias, esta fecha este año será especial, más invasiva, y caracterizada por sus enormes descuentos con su aluvión de campañas publicitarias, encabezadas por las ofertas en internet provocando un efecto desinhibidor de los impulsos consumistas que en algunos casos y tras las reiteradas campañas y más en estas fechas y con el estado actual de inestabilidad emocional puede derivar en una problemática que ya está reconocido como.

El pico de prevalencia de este problema se encuentra alrededor de los treinta años, no obstante, pero su incidencia se sitúa en la juventud, a la edad de los 17,5 años siendo cada vez más jóvenes los casos que llegan a consulta psicologica. En España se encontró un 16% de prevalencia de compra compulsiva mediante un estudio aleatorio en el que participaron un total de 1011 sujetos. La mayoría de las personas que tienen este problema tenían entre 18 y 20 años de edad, o más de 29. También encontraron una importante prevalencia en las mujeres creciendo el caso de hombres que compran compulsivamente.

Inundados por un aluvión de ofertas que pone en alerta nuestros sentidos, la tentación de adquirir productos por el mero placer de hacerlo no ha parado de crecer en los últimos años.

Síntomas que puede tener un comprador compulsivo

Es un trastorno que se caracteriza por un impulso irresistible, por una necesidad irrefrenable y por una tensión creciente que únicamente se pueden aliviar comprando. Cualquier emoción previa puede desembocar en una compra en búsqueda de placer.

Hablamos de una obsesión o adicción a las compras ¿Hay diferencia entre ambas? Las compulsiones basadas en el placer presentan una estructura muy similar a la de las obsesiones compulsivas del TOC (irrefrenables, inevitables, ritualizadas, esclavizantes). Pero a diferencia de ellas, en las que la realidad se vive como temible o peligrosa, no tenemos de base una fobia sino la búsqueda desenfrenada de placer. Y es justamente porque el síntoma se basa en un placer, que eliminarlo resulta particularmente costoso y difícil.

¿Ayudan las ofertas o periodos como las rebajas a sacar a la luz este tipo de problemas, o es más un trastorno continuo y estas fechas parece normalizarlo? Sin ninguna duda, los periodos de rebajas, los anuncios, la cartelería son estímulos continuos que provocan una percepción y que lleva a una reacción de compras, esto supone un aumento de las acciones compulsivas de compras, es como el bebedor que pasa por delante de un bar, al final… bebe.

Las ofertas durante estas semanas son muy variadas.

¿Quién es la persona prototipo de esta adicción? ¿Mujer, hombre, edad? Es cierto que hace años, las mujeres eran el perfil más sensible a ser atrapada por las compras compulsivas, ahora los hombres han entrado en este problema, comprando artículos diferentes a los que puedan comprar las mujeres. La edad se ha dispersado, llegando en muchos casos a ser adolescentes lo que entran en procesos de compra compulsivas.

 ¿Qué es el tipo de compra que más suele crear adicción? (Ropa, joyería, tecnología…) Tendemos a pensar que las compras compulsivas quedan solo reducidas a ropa o joyería, pero el artículo que se compra es muy variado, nuevas tecnologías, coches, artículo para coches, ropa antigua…

¿Puede llevar a tener otros problemas psicológicos? Suelen sufrir de trastornos psicológicos y de comportamiento que se deben tratar antes de que se conviertan en personas ansiosas, inseguras, introvertidas, con miedo al rechazo y la desaprobación social, desarrollando una personalidad con baja autoestima, incluso deperesión, ataques de pánico y peridas continuas del control.

¿Ha aumentado el número de pacientes con obsesión por las compras gracias a la facilidad de comprar online? Sin ninguna duda han crecido el número de personas que vienen a consulta porque no pueden controlar dejar de comprar 24 horas al dia, 365 dias al año, desde cualquier parte solo a través de un click en su teléfono móvil o Tablet. La facilidad de acceso a la comprar a aumentado las compras y el número de personas. Todo lo que hace falta es una tarjeta de crédito válida y el comprador podría catapultarse a cualquier centro comercial del mundo, curiosear entre las ofertas sin ser visto por nadie y sin tener, por tanto, que avergonzarse, como a veces sucede a quien realiza esta clase de ritual en la realidad de todos los días, por haber sido visto, por enésima vez, en la misma tienda en la que un/a dependiente/a observa el ritual.

El psicólogo Jorge López Vallejo.

¿Pueden las compras ser la tapadera de otros problemas psicológicos y pasar a ser el problema principal? (Ej.: ¿compran para evadirse de x problemas y después pueden obsesionarse con ello?) Sentirse muy bien, eufórico/a o sentirse muy triste puede llevar a cumplir con el ritual de búsqueda del placer en la compra. Esto lleva gradualmente a la persona a no poder prescindir de su ritual. Si eso es verdad en las compras compulsivas sin que medie internet, aún lo será más en el caso en que la Red facilite y amplifique las posibilidades de disfrutar de la acción de comprar. Se trata de un problema adictivo vasado en el placer.

¿Cómo puede ser un tratamiento frente a estos casos con la Terapia Breve Estratégica? La intervención debe estar enfocada a desactivar le excitación, el placer que produce el hecho de comprar. A demás se debe construir un mundo real, en el que la persona poco a poco vaya abandonando el “mundo virtual”para relacionarse con los otros de manera más equilibrada. El tratamiento debe ser individualizado con estrategias propuesta a cada “comprador”.

COMPARTIR: