18 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La 'Operación Verbena' se ha saldado con la detención policial de cinco personas y la intervención de más de 27.000 kilos de este material

Importación y tratamiento ilegal de gases fluorados: Desarticulada la mayor organización delictiva en España

Gases fluorados en un local investigado durante la Operación Verbena.
Gases fluorados en un local investigado durante la Operación Verbena.
Debido al alto impacto que generan los gases fluorados en la atmósfera, su distribución y venta se encuentran muy regulados por parte de las autoridades de nuestro país que, durante esta semana, han detenido a cinco personas como presuntos miembros de la organización más activa en la importación y el tratamiento de este material. Tal y como ha explicado la Agencia Tributaria, estas personas importaban gases fluorados de China sin autorización y posteriormente los vendían a diferentes países.

La Agencia Tributaria y la Policía Nacional de nuestro país han llevado a cabo esta semana una de las operaciones más importantes en el marco de la lucha contra el cambio climático al desarticular la “organización más activa” dedicada a la importación y tratamiento ilegal de gases fluorados.

En esta maniobra, conocida como Operación Verbena, se ha detenido a cinco personas como presuntos miembros de un entramado empresarial que actuaba incumpliendo la normativa comunitaria y provocando la emisión de toneladas de gases a la atmósfera sin autorización. Además, se han intervenido más de 27.000 kilogramos de estos materiales y se han descubierto más de 180.000, con un valor en el mercado superior a un millón de euros.

Los gases fluorados comenzaron a utilizarse a principios de los años 90 como refrigerantes, agentes extintores de incendios, disolventes y para la fabricación de espumas aislantes con el objetivo de sustituir a las sustancias que dañan la capa de ozono. Sin embargo, estos productos tienen un elevado potencial de calentamiento atmosférico y una larga permanencia en la atmósfera, por lo que contribuyen al efecto invernadero y a agravar los efectos del cambio climático.

Gases fluorados.

En inicio de las investigaciones tuvo lugar cuando, gracias a las inspecciones practicadas en dos naves industriales situadas en Ciudad Real y en Madrid, las autoridades intervinieron 2.126 botellas de gases fluorados que habían sido importados sin cumplir los requisitos establecidos reglamentariamente. Unido a esto, los agentes encontraron 1.068 botellas vacías ubicadas a la intemperie en un patio exterior, entre las que se encontraban algunas prohibidas por la Unión Europea. Por último, se localizaron botellas seccionadas por la mitad, un claro indicativo de que el gas que contenían había sido emitido a la atmósfera.

Tras avanzar en la investigación, la Agencia Tributaria y la Policía Nacional determinaron que el modus operandi de este presunto grupo criminal consistía en la creación de empresas a nombre de testaferros dedicadas desde el año 2018 a la importación de estos gases desde China. Para sacar el material del país asiático, los implicados eludían los controles aduaneros al declarar que el material que importaban se trataba de otro componente diferente al que realmente introducían en España.

Cuando las botellas que contenían estos gases fluorados llegaban a nuestro país, eran trasladadas a los almacenes de Madrid y Ciudad Real y distribuidas mediante una empresa logística a clientes de España, Alemania, Francia, Portugal y Senegal. De hecho, una inspección a uno de estos clientes ubicado en Tarragona permitió descubrir que se habían distribuido botellas de gases que no contenían el material por el que se cobró a los compradores, una maniobra para la que se tuvo que manipular el recipiente.

Imagen de la Operación Verbena.

Como intervención final, la Policía Nacional desarrolló un operativo mediante el que registraron el domicilio fiscal de la principal empresa y procedieron a la detención de cinco personas que serán acusadas de delitos de contrabando, contra el medio ambiente, estafa, desobediencia grave y pertenencia a grupo criminal.

Cabe destacar que el gas que presuntamente importaban los detenidos en mayor cantidad tiene un potencial de calentamiento atmosférico que multiplica por 1.300 el del dióxido de carbono, dando como resultado la emisión a la atmósfera de lo que equivale a un total 234.000 toneladas de este gas tan perjudicial para el planeta en el que vivimos.

COMPARTIR: