23 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se trata de un ciudadano que vivía en el barrio londinense de Paddington, en el oeste de la capital británica

Preocupación: La variante Omicron se cobra su primera víctima mortal en Reino Unido

La primera muerte confirmada en el mundo de un paciente con la variante ómicron se produce en Reino Unido, según ha anunciado este lunes el primer ministro del país, Boris Johnson. Durante la visita realizada a un centro de vacunación en el barrio de Paddington, en el oeste de la capital británica, el líder tory advirtió de que "tristemente, ómicron está produciendo hospitalizaciones y al menos un paciente ha fallecido"

La Organización Mundial de la Salud (OMS) designó la variante ómicron (B.1.1.529),  detectada por primera vez en noviembre en el continente africano y caracterizada por una alta cantidad de mutaciones, como preocupante. Hasta ahora, la comunidad científica ha registrado una mayor transmisibilidad de ómicron en comparación con la cepa delta y una mayor capacidad de esquivar la protección de las vacunas existentes.

La cepa ha sido detectada en más de 60 países, según la OMS. La semana pasada, el jefe del organismo, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró que «los pasos que los países adoptan hoy y en los días sucesivos determinarán cómo se desarrollará ómicron». «Si los países esperan hasta que sus hospitales empiecen a llenarse, será demasiado tarde. No esperen. Actúen ahora», advirtió.

 Boris Johnson, primer ministro de Reino Unido,

Según ha anunciado el primer ministro británico, Boris Johnson, “solamente en Londres representa ya aproximadamente el 40% de los casos". Al mismo tiempo, los hospitales del país ya han empezado a recibir pacientes infectados por ómicron y se teme un colapso del NHS (servicio público sanitario). Una cifra que mañana puede que supere la mitad de los casos.

 Dosis de refuerzo en Inglaterra

Desde hoy, en Inglaterra, se ha puesto en marcha la dosis de refuerzo contra el Covid-19 a todas las personas que sean mayores de dieciocho años, siempre que hayan pasado al menos tres meses desde la segunda dosis. El objetivo es combatir las infecciones antes de que se propaguen por todo el país.

Johnson ha desmentido la idea de que la variante ómicron es una versión más suave del virus y ha advertido que la mejor forma de combatirla es vacunándose, para acabar con su rápida propagación.

La semana pasada ya se anunció la entrada en vigor de nuevas restricciones como la generalización del uso de mascarillas en lugares públicos cerrados, la exigencia de certificados covid para entrar en clubes nocturnos o espectáculos, o la recomendación de teletrabajar. Aun así, un gran número de políticos del gobernante Partido Conservador amenaza con rebelarse contra las nuevas restricciones.

"Creo que todo el mundo debe reconocer un par de cosas: que ómicron representa un riesgo muy grave para la salud pública y que se propaga con mucha rapidez, y creo que no hay lugar para la complacencia", afirmó.

También recordó que Inglaterra cuenta con las vacunas: "Es incomparablemente mejor que el pasado año". "Confío en que los ciudadanos comprendan, y también los colegas de (el Parlamento de) Westminster, y todo el país, que las medidas que introducimos son equilibradas y proporcionadas", añadió Johnson.  

COMPARTIR: