16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La psicóloga Lara Ferreiro explica que "las personas casadas acuden a consulta de media cinco años más tarde de lo que deberían"

Qué buscan los españoles ante los problemas matrimoniales: Infidelidad y terapia de pareja

La infidelidad es en muchas ocasiones el último recurso ante los problemas de pareja.
La infidelidad es en muchas ocasiones el último recurso ante los problemas de pareja.
La infidelidad es en la mayoría de los casos el último recurso al que recurren las personas ante sus problemas de pareja. Lo desvela un estudio de la plataforma de citas para casados Ashley Madison, según el cual la terapia de pareja sería un plan de acción idóneo para más de un tercio de los encuestados. Sin embargo, los matrimonios que recurren al asesoramiento de expertos, explica la psicóloga Lara Ferreiro, acuden de media cinco años tarde, cuando la relación ya está rota a nivel afectivo.

Ashley Madison, la plataforma de citas para casados, ​​líder en el mundo, es una comunidad de personas con ideas afines que, en su mayor parte, se han dado cuenta de que el matrimonio no es el cuento de hadas que se imaginaron. Entonces buscan aventuras discretas para satisfacer una necesidad no cubierta en su matrimonio pero, ¿qué sucede antes de tomar esa decisión? Ashley Madison, a través de una encuesta, ha descubierto que cuando se trata de problemas matrimoniales, tirar la toalla no es la primera opción. De hecho, la infidelidad es en la mayoría de los casos el último recurso para intentar solucionar el problema en cuestión, ya sea por su cuenta o con ayuda profesional.

Si la relación se complica, ser infiel no es primera opción 

"Es importante entender que nuestros miembros no están recurriendo a nosotros en el segundo en que termina la fase de luna de miel o después del primer período de sequía", dice Christoph Kraemer, portavoz de Ashley Madison. "Su decisión de unirse a nuestra plataforma es a menudo una elección pragmática que sucede después de mucha consideración".

Entonces, ¿qué están haciendo exactamente los miembros de la plataforma para restablecer el equilibrio en su relación principal? Un tercio de los encuestados empiezan con un enfoque proactivo (31%) tomando la iniciativa para solucionar el problema sin ningún esfuerzo real por parte de su pareja, y más de la mitad (52%) hablan sobre el problema con su compañero de vida. Otro 65% tiene a alguien en su vida personal con quien puede ser completamente abierto y honesto, un confidente cercano al que acudir en busca de consejo o ayuda.

Las personas casadas son amantes de la terapia

La terapia de pareja sería un plan de acción idóneo para más de un tercio de los miembros (38%), y casi la mitad de los que están actualmente siguiendo una (47%) revelan que asisten semanalmente. Para aquellos que han solicitado la ayuda de profesionales con su cónyuge, el 27% ha asistido a la terapia de vida relacional con los demás, el 21% a la terapia centrada en soluciones y el 20% a la terapia centrada en las emociones, estos son tan solo algunos de los muchos modelos de terapia de pareja. En términos de lo que más esperan conseguir, prevenir el divorcio o la separación es uno de los principales objetivos para casi la mitad de los encuestados (43%).

De la terapia esperan obtener una mejor conexión emocional (50%), prevenir la separación o el divorcio (43%), una mejor vida sexual (24%), habilidades parentales más sólidas (12%) y confianza financiera (6%).

Casi la mitad de las parejas que acuden a terapia esperan evitar el divorcio o la separación. 

La psicóloga y experta en terapia de parejas Lara Ferreiro constata: "Las personas casadas vienen de media cinco años más tarde de lo que deberían a terapia de pareja, cuando ya la relación está acabada a nivel afectivo, no como institución familiar. Una paciente me pidió un día en terapia ‘Dame las pastillas que sean para volver a querer a mi marido’, lamentablemente no existen tales, le dije."

Si bien los miembros demostraron estar abiertos a la terapia de pareja y sabían lo que querían conseguir, la mayoría (69%) no encontró lo que buscaba: salvar su relación. Estos datos muestran que, a pesar de sus defectos, las personas casadas que tienen un segundo amorío en sus vidas, están interesadas en la preservación de su relación principal y apuntan a la voluntad de explorar su propio papel para establecer una mayor armonía en el hogar. Sin embargo, en última instancia, establecer conexiones con amantes externos a la relación podría ayudarlos a completar los componentes que faltan y que con otros métodos les resulta imposible.

“El amor es como jugar a un videojuego. Cuando pasas la pantalla 1 del amor, el enamoramiento, jamás volverás a esta etapa inicial, es un punto de no retorno. En la pantalla 2, tendrás un amor de compañeros, pero tu pareja no te generará la pasión que necesitas. Una alternativa para sobrellevarlo puede ser buscar un amante, alguien que te haga recordar las sensaciones maravillosas de la conquista y sentirte vivo/a y deseado/a,” observa Ferreiro.

COMPARTIR: