24 de julio de 2021
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

En los medios de comunicación norteamericanos ya se la ha bautizado como "El Diablo"

El alto nivel de letalidad de la nueva cepa californiana de COVID-19 hace saltar las alarmas

Variante coronavirus más letal
Variante coronavirus más letal
La pandemia de la COVID-19 no da tregua debido al cada vez mayor número de variantes del SARS-CoV-2 que surgen por todas partes. La última alerta se ha producido por el hallazgo de la cepa californiana B.1.427/B.1.429 debido a su alto riesgo de letalidad y de contagio. Los científicos temen que la eficacia de las vacunas que se están administrando no puedan dar respuesta adecuada a este nuevo tipo de coronavirus

A las variantes del SARS-CoV-2 que más preocupan en estos momentos entre la comunidad científica internacional como son la británica, la sudafricana y la brasileña se les ha sumado, recientemente, otra cepa conocida como la “californiana”, más resistente a las vacunas y con posibilidad de causar casos más graves de COVID-19. No en vano se la ha apodado como ‘El Diablo’, en un artículo publicado, recientemente, en “Los Ángeles Times”.

La alarma se ha desatado por la letalidad que puede ocasionar al extenderse por todo el mundo, contabilizándose su presencia en más de 26 países: además de Estados Unidos origen de la variante, México cuenta con 44 casos, Dinamarca con 24, Australia con 17, Japón con 15 y Reino Unido con 9.

En España, el ministerio de Sanidad ha detectado de momento seis casos de la variante californiana del SARS-CoV-2 y mantiene bajo vigilancia un total de diez.

La variante B.1.427/B.1.429 se localizó por primera vez el pasado mes de julio en el sur del estado estadounidense de California. La prevalencia de la cepa ha ido ganando terreno y en diciembre abarcaba el 24% de todas las muestras. Aunque los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) todavía no han difundido datos oficiales al respecto, se sabe que el condado de Los Ángeles ha sido el primero de EE.UU. en sobrepasar los 20.000 muertos por la COVID-19, siendo la población latina la que registra una tasa de mortalidad más alta. Además, según expertos, este tipo de cepa podría ser responsable del 90% de las infecciones por coronavirus a finales de marzo en dicho territorio.

Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades

El genoma de la nueva cepa incluye, según un estudio, tres mutaciones clave que involucran a la proteína de pico, a la parte del virus que se une a las células para poder infectarlas. Así, según un análisis de la Universidad de California, se estima que la B.1.427 / B.1.429 debería designarse probablemente como una variante que genera preocupación.

Los científicos descubrieron respecto a la variante californiana que las personas infectadas por ella albergaban aproximadamente el doble de virus en la nariz, un índice de diseminación viral que puede hacerlas más infecciosas para los demás.

Dicha variante también mostró una mayor resistencia ante los anticuerpos neutralizantes generados en respuesta a las vacunas contra el COVID-19 así como a una infección previa por coronavirus. En comparación con otras cepas, la reducción en la protección fue "moderada aunque significativa", según los investigadores de la Universidad de California.

Las diez variantes más vigiladas

A lo largo de la pandemia se han descrito numerosas variantes del SARS-CoV-2 que muestran diferencias genéticas con la secuencia original del virus. Algunas mutaciones parecen haber surgido de manera independiente en distintas variantes lo que podría indicar que confieren alguna ventaja adaptativa.

Así, según se expone en el último informe del CCAES, las diferentes mutaciones presentes en las variantes pueden atribuirles un mayor impacto potencial en la salud pública a través de varios aspectos como son un aumento en la gravedad y/o letalidad;  mayor nivel de la transmisibilidad, que podría traducirse en un incremento en el número de casos y en la presión asistencial; así como un escape a la respuesta inmune adquirida tras infección natural o generada por algunas vacunas y respuesta a anticuerpos monoclonales.

De acuerdo con dicho estudio, las actuales variantes del SARS-CoV-2 con más interés para la Salud Pública (VOC) en estos momentos son:

 

B.1.1.7: Predominante en Reino Unido, Irlanda e Israel; B.1.351: 

Sudáfrica; P.1: Manaos (Brasil); P.2: Río de Janeiro (Brasil); B.1.525: localizada en Dinamarca, Reino Unido, Países Bajos, Noruega, EE.UU. y Canadá, de origen nigeriano; B.1.429: California; B.1.526: Nueva York; C.16: Portugal; A.23.1: Reino Unido; y la VOC 202102/02 (muy similar a la británica): 23 casos en Inglaterra, 1 caso en Países Bajos.

 

En este sentido, desde el departamento de Sanidad se alertaba, recientemente, del riesgo del incremento en España de la transmisión de las variantes sudafricana y brasileña, localizadas hasta ahora de forma aislada, mostrando preocupación por que pudiera mermar la efectividad de algunas vacunas administradas frente a la COVID-19. Sanidad avisa del riesgo de que aumente en España la transmisión de las variantes sudafricana y brasileña. Mientras, la cepa británica (B.1.1.7) continúa extendiéndose mucho más rápido que  otras variantes del virus.





COMPARTIR: