19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA MADRE DE ESTE NIÑO NACIDO EN 2022 EN UN HOSPITAL DE ÉCIJA DENUNCIA: "MI HIJO TIENE PARÁLISIS CEREBRAL PORQUE NO ME HICIERON LA CESÁREA A TIEMPO"

Los padres de un bebé con secuelas exigen tres millones al Servicio Andaluz de Salud: "Hubo negligencias en el parto"

El Cierre Digital en Hospital donde ocurrieron los hechos.
Hospital donde ocurrieron los hechos.
Fue el 25 de julio de 2022, cuando una madre fue al Hospital de Alta Resolución de Écija, Sevilla, para dar a luz a su hijo. Según su testimonio, la actuación de los médicos dio lugar a un fatal desenlace. Antes de nacer, el bebé defecó dentro de la bolsa amniótica, se le bajaron las pulsaciones y sufrió una taquicardia. Tras nueve horas esperando, el bebé nació sin pulso y se asfixió. Finalmente pudo ser reanimado, pero hoy sufre parálisis cerebral. Ahora reclaman 3 millones de euros al SAS.

Los progenitores de un bebé que nació en el Hospital de Alta Resolución de Écija, Sevilla, llevan un año denunciando las negligencias que realizaron los médicos durante el parto. Los hechos se remontan al 25 de julio de 2022, pero los padres del bebé aseguran que “hasta que no se haga justicia no podremos vivir en paz”. La madre de este bebé acudió al hospital para poder parir, pero todo se demoró y tuvo un fatal desenlace.

Aunque se trataba del único parto que tendría lugar en aquel hospital ese día, según el testimonio de la pareja la tardía actuación de los médicos dio lugar a que el bebé naciera sin pulso. Su madre esperó más de diez horas hasta poder parir. El abogado Fernando Osuna sostiene que “las secuelas que sufre el hijo son consecuencias de la muy deficiente asistencia sanitaria en el hospital”. 

Hospital de Alta Resolución de Écija | Ecijaweb

Hospital de Alta Resolución de Écija.

La realidad es que unos padres que acudieron ilusionados a presenciar el nacimiento de su hijo vivieron una terrible situación. A día de hoy, el bebé nacido aquel día tiene parálisis cerebral. “De haber actuado con mayor celeridad, tras la comprobación de las alteraciones del bebé, no se hubiera producido este gravísimo resultado. Se debió realizar una cesárea de urgencia y no seguir con el parto vaginal como se hizo. No se valoró el riesgo grave de secuelas neurológicas. Se podrían haber evitado tales daños irreversibles”, añade Fernando Osuna.

En el escrito de demanda, la familia, que contrató un perito clínico, solicita que, “previos los actos de instrucción que sean necesarios, se dicte resolución por la que se reconozca la existencia de responsabilidad patrimonial de la Administración Sanitaria, acordando indemnizar a nuestro hijo en la suma de tres millones de euros”. Elcierredigital.com ha contactado con Judith, madre del bebé, para conocer qué fue lo que ocurrió. 

El sufrimiento previo al parto


El 25 de julio de 2022 Judith ingresó con contracciones en el Hospital de Alta Resolución de Écija, adscrito a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía. Después de ingresar, le pusieron en una habitación con monitores y fue el matrón a decirle que no estaba de parto pese a que había dilatado tres centímetros. Sin embargo, Judith no quiso irse a su casa y se quedó en el hospital.

La madre del bebé narra que “sobre las cuatro de la tarde me vino un auxiliar de enfermería con una silla de ruedas y me dijo que teníamos que ir a la sala de ginecología. A mí me llevaron a esa sala porque mi hijo había defecado en la bolsa amniótica y me tenían que romper la bolsa. Posteriormente me dijeron que me iban a poner la epidural y me iban a llevar a paritorio. Cuando me llevaron allí me explican que a mi hijo se le han bajado las pulsaciones, que me preparaban el quirófano para hacerme una cesárea”. 

Hospital De Ecija Sevilla

Hospital donde ocurrieron los hechos.

“Tras tanto tiempo en vilo me dijo el matrón que mi hijo se había estabilizado y que por eso había que seguir con el parto, porque era primeriza y tenía que parir por parto vaginal. Todo el rato me decían que mi hijo iba a estar perfectamente y yo confiaba. Pasaban las horas y nadie nos decía nada, por lo que mi marido decidió asomarse a dónde estaban los médicos y vio al matrón mirando un viaje en internet, a la ginecóloga saliendo a fumar y yo que me moría de dolor”, añade Judith. 

Según ha trascendido, el bebé sufrió una taquicardia de una hora y los médicos, cuenta Judith, “pese a ser conocedores de ello se fueron de la sala como si no hubiese pasado nada. Pasaron dos horas más y seguía sin venir nadie pese a que estaba ya de ocho centímetros. Ya a las diez de la noche vino la ginecóloga corriendo y dijo que se había roto la máquina, que tenía que empujar ya. Me tuvieron que hacer una cesárea vaginal, pero la máquina no se había roto sino que mi hijo se me quedó sin pulso y se asfixió”, explica Judith. 

Los momentos después del parto


La madre del bebé argumenta que “en ese momento decidieron que tenía que parir y mi hijo nació sin pulso. Cuando se lo llevaron para reanimarlo le rompieron la clavícula y le hicieron dos hematomas en las costillas. Para colmo le dije al pediatra que mi hijo no comía y le dio igual. A las 11 de la mañana del 26 de julio llame al timbre y mi hijo tenía el azúcar en 21. Aquella mañana me atendió un médico nuevo y me explicó que no entendía lo qué le habían hecho a mi hijo, pero que le tenía que mandar a la Unidad de Neonatología General del Hospital de la Mujer Virgen del Rocío de Sevilla por cefalohematoma e hipoglucemia”.

Cuando la madre y el bebé llegaron a Sevilla el recién nacido empezó a convulsionar y los médicos le indicaron que había sido un sufrimiento fetal. Judith explica, “me dijeron que o moría o se iba a quedar en estado vegetal. Estuvo dos semanas convulsionando en la UCI, pero un día mejoró. Por suerte lo tengo conmigo, pero debido a esta nefasta actuación de los médicos que no me hicieron una cesárea a tiempo mi hijo tiene parálisis cerebral”.  

Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla) - Wikipedia, la  enciclopedia libre

Hospital Universitario Virgen del Rocío.

Va a cumplir los 17 meses y ni anda, ni gatea, ni habla ni ve. Todo esto ha sido por la poquísima atención que tuvo ese día. Cuando defecó debieron hacer la cesárea, pero pasaron más de seis horas. Cuando un bebé defeca hay que esperar solo media hora para sacarlo porque puede tragar meconio. Nadie salió a dar una explicación porque eran conscientes de lo que habían hecho. Lo peor de todo es que son varias negligencias médicas y yo era la única mujer de parto. Es una falta de profesionalidad y humanidad increíble. De una forma u otra esto lo tienen que pagar”, concluye la madre del bebé.

COMPARTIR: