15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Departamento de Salud Vinalopó-Elche ya está utilizando está herramienta gracias a un acuerdo entre Ribera Salud y la UA

La Universidad de Alicante crea una “app” llamada “Actuasalud” para medir y evaluar los estados de fragilidad en las personas mayores de 65 años

Una persona anciana controla su móvil
Una persona anciana controla su móvil
La Unidad Científica de Innovación Empresarial (UCIE), “Ars Innovatio”, ha sido la encargada de llevar a cabo esta aplicación para que el personal de enfermería pueda evaluar los estados de pre-fragilidad en personas ancianas. Se calcula que el 10 por ciento de la población de más de 65 años es frágil en alguna dimensión, incluso se conoce que esa fragilidad aumenta en un 25 por ciento cuando se llega a los 85 años

La ciudad de Alicante vuelve a despuntar en el panorama nacional de la ciencia e investigación gracias al desarrollo de una “app” que permite detectar y evaluar el estado de pre-fragilidad que puedan tener personas mayores de 65 años. “Ars Innovatio”, la Unidad Científica de Innovación Empresarial (UCIE) de la Universidad de Alicante, ha sido la encargada de crear esta aplicación que se podrá instalar en teléfonos inteligentes y en “tablets”.

Lo que se pretende con esta aplicación es “atenuar la pérdida de autonomía de las personas mayores y dar vida a los años a través de las tecnologías informáticas”, según explicó la Generalitat en un comunicado. “Ars Innovatio” está agregada en el grupo de investigación de Informática Industrial y Redes de Computadores (I2RC) y cuenta con el respaldo de la Agència Valenciana de la Innovació (AVI).

España, con una media de 83,1 años, es uno de los tres países con mayor aumento de la esperanza de vida junto a Corea del Sur y Japón. A pesar de ello, inevitablemente los mayores de 65 años pierden parte de su autonomía para realizar tareas básicas, lo que les convierte en un sector de la población más frágil y más necesitado.

Una “app” llamada Actuasalud

La herramienta llevará este nombre y facilitará la recogida de información relativa de distintas dimensiones de fragilidad mediante una entrevista a través de un dispositivo electrónico que registra y procesa los datos obtenidos.

Esta primera experiencia de uso se destinará, por tanto, a la detección de estados de pre-fragilidad o bien de fragilidad instaurada que se puedan tratar con la ayuda de tecnologías informáticas avanzadas, aunque Actuasalud puede extenderse a otro tipo de evaluaciones y cribados de diferentes grupos de población.

Los datos relativos a este problema estiman en la Comunidad Valenciana alrededor del 10 por ciento de la población mayor de 65 no puede valerse por si misma en alguna de sus cualidades, algo que se incrementa en un 25 por ciento cuando alcanzan la edad de 85.

Ars_Innovatio_durante_un_meeting_en_la_UA

Ars Innovatio durante una reunión en la UA | Twitter Ars Innovatio

“Mejorar el bienestar y calidad de vida, así como prolongar la autonomía personal de los mayores es una responsabilidad social relevante, que contribuye también a reducir el impacto sobre el sistema sanitario”, concreto la Generalitat en el informe.

Por lo tanto, “Actuasalud” conseguirá informar de aquellos ámbitos donde la tecnología del hogar, que también está en fase de desarrollo dentro de la UCIE, pueda aportar soluciones eficientes.

La capacidad se pierde progresivamente

El objetivo posterior a la evaluación de las personas es adaptar las tecnologías informáticas a las necesidades de cada grupo de población mayor a partir de los datos recogidos. Esta información podría suponer un punto de inflexión a la hora de diseñar herramientas capaces de prevenir con tiempo problemas relacionados con las capacidades funcionales y cognitivas asociadas a la edad.

El Departamento de Salud Vinalopó-Elche ya está utilizando está app, en la que su desarrollo responde a un acuerdo de colaboración entre Ribera Salud y la Universidad de Alicante.

Tras obtener la información recabada, se facilita al usuario un informe personalizado sobre su estado, mientras que, por otro lado, el personal clínico procederá a identificar en el laboratorio de salud de “Ars Innovatio” cuál es la tecnología que necesita cada grupo de personas para mejorar las autonomías que han perdido o que están perdiendo.

COMPARTIR: