04 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las instrucciones sobre la distancia de seguridad que ha marcado la OMS han estado durante todo este tiempo "erradas", para algunos expertos

El coronavirus es capaz de 'viajar' hasta ocho metros de distancia a través de los estornudos y las toses

A través de la tos o los estornudos el virus es capaz de viajar hasta 8 metros
A través de la tos o los estornudos el virus es capaz de viajar hasta 8 metros
Según determinados estudios internacionales recientes, la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) se habrían equivocado respecto a la distancia óptima que hay que mantener para lograr el tan sonado distanciamiento social. Estos cientificos afirman que el Covid-19 es capaz de "viajar" hasta 7 u 8 metros a través de la tos y los estornudos. Y, además, señalan que es capaz de permanecer durante horas en algunos materiales.

Las directrices que habia marcado la Organización Mundial de la Salud (OMS), y  habíamos estado siguiendo todos los ciudadanos sobre el distanciamiento social, han resultado no estar basadas realmente en pruebas oficiales e información contrastada por los organismos sanitarios oficiales, según algunos científicos.

Los recientes estudios internacionales parecen indicar que el alcance efectivo del virus es mucho mayor de lo que habíamos pensado y se nos había dicho oficialmente. Así, el Journal of the American Medical Association (JAMA) ha publicado un estudio donde explica que el coronavirus es capaz de viajar hasta ocho metros a través de un estornudo. Una clara contraposición a las normas dictadas por la OMS, que había establecido la distancia de seguridad en torno a los dos metros de distancia entre las personas.

Según estos científicos, "las directrices utilizadas por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Centro de Control de Enfermedades (CDC) están basadas en modelos obsoletos de los años 30 de cómo se expandía el virus de la gripe a través de los estornudos y la tos". Así lo atestiguan investigadores del Instituto de Tecnología de Massachusetts (MIT).

En el estudio se describe la antigua concepción que se tenía de la forma de contagio: “Estas pautas previas suponen que las gotitas son de dos categorías, pequeñas o grandes, que toman trayectorias semi-balísticas de corto alcance cuando una persona exhala, tose o estornuda”.

La distancia de seguridad que se ha estado tomando hasta ahora ha sido errada

No obstante, lo cierto es que la verdadera forma en la que se expande el virus es a través de nubes de humo que se producen cuando tosemos o estornudamos. En su interior se encuentras gotas de varios tamaños que "son capaces de viajar hasta siete u ocho metros", según explica la autora del estudio Lydia Bourouiba.

A temperatura ambiente, el virus puede permanecer activo más tiempo gracias a la humedad, que evita que éste pueda evaporarse. “En estas condiciones, la vida útil de una gotita producida al toser o estornudar podría extenderse considerablemente por un factor de 1 hasta 1.000, desde una fracción de segundo hasta incluso minutos”, explica Bourouiba.

La falta de conocimiento, clave en la propagación

Los estudios realizados por el MIT indican que "la falta de conocimiento sobre la forma de propagación exacta del virus ha supuesto un fallo clave en los sistemas sanitarios a nivel mundial y ha sido un factor a favor para el rápido contagio masivo al no haber tomado los Gobiernos, protocolos de seguridad adecuados partiendo de las directrices proporcionadas por la OMS".

Cabe señalar que el Covid-19 no solo se propaga a través del aire, sino que las partículas son capaces de permanecer un tiempo determinado sobre distintas superficies dependiendo del material con el que estén construidas.

Un estudio de The New England Journal of Medicine ha descubierto que los materiales donde mejor sobrevive el virus son el acero y el plástico. La vida media en estimación en acero inoxidable del ya conocido SARS-CoV-2 fue de 5,6 horas, mientras que en el plástico fue de 6,8. El cobre fue el metal en el que menos duración se mantuvo el virus, siendo esta de tan solo 4 horas.

Laboratorio_coronavirus

Los científicos están buscando una vacura que frene el coronavirus

“Encontramos que la estabilidad del SARS-CoV-2 era similar a la del SARS-CoV-1 en las circunstancias experimentales probadas. Esto indica que las diferencias en las características epidemiológicas de estos virus probablemente surgen de otros factores, incluidas las altas cargas virales en el tracto respiratorio superior y la posibilidad de que las personas infectadas con SARS-CoV-2 eliminen y transmitan el virus mientras están asintomático”, explicaron finalmente los investigadores.

COMPARTIR: