05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Método inercia, especialista

Hombro: Anatomía, problemas y cuidados

El hombro es un complejo articular clave en nuestro tren superior al ser el nexo entre el brazo y el tronco. Pero su importancia es equiparada por su complejidad. Está formada por cuatro articulaciones: glenohumeral, esternocostoclavicular, acromioclavicular y escapulotorácica u omoserrática, a las que se le añaden un conjunto de 22 músculos.

Toda esta complejidad se explica por la enorme variedad de “tareas” a las que sometemos al hombro en nuestro día a día, muy superior si hacemos una práctica deportiva y especialmente si lo hacemos de forma profesional. Conocer esta dinámica es por tanto fundamental para dos facetas en las que son especialistas en Método Inercia, tu clínica de fisioterapia de referencia en Santiago: la prevención y la recuperación.

Prevención y cuidados del hombro

La prevención es el primer pilar en el cuidado del hombro y este se basa en respetar ciertos límites de movilidad articular que vemos mejor analizando los movimientos más básicos.

  • En primer lugar la elevación frontal o flexión, cuyo movimiento no debe superar los 120º.
  • En segundo, la abducción o elevación lateral, a la que hay que prestar incluso más cuidado y no superar los 90º.
  • La rotación tanto externa como interna, más restrictivo aún ya que no debe superar los 40º-50º y cuyo riesgo si superamos estos límites es mayor.
  • Por último, con respecto a la aducción y la extensión la limitación será mucho mayor, el movimiento no debe superar los 30º y por tanto habrá riesgo de lesión si se supera este límite.

 

Estas recomendaciones son básicas, pero si llevas más al límite tu hombro, especialmente por la práctica deportiva, es fundamental contar con el consejo de un fisioterapeuta para realizar acciones de prevención que eviten o minimicen las lesiones. Desde Método Inercia, con el objetivo de prevenir daños en el complejo articular del hombro, se recomienda fortalecer el manguito con ejercicios de estabilización articular y no con ejercicios que impliquen rotación.

Qué hacer en caso de lesión

Un mayor esfuerzo en la prevención no evita que los daños puedan producirse. En estos casos contar con un profesional -fisioterapeuta, osteópata- para tratar la lesión de hombro y entender el porqué de esta dolencia es de gran ayuda.

En estos casos es capital tener en cuenta que el tratamiento será completamente personalizado, basado en esa comprensión de las razones por las que se ha producido y acorde al tipo de lesión y su alcance.

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no se trata solo de paliar el dolor y las molestias y de retomar la movilidad perdida, sino también de reforzar su solidez para evitar tanto recaídas como nuevas lesiones.

COMPARTIR: