10 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El sindicato ACAIP advierte de la "precariedad en la que se encuentra la sanidad penitenciaria", ya que no se cubren las vacantes en muchos centros

Denuncian la falta de médicos en las prisiones españolas: Hay un déficit de más de la mitad

/ Atención sanitaria en los centros penitenciarios.
Los centros penitenciarios españoles denunciar la "precariedad de la sanidad" en las prisiones. Desde la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) señalan que "son ya 300 las plazas de médicos vacantes, lo que supone el 58,25% del total, 10 puntos más que en el mes de junio de 2021". Además, señalan indignados que la única solución que les propone la administración es "el servicio de 'telemedicina'", lo cual es "inoperativo", indican.

Los centros penitenciarios españoles alzan la voz una vez más para denunciar la "precariedad de la sanidad" en las prisiones. Desde la Agrupación de los Cuerpos de la Administración de Instituciones Penitenciarias (ACAIP) señalan que "son ya 300 las plazas de médicos vacantes, lo que supone el 58,25% del total, 10 puntos más que en el mes de junio de 2021".

Junto con UGT, el sindicato mayoritario en prisiones expresa a través de un comunicado al que ha accedido elcierredigital.com que "no se cubren las plazas vacantes y las convocatorias de médicos interinos apenas alcanza el 1,5% de los puestos necesarios". Además, aseguran con preocupación que muchos centros "carecen de médicos para atender las necesidades diarias o para hacer las guardias, lo que nos aboca a que haya presencia de facultativos en las prisiones".

Esta agrupación también expone que la única solución que ha planteado la administración, con carácter general, respecto a este problema es "el establecimiento del servicio de 'telemedicina'", lo cual consideran "inoperativo dada la idiosincrasia del medio y sus particularidades asistenciales y legales". Además, afirman que "aplicar este modelo en los centros es tanto como desconocer la realidad de los mismos".

ACAIP no aprueba la 'telemedicina' para presos

Para explicar este supuesto de 'teleatención médica', ACAIP explica que "ante una alteración regimental del orden en la prisión, es precisa la intervención del médico para la elaboración de informe y valorar la conveniencia o no de la aplicación de sujeciones mecánicas, estableciendo el protocolo que sea previo". Por otro lado, es frecuente también que "el médico deba atender situaciones de urgencia derivadas de autolesiones de los internos, intoxicaciones por estupefacientes o lesiones que pueden producirse con otros internos".

Un sanitario atiende a un recluso.

En definitiva, afirman que numerosas actuaciones con los presos requieren la "pertinente emisión de informes médicos que deben basarse en la exploración del paciente y que es imposible a través de medios telemáticos".

Frente a este problema, ACAIP concluye que "podemos encontramos ante un problema médico-legal si la administración pretende que otros profesionales sanitarios asuman decisiones que son competencia exclusiva de los facultativos. El diagnóstico y tratamiento de las enfermedades son competencia exclusiva del médico, no estando otros profesionales capacitados para decidir qué situaciones son de urgencia vital o precisan ser trasladados al hospital para exploraciones complementarias".

Los representantes del sindicato de prisiones han argumentado también en su comunicado de denuncia que "la sanidad es un problema complejo que la administración no afronta de manera adecuada, no articula soluciones viables y, como en otras facetas, hace política de hechos consumados como la asistencia por 'telemedicina', sin tener en cuenta la apreciación de quienes trabajan día a día en los centros y son plenos conocedores de los problemas que este tipo de atención puede generar, de carácter jurídico y sanitario que, además, redunda en la propia seguridad de los centros y la salud de los internos".

Desde ACAIP-UGT destacan que la solución que encuentran a este problema pasa por "un compromiso por parte de la administración penitenciaria y de las propias Comunidades Autónomas de no dejar caer el sistema sanitario penitenciario. No es solo una cuestión de atención médica, se trata de la más elemental asistencia y de no establecer una doble pena a quienes se encuentran privados de libertad, sin obviar la grave alteración del orden y los problemas de seguridad que genera en los centros penitenciarios la falta de atención sanitaria".

COMPARTIR: