12 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras las dietas festivas y excesos de los días de descanso y excesos toca limpiar el organismo y ponerse en forma física y mentalmente

Estos son los principales alimentos que más ayudan a eliminar las toxinas acumuladas en épocas vacacionales

Hay una gran variedad de alimentos antioxidantes que ayudan al organismo
Hay una gran variedad de alimentos antioxidantes que ayudan al organismo
Tras la Semana Santa, llega la verdadera época de pasión y sacrificios. Al menos en lo que alimentación se refiere. Porque al igual que la Navidad, la Semana Santa, suele ser para la mayoría de las personas un tiempo de excesos en la dieta. Torrijas, pestiños, buñuelos y demás postres, potajes, salsas que embardunan las diversas versiones del bacalao y del cordero... Y un sinfin de platos más que durante esos días hacen las delicias de los comensales pero que después pasan factura.

Y no solo sobre la báscula, sino a nuestra salud física y mental. El estómago, el hígado, el tránsito intestinal... se pueden ver afectados por el descontrol en la mesa durante esas fechas. Por ello, cuando la persona no logra contenerse a la hora de comer, es más que conveniente que inmediatamente después se ponga remedio y se ayude al organismo a recuperar el equilibrio perdido. De no hacerlo, no sólo se acumulan kilos, seguramente, difíciles de eliminar después, sino que además, se pueden ocasionar  problemas y desarreglos pasajeros o no.

El limón es una de los alimentos que tradicionalmente se han utilizado como depurativos para el organismo.

La solución para contrarrestar los efectos de esos excesos la tenemos también en la mesa, en los alimentos que tienen un acción desintoxicante, es decir, que limpian nuestro cuerpo y sistema digestivo recuperando sus niveles óptimos.

Existen numerosos alimentos que son considerados desintoxicantes, unos más conocidos e integrados a nuestra dieta tradicional y otros más novedosos y cuyo poder limpiador se ha descubierto en los últimos años.

Estos son algunos de los que podemos tener al alcance para beneficiarnos:

Alcachofas:

Gracias a la cinarina y los flavonoides, estimulan la producción de bilis y enzimas necesarias en los procesos metabólicos del hígado. Lo ideal sería consumir al menos una pieza por semana.  

La alcachofa se conoce como uno de los alimentos más depurativos. 

Verduras de hojas verdes:

La clorofila que tienen estas verduras ayuda a eliminar varios tipos de toxinas muy perjudiciales para el cuerpo como son los metales y pesticidas.  Estos alimentos facilitan la funcionón desintoxicadora del hígado. En verano, la mejor manera de consumir estas verduras es cruda en forma de ensalada, modalidad con la que preservamos casi al completo el aporte nutricional y los beneficios de estos alimentos. Dentro de este grupo de verduras encontramos los berros, las espinacas, la lechuga, la alfalfa o la acelga. Pero destac a entre todas el brócoli, que ofrece un alto contenido en betacaroteno, una de las calificadas como enzimas anticáncer, y vitamina C.

Ajo:

Además de proteger al corazón, este potente alimento y antiséptico natural activa las enzimas del hígado que filtran toxinas, por lo que  logra que  este órgano clave para la digestión y el bienestar  funcione muy bien cumpliendo una de sus principales tareas, que es eliminar las toxinas de la sangre. Ayuda a combatir y eliminar bacterias y parásitos  intestinales y es bueno también para el corazón. La cantidad aconsejada es al menos un diente de ajo al día.

El ajo es un potente antiséptico

Zanahorias:

Las zanahorias son ricas en flavanoides, beta-caroteno y glutatión, todos ellos  ayudan a desintoxicar y mejorar la función del hígado.

Limones:

Al igual que otras vitaminas con gran aporte de vitamina C, son ideales para estar hidratado, según explican los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.  La vitamina C convierte las toxinas en agua.

Té verde:

No sólo depura las toxinas por sus propiedades digestivas y estimulantes, también contiene un tipo especial de antioxidantes llamados catequinas, que aumenta la función hepática.

Jengibre:

Es una potente raiz es rica en fitoquímicos con alto poder antiinflamatorio y un alto poder antioxidante. El Jenjibre combate enfermedades, aumenta el metabolismo, elimina residuos y toxinas, protege el hígado y mejora su función. El jengibre es especialmente beneficioso para las persona con una exposición excesiva a toxinas y por su alto contenido en fibra facilita la función intestinal. Es ideal al menos un gramo de jenjibre al día.

Jenjibre, poderosa raíz que aporta muchos beneficios al organismo. 

Oleaginosas:

Nueces, sésamos, semillas de lino, calabaza y girasol tienen un alto nivel de vitamina E, antioxidante y selenio beneficiosos para el hígado. Es ideal tomar una o dos piezas al día de nueces.

Las semillas se están introduciendo cada vez más en las dietas actuales

Leguminosas:

Además de regular los niveles de azúcar, reducen el colesterol aportan mucha fibra con alto poder desintoxicante. Las legumbres son uno de los alimentos estrella de la beneficiosa dieta mediterránea, la proteína vegetal que deberíamos consumir al menos una ración al día.

Cúrcuma:

Esta especia es uno de los mejores desintoxicantes del hígado del mundo. La cúrcuma ayuda a la función desintoxicadora del hígado trabajando con las enzimas del organismo.

Cúrcuma, uno de los mejores desintoxicantes 

Kiwi:

Esta original fruta ya muy introducida en nuestras mesas tiene un alto poder antioxidante y evita problemas de estreñimiento por lo que ayuda al buen funcionamiento del intestino. Su aporte de vitamina C es muy elevado en comparación con otras frutas.

Papaya:

Esta fruta exótica y de color naranja es un gran protector gástrico, elimina parásitos intestinales , limpia intestinos y colon y combate el estreñimiento.

COMPARTIR: