04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un fármaco de la compañía AstraZeneca ha sido probado con un pequeño grupo de pacientes entubados en el Reino Unido con éxito, lo que abriga esperanza

Calquence, un medicamento contra la leucemia podría ser la solución próxima contra el coronavirus

La cura del Covid-19 podría estar más cerca, según los expertos, gracias a la investigación realizada por los laboratorios AstraZeneca en el Reino Unido. Según adelantó la revista Forbes, el Calquence, un medicamento usado hasta ahora para combatir la leucemia, ha arrojado datos positivos en la lucha contra el virus Covid-19 en estados avanzados y probado con éxito en pacientes británicos. Elcierredigital.com ha podido confirmar esta información con los propios laboratorios con sede en España.

Podría haber en breve buenas noticias sobre el Covid-19 ya que el gigante farmacéutico AstraZeneca está desarrollando un gran ensayo clínico con un medicamento usado contra la leucemia llamado Calquence. Según ha publicado la prestigiosa revista estadounidense Forbes este medicamento ha dado ya resultados positivos en humanos, lo que hacen tener esperanza tras ser probado con éxito en pacientes con Covid-19 en unidades de cuidados intensivos y con ventiladores en el Reino Unido.

El Instituto Nacional del Cáncer ha probado este tratamiento en un pequeño número de pacientes ingresados en el Centro Médico del Ejército Water Redd. También se ha testado la efectividad de este tratamiento farmacológico en los Estados Unidos. En el país americano, la multinacional McKesson, la gran compañía dedicada a la lucha contra el cáncer, se ha encargado de hacer las pruebas. Los pacientes con Covid-19 que presentaban un pronóstico grave han respondido, por ahora, de forma positiva tanto al Calquence, como al genérico de este medicamento, llamado acalabrutinib.

“Estamos involucrados con la Administración para el uso no autorizado de acalabrutinib en un pequeño número de pacientes seleccionados con Covid-19 y con gravedad”, ha comunicado el Instituto Nacional del Cáncer a la publicación Forbes, intentado evitar la especulación. “Si bien se han observado algunos beneficios clínicos en pacientes seleccionados con neumonía avanzada causada por Covid-19, es prematuro concluir que proporcionará beneficios a todos los pacientes con neumonía avanzada debido al uso muy temprano y limitado de este agente”.

Sede de AstraZeneca en California (Estados Unidos): 

A medida que Calquence entra en un ensayo clínico aleatorizado y controlado, el INC señaló que, si bien el medicamento ya está aprobado en Estados Unidos uno de los problemas médicos más graves de la pandemia actual es cómo el sistema inmunitario de las personas infectadas con el SARS combate el virus. Algunos pacientes con Covid-19 se enfermaron gravemente o murieron después de que las moléculas de citoquinas en sus cuerpos provocaron una respuesta inmune fuera de control que dañó los pulmones o causó el síndrome de dificultad respiratoria aguda (SDRA), que inunda los pulmones con fluido.

Calquence y otro medicamento llamado Imbruvica, usado para la leucemia, se conocen como inhibidores de la tirosina quinasa de Bruton porque bloquean la proteína BTK que es clave para la señalización de las células B de sangre del sistema inmunitario humano. Estos medicamentos han demostrado ser especialmente efectivos en pacientes con leucemia linfocítica crónica, pero también tienen un beneficio antiinflamatorio como los medicamentos para la artritis.

A principios de la semana pasada, AstraZeneca formó un grupo de trabajo después de recibir datos sobre pacientes que recibieron Calquence por el INC. José Baselga, Jefe de Investigación de la compañía, dijo que en 72 horas habían completado la redacción de un ensayo clínico, siendo el más rápido que había visto en sus 30 años de carrera.

El ensayo de AstraZeneca está diseñado para dar Calquence a pacientes con ventiladores e incluye un grupo de control que consiste en pacientes con alto riesgo de usar ventiladores, algunos de los cuales recibirán el medicamento mientras que otros no. Baselga dijo que la decisión de no administrar el medicamento a algunos pacientes fue difícil pero necesaria.

Las pruebas en Estados Unidos

Jeff Sherman, el director médico de investigación en hematología de la red de oncología de Estados Unidos, a su vez, solicitó un suministro de Calquene para dar a los pacientes con Covid-19 a través de la red de Oncología de Estados Unidos.  “Este no es un momento en el que continuar con el statu quo sea aceptable. Con una tasa de mortalidad del 50% entre los pacientes críticos, cada idea racional debe evaluarse rápidamente”, dijo Sharman.

El director médico americano Jeff Sharman.

Una cuestión difícil que AstraZeneca ha tenido que resolver es cómo administrar Calquence, que es una cápsula, a los pacientes que usan ventiladores. AstraZeneca está aconsejando a los médicos que administren el medicamento a través de un tubo en una solución hecha con Coca-Cola, que debido a su acidez licúa adecuadamente el polvo.

Dos medicamentos lucrativos

Imbruvica y Calquence son dos de los fármacos  más lucrativos y beneficiosos del planeta. Imbruvica generó 8.1 mil millones de dólares de ventas globales en 2019 para AbbVie y Johnson & Johnson. Calquence, que fue aprobado en Estados Unidos para pacientes con leucemia linfocítica crónica en noviembre pasado, fue el único producto de los laboratorios Acerta, que fue adquirido por AstraZeneca en un acuerdo sellado en 2016 por 7.000 mil millones de dólares.

Según los expertos, John Byrd, hematólogo y director de investigación de leucemia en el centro oncológico de la Universidad Estatal de Ohio en Columbus, desempeñó un papel importante en el desarrollo y aprobación de Imbruvica y Calquence. Se sintió impotente cuando la pandemia llegó a Estados Unidos en febrero. Primero, dejó de hacer viajes de trabajo porque le preocupaba infectar a sus pacientes con cáncer. También comenzó a leer sobre el nuevo coronavirus, aprendiendo sobre la tormenta de citoquinas y otros problemas asociados que lo hicieron pensar que un inhibidor de BTK podría ser aplicable para algunos pacientes con Covid-19.

Cuando su centro de oncología cerró debido a la pandemia, Byrd instruyó a las aproximadamente 70 personas de su equipo de hematología y oncología para que leyeran tanto como pudieran sobre el SARS-CoV-2. “Les dije: Vamos a pensar en algo que podamos hacer, algo impactante, y si no encontramos algo, al menos lo hemos leído y vamos a intentarlo”. cuenta Byrd.

El hematólogo americano John Byrd. 

Explorando información científica en marzo, Byrd y su equipo encontraron varios documentos relevantes que nunca, en circunstancias normales, se habrían molestado en buscar. Descubrieron el trabajo preclínico realizado en 2018 en el Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Tyler. En el ensayo, los ratones fueron infectados con una dosis letal del virus de la gripe. Tres días después, un grupo de ratones elegido al azar comenzó a recibir dosis diarias de Imbruvica. Los ratones que no recibieron Imbruvica sufrieron daño pulmonar y murieron, mientras que los ratones que se recuperaron fue gracias al medicamento.

Byrd señaló que la patología de los ratones en el estudio se parecía a lo que había leído en las autopsias de personas que murieron debido a una insuficiencia pulmonar asociada con Covid-19. Él dice que los datos preclínicos sobre Imbruvica y lo que se sabe sobre cómo funciona en pacientes con enfermedad de injerto contra huésped muestran que no solo los inhibidores de BTK disminuyen la inflamación, sino que pueden hacerlo sin comprometer la capacidad del sistema inmunitario del paciente para responder al virus.

Ahora, la cura del Covid-19 podría estar más cerca, según los expertos, gracias a la investigación realizada por estos laboratorios en el Reino Unido, según ha adelantado la revista Forbes. El Calquence, un medicamento usado hasta ahora para combatir la leucemia, podría ser clave contra el virus Covid-19 en estados avanzados y ya ha sido probado con éxito en pacientes británicos. Elcierredigital.com ha podido confirmar esta información con los propios laboratorios con sede en España.

COMPARTIR: