07 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El estudio realizado por AESPROF recoge datos obtenidos de 250 profesionales de cementerios, tanatorios y registros civiles entre otros

Los funerarios cifran en 43.985 los fallecidos por el coronavirus frente a los 27.127 del Gobierno

Así fueron los entierros durante el COVID-19.
Así fueron los entierros durante el COVID-19.
Un estudio de la Asociación Española de Profesionales y Servicios Funerarios (Aesprof) cifra en 43.985 el número de víctimas por coronavirus, frente a los datos oficiales de 27.127 personas fallecidas, recogidas por la estadística oficial del Gobierno. Los funerarios basan sus datos en el trabajo de 250 profesionales de cementerios, tanatorios y registros civiles entre otros.

La Asociación Española de Profesionales y Servicios Funerarios (AESPROF) ha presentado un estudio titulado "Estudio de mortalidad real en España por la pandemia de coronavirus", que afecta al período comprendido entre el 14 de marzo y el 25 de mayo de 2020.

Según este estudio, 43.985 ciudadanos perdieron la vida en España a consecuencia de la pandemia en este período. En el trabajo participaron otras cinco organizaciones -Asfa, Aproserfu, asociación nacional de Tanatopractores, asociación nacional de Tanatopraxia y Unión Funeral- y 250 especialistas, que fueron quienes obtuvieron los datos en los diferentes servicios funerarios, como además de los propios funerarios, trabajadores de cementerios, personal de registro civiles e institutos de medicina legal, "con el único propósito de arrojar luz sobre una de las cuestiones mollares de la situación actual, el número de fallecidos que a día de hoy ha cobrado la vida del virus sars cov-2", según Aesprof.

                               Uno de los certificados de fallecimiento.

En los datos se han incluido los fallecidos "sospechosos de COVID-19", ya que "en las primeras semanas no se realizaban tests de detección y se incluyen los fallecidos en residencias de ancianos, domicilios y centros hospitalarios, desde el 23 de marzo hasta el 23 de mayo de 2020", según el propio estudio. El trabajo se apoya en los datos obtenidos también de fuentes públicas, como artículos publicados  en revistas, en concreto uno titulado "Gestión de los cadáveres durante la pandemia por COVID-19 en España".

Un enterramiento durante la pandemia.

El informe da una serie de recomendaciones, ya recogidas por la Organización Mundial de la Salud (OMS), como que "todos los países deben poner en marcha un sistema para compartir de inmediato las secuencias genómicas de todo patógeno nuevo con fines de salud pública, junto con los medios para compartir contramedidas médicas limitadas entre países".

El estudio de Aesprof destaca también que "el Centro Nacional de Microbiología del Instituto de Salud Carlos III publicó un estudio cuyos resultados preliminares señalan que el coronavirus entró en España a mediados de febrero". Entre las causas de expansión del virus también se cita que "el registro del ministerio de Sanidad indica que el 23 de marzo los contagios en Madrid se dispararon a 21.531, un aumento del 2.046 por ciento con respecto al 8 de marzo". Entre los detonantes de este contagio masivo se cita "el partido de fútbol de Champions League entre Atalanta y Valencia. Los tres primeros pacientes identificados en España se detectaron con muestras tomadas los días 26 y 27 de febrero en Valencia".

                      El estudio de Aesprof.

También recoge el citado informe que "las administraciones permitieron el pasado 8 de marzo la celebración de 480 manifestaciones en toda España, que reunieron a 136.430 personas y ello, pese a que para entonces el coronavirus ya se encontraba propagado por el país y especialmente desbocado en la Comunidad de Madrid, donde hubo 41 manifestaciones que reunieron a 136.430 personas, de las cuales 120.000 en la convocatoria principal, además de los asistentes reunidos en el acto de Vox llegados de toda España".

COMPARTIR: