29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un portavoz de CONFEMAC afirma que en breve se tomarán medidas para eliminar las restricciones de movilidad de los residentes

Residencia Albertia de Moratalaz: Los mayores se quejan del encierro que viven desde agosto

Fachada de la residencia Albertia en Moratalaz.
Fachada de la residencia Albertia en Moratalaz.
Un grupo de mayores de los apartamentos de la residencia Albertia en Moratalaz han acudido a ElCierreDigital.com para manifestar su descontento con las medidas de restricción de movilidad que la directora del centro puso en agosto. También han expresado su descontento con el trato dado por la residencia y el cierre de algunos de sus servicios, como el gimnasio o el comedor. Además aseguran que muchos están en tratamiento psiquiátrico debido a la angustia que les ocasiona el encierro.

Cincuenta y dos es el número de días que los residentes de los apartamentos de Albertia Moratalaz llevan sin poder salir, ni tener contacto físico con sus familiares y amigos.

A mediados de agosto, dos meses después de finalizar el Estado de Alarma, por la crisis sanitaria del Covid 19, una de las residencias del complejo de edificios dedicado al cuidado de personas mayores, Albertia Moratalaz tomó la decisión restringir la movilidad de sus clientes alegando, según les comunicó en la carta su directora Esther García, que Madrid se encontraba en una situación delicada en cuestión sanitaria.

Las quejas de los mayores

Desde que la directora del centro se incorporó al trabajo después de sus vacaciones, estos residentes manifiestan que no han podido ni siquiera ver a su familia, ni hacer sus gestiones cotidianas. Tal y como ha contado una de estas residentes a ElCierreDigital.com solamente tienen permitida la salida por temas de salud.

“Nosotros estamos en los apartamentos y no somos personas, como las que hay en la residencia, que necesitan tener un cuidado continuo. Llevo desde agosto sin poder ver a mi familia. Ellos me llaman y me dicen que cuando se va a resolver la situación y volvernos a ver. E incluso, no puedo ir a mi casa. Cuando voy a una cita médica, aprovecho para hacer las gestiones que necesito.”, declara esta residente.

Estamos pagando un dineral y nos sentimos que no nos tratan como deberían hacerlo. Algunos compañeros, entre los que me encuentro, tenemos tanta ansiedad por vivir encerrados y tanta desesperación por la situación que vivimos que estamos bajo tratamiento psicológico", declara Ana María.

Me duele mucho ver como un vecino mío no para de llorar. Se pasa el día con las lágrimas en los ojos moviéndose de la cama al sillón y del sillón a la cama.”, relata la clienta de Albertia

“Ya no sabemos que hacer. Algunas personas nos hemos puesto en contacto con la Confederación Estatal de Mayores Activos (CONFEMAC), que tienen un teléfono contra el abuso del mayor, para ver si no podían ayudar y nos dieron la razón. Dicen que los mayores encerrados perdemos calidad de vida. Esta asociación se puso en contacto con el gerente de nuestra residencia hace tres días pero la situación sigue igual”, afirma Ana María.

Además aseguran que no están muy satisfechos con el trato que reciben y les molesta que hayan perdido servicios que antes les ofrecían. “No son cercanos con la gente, no son cariñosos. Llevamos días sin tener rehabilitación. Hay muchos mayores que están perdiendo movilidad por este motivo. El comedor también lo han suspendido y nos suben, como a los presos, la comida a la puerta de nuestros apartamentos. Y seguimos pagando lo mismo”, se queja esta residente.

Mayores realizando actividades en la residencia. Fuente: Grupo Albertia.

“Hay muchas quejas por el tema medicinas. El otro día empecé con dolor de garganta y pedí un medicamento para aliviar este problema y sabía que lo tenía en casa. Y no me dejaron ir a por él. No nos llegan los medicamento, ni las cartas. Hasta los propios trabajadores del centro se quejan porque hay falta de personal.”, manifiesta Milagros otra de los residentes.

También esta clienta corrobora que la situación mental de los mayores ha ido empeorando por el encierro. “Yo conozco a un vecino que se ha marchado de allí porque su situación psicológica era muy grave”, narra Milagros.

Carlos, otro de sus clientes, protesta por la calidad de la comida que el centro sirve. “He tenido acceso al reglamento interno y allí se especifica que se tiene que invertir el orden de 15 euros por residente y día y según lo que veo en la comida que nos sirven que parece que invierten 1 euro por persona”, asevera este residente.

Además expresa que ha tenido que marcharse de la residencia a casa de sus padres porque no soportaba el estricto confinamiento que se daba en el centro. Y en octubre se ha marchado a un apartahotel para poder hacer su vida libremente.

En breves se les resolverá el problema

Para conocer la ayuda que la CONFEMAC ha ofrecido a estos mayores, tras la llamada de auxilio que les realizaron, este medio se ha puesto en contacto con Vicente, el director del complejo de asociaciones que velan por los derechos de las personas de la tercera edad.

Vicente ha confirmado que recibieron esa llamada y que ya se han puesto en marcha para trabajar sobre el asunto. “Hemos hablado con los órganos superiores de la entidad y estos han acogido bien el tema que se aborda. Asimismo, nos han informado que en breve van a tomar medidas.”

Uno de los actos de CONFEMAC en Andalucía. Fuente: Twitter CNFEMAC Andalucía.

Además añade que “el encierro les perjudica mucho a las personas mayores. Imagínense no poder salir y recibir constantemente información sobre muerte y enfermos. Eso mina mucho la moral y más a los mayores que son más sensibles. No solo psicológicamente sino también físicamente. Una persona que lleva tiempo sin moverse, su musculatura se atrofia”, afirma el director de CONFEMAC.

Vicente también asegura que a este órgano superior le llamó la atención la situación en la que se encontraban estos residentes. Por eso se han interesado en solucionarles el problema.

Otra residencia investigada

Inspectores de la Comunidad de Madrid han abierto un proceso de investigación en una de las residencias del grupo, concretamente en la residencia Las Vegas, en Ciempozuelos.

Esta medida se produce después de que un medio de comunicación denunciara públicamente el trato que recibió una anciana por parte de una cuidadora del centro.

En el vídeo, que se ha hecho viral, aparece la cuidadora dirigiéndose en un tono de burla a una anciana, que se encuentra tirada en el suelo.

El vídeo viral de la anciana en el suelo de la residencia.

En las imágenes, de una duración de 20 segundos, se ve a la mujer en un pasillo intentando incorporarse a su silla de ruedas. La cuidadora parece tratar de amedrentar a la mujer usando una voz tenebrosa. “María, ¿qué haces ahí tirada en el suelo? Hemos llegado a la casa del terror”, dice la cuidadora. La grabación no se interrumpe en el momento que le dicen a la mujer indefensa que no se suba a la silla: “No, deja eso”.

El grupo Albertia, que gestiona esta residencia pública, ha verificado la veracidad del vídeo y ha despedido a la trabajadora que aparece en las imágenes, Denisse Tejero López, según un portavoz.

 

 

 

 


 

 

 

 

 

COMPARTIR: