19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según los expertos, sus composiciones químicas pueden causar desde alergias hasta cáncer y alteraciones genéticas en la persona que se aplique

La Unión Europea aprueba una medida que podría suponer el fin de los tatuajes a color

Persona tatuándose a color.
Persona tatuándose a color.
La Unión Europea ha impuesto restricciones para las tintas que pueden utilizar los tatuadores. Los salones de tatuaje han reaccionado molestos, quejándose de que su arte perderá gran parte de su vitalidad por las nuevas normas, que prohíben miles de sustancias químicas en las tintas usadas para colorear. A esto, la UE ha respondido explicando que el objetivo de esta medida es hacer que las tintas sean más seguras y proteger a las personas tatuadas de problemas o efectos graves para la salud.

Tatuarse está cada vez más de moda, según un informe realizado por la Agencia Europea de Sustancias y Mezclas Químicas (ECHA). Al menos un 12% de los 450 millones de ciudadanos de la Unión Europea (UE), alrededor de 54 millones de personas, están tatuadas.

Sin embargo, a partir de ahora el porcentaje de personas tatuadas podría descender, por lo menos, el de personas que se tatúan a “a color” en en ámbito europeo, ya que después del 4 de enero de 2023 algunos colores quedarán prohibidos debido a la nueva regulación sobre los productos químicos utilizados en este tipo de tintas.

El enfrentamiento entre los defensores de la norma y de quienes promueven la libertad de expresión artística ha desencadenado un torrente de quejas y acusaciones. En Ámsterdam, Tycho Veldhoen, tatuador desde hace un cuarto de siglo, dice temer un “impacto enorme” en su trabajo al quedar prohibidos ciertos colores. “Porque, como un pintor, de repente pierdes una parte gigantesca de tu paleta, sin alternativas a la vista". Además, el artista advirtió de que incluso las cosas podrían empeorar el próximo año, cuando se prohíban más tintas que se usan actualmente.

La medida afecta a la gran mayoría de las marcas más utilizadas en los salones de tatuajes, “es como quitar la harina en una panadería”, expresó Tin-Tin, director del sindicato francés de la industria del tatuaje, al conocer la noticia.

Los artistas del tatuaje denuncian que las alternativas a las tintas de calidad “aún no existen o escasean”, y protestan ante esta nueva ley que “asesta un duro golpe a una industria que se tambalea después de repetidas limitaciones en el uso de ciertos productos químicos que, según la UE, son peligrosos”. Y es que estos productos están relacionados con el cáncer, las dificultades reproductivas y la irritación de la piel, y forman parte de la composición de la gran mayoría de tintas de tatuajes y maquillajes permanentes.

Aunque la ley se acordó en diciembre de 2020, a la industria se le dio un año para ajustarse a los cambios y encontrar alternativas. No obstante, Gwenaelle Reaume, secretaria de la asociación “Tattoo Belgium”, confesó que la pandemia producida por el Covid-19 había retrasado la investigación y la producción, por lo que piden al gobierno más tiempo para encontrar una solución.

En este sentido, la Comisión Europea respondió que los fabricantes y artistas habían tenido un año para prepararse y que existen alternativas para estas gamas, a excepción de dos pigmentos en particular, para los cuales se otorgó más tiempo al objeto de encontrar reemplazos.

“El objetivo de la restricción es hacer que las tintas para tatuajes sean más seguras y proteger a las personas de problemas o efectos graves para la salud, es la medida más adecuada para controlar los riesgos que plantean estas sustancias y es proporcional al riesgo porque aportará beneficios significativos a la sociedad, al tiempo que no impondrá impactos económicos significativos en las cadenas de suministro”, expresan desde la ECHA.

Una alergia a la tinta de un tatuaje le provoca una cicatriz de 4  centímetros de grosor

Tatuaje en el que la tinta ha provocado alergia.

Con esta nueva ley, la Unión Europea tiene la intención de armonizar las leyes en todo el bloque estableciendo límites máximos en la concentración de las sustancias que componen las tintas. Las que están dentro del alcance de la restricción incluyen sustancias cancerígenas, mutagénicas y reprotóxicas, sensibilizantes o irritantes de la piel, sustancias corrosivas o dañinas para los ojos, metales y otras sustancias reguladas en productos cosméticos.  

Tras la adopción por parte del Comité de Análisis Socioeconómico de la ECHA  de su dictamen final, de acuerdo con el procedimiento previsto en el Reglamento REACH, relativo al registro, evaluación, autorización y restricción de las sustancias y mezclas químicas, los dictámenes de RAC y SEAC se enviarán a la Comisión Europea para un proyecto de reglamento y una posible modificación del Anexo XVII del REACH. Si la restricción se adopta en su formato actual, los requisitos para las tintas de tatuajes y el maquillaje permanente entrarán en vigor un año después de la publicación de la medida, sin embargo, aún es posible que se realicen más cambios.

COMPARTIR: