29 de noviembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

la Ventilación Mecánica No Invasiva en el Paciente Agudo (VMNI) permite al profesional detener en el menor tiempo las alteraciones respiratorias

Nuevas oportunidades de trabajo en el sector sanitario de Enfermería

La Universidad de Barcelona ofrece un curso de especialización en la última herramienta tecnológica de asistencia a pacientes con insuficiencias respiratorias

La llegada del coronavirus ha presentado nuevos retos para el personal sanitario y sus herramientas de trabajo. Los frecuentes problemas respiratorios en pacientes con Covid-19 han provocado que los profesionales del ámbito de la sanidad se tengan que reinventar, ampliar sus conocimientos y habilidades

Aplicaciones como la Ventilación Mecánica No Invasiva en el Paciente Agudo (VMNI) resultan muy útiles en casos en los que el paciente presenta insuficiencia respiratoria aguda. Este tipo de ventilación permite resolver en el menor tiempo posible de la alteración respiratoria, prestando una atención eficiente, segura y de calidad. 

La introducción progresiva de la ventilación mecánica no invasiva (VMNI) en el tratamiento de la insuficiencia respiratoria ha permitido, por un lado, aumentar el número de indicaciones clínicas de esta técnica y, por otro, evitar o reducir las complicaciones derivadas de la ventilación mecánica convencional. Este mayor aplicación conlleva a su vez una formación especializada que abre oportunidades laborales, tanto para nuevos profesionales como para otros que encuentran en la formación continua áreas de mejora en su profesión, especialmente personal de urgencias.

Estas nuevas oportunidades no solo se centran en nuevas técnicas y procedimientos, también lo hacen especialmente en el área de diagnóstico, donde las mejoras técnicas están repercutiendo de forma clara a los pacientes. Uno de los ejemplos lo tenemos en la utilización de equipos portátiles, tan habituales en en ecografías y ultrasonidos y que de nuevo, la pandemia, ha llevado a que se trasladen a otros medios de diagnóstico en radiología, e incluso en resonancia. 

Esto se traslada a equipos con especificaciones distintas con tiempos de escaneo más cortos, softwares especializados y cambios de procedimiento. 

Otra tendencia clara en enfermería es la especialización y en la tendencia aparentemente contraria, la formación integral. Otro de los ejemplos claros está en el tratamiento de enfermedades autoinmunes tratadas con inmunodepresión en el que cada vez se crean más unidades integrales de tratamiento al paciente que exigen que su personal de enfermería, que es quien más acompaña al paciente no solo se centre en su dolencia principal, por ejemplo del aparato digestivo o reumatológica, sino que lo haga también en campos tan distintos como dermatología, nutrición, oftalmología e incluso psicológicos.

Esto se extiende en el cuidado de los más mayores, una tendencia claramente al alza al incrementarse la esperanza de vida. Al igual que en el caso anterior, confluyen un conocimiento muy amplio de dolencias por un lado, pero también de procedimientos propios por otro.

 

La sanidad un sector en alza

Estos son solo unos ejemplos de dos realidades en torno al sector sanitario. Por un lado, como nuevas técnicas, procedimientos y avances están mejorando nuestra calidad de vida, pero también requieren de profesionales más formados y especializados. 

Una formación en la que debe tener los mejores medios técnicos, los profesionales más formados y que se adapte a las distintas necesidades de quien vaya formándose, especialmente profesional y personal.

Por ello, ya vayas a empezar a trabajar o, por el contrario, busques una oportunidad de trabajo debes buscar siempre formación de calidad con la que conseguir mejorar profesionalmente.

COMPARTIR: