23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La app Moonai se sirve de la inteligencia artificial y sonidos personalizados para combatir estas molestias que afectan al 80% de las mujeres

Adiós a la regla dolorosa: Una aplicación promete aliviar con sonidos los dolores menstruales

Laura-June Clarke y Helena Rodemann crearon Moonai.
Laura-June Clarke y Helena Rodemann crearon Moonai.
Las personas menstruantes están de enhorabuena y es que, Laura-June Clarke y Helena Rodemann han creado una aplicación que promete aliviar los dolores menstruales además de ayudar a calmar la frustración que estos provocan. El proyecto resultó ganador de la segunda edición femenina de la Pitch Competition de AticcoLab, una convocatoria que pretende ayudar a empresas de reciente creación que estén impulsadas por mujeres.

Moonai. Ese es el nombre de la aplicación que puede convertirse en la solución de todas aquellas personas menstruantes que sientan dolores y molestias durante los días de periodo. Esta startup, creada por Laura-June Clarke y Helena Rodemann Ríos, ha ganado la segunda edición femenina de la Pitch Competition de AticcoLab, una convocatoria destinada a ofrecer recursos a empresas de reciente creación que estén impulsadas por mujeres.

En este caso, Moonai es un proyecto que nace de la vivencia de sus fundadoras, que se conocieron durante un evento en el que debían crear un proyecto desde cero en 72 horas. En ese trance, fueron conscientes de que no podían permitirse perder ni un minuto por sufrir dolor menstrual, tomando cuenta de que, una vez más, el mundo y la sociedad no se había adaptado nunca a la vida de las mujeres.

Moonai, adiós al dolor

El proyecto resultó ganador de la segunda edición femenina de la Pitch Competition de AticcoLab después de mucho trabajo de investigación por parte de sus fundadoras. Clarke y Rodemann se comunicaron con 131 mujeres, tanto en Europa como en Estados Unidos, para conocer sus necesidades. Es por ello que la aplicación no solamente se encarga del dolor provocado por la regla sino también de la frustración que provoca carecer de soluciones a estas molestias más allá de los productos químicos (ibuprofeno, naproxeno…).

Así, Moonai se presenta como una alternativa hecha a medida, no intrusiva y completamente accesible. La aplicación, además, ayuda a monitorizar la menstruación y encuentra un sonido que ayude a calmar el dolor y los sentimientos negativos que esta puede provocar en quienes menstrúan. Para quienes desconfíen de su funcionamiento, también explica cómo los sonidos pueden ayudar a reducir el dolor menstrual y cómo actúan las frecuencias en la percepción del dolor, cambiando los patrones de la actividad eléctrica del cerebro.

Laura-June Clarke y Helena Rodemann, fundadoras de Moonai.

Las fundadoras del proyecto no contaron con un gran presupuesto de marketing y promoción y, sin embargo, la aplicación consiguió 6.500 descargas en solamente 50 días. Aunque es gratuita, cuenta con una sección dirigida a empresas que se preocupan por el bienestar y la salud de sus trabajadoras que sí es de pago.

Dolores menstruales

El dolor menstrual o dismenorrea afecta al 80% de las personas menstruantes. Clarke y Rodemann calculan que cada una de ellas puede llegar a tomar más de 4.100 pastillas a lo largo de su vida solamente para aplacar el dolor menstrual. El uso de estos medicamentos, a su vez, se traduce en un desembolso de unos 1.700 euros a lo largo de sus vidas.

Son muchas las personas que durante estos periodos experimentan calambres o cólicos menstruales que, en ocasiones, vienen acompañados de dolores intensos en la zona lumbar, náuseas, diarrea, dolores de cabeza y malestar general, además de una gran sensación de cansancio.

Los expertos diferencian entre la dismenorrea primaria y la secundaria. En el caso de la primaria, los dolores son moderados pero en el caso de la dismenorrea secundaria, los dolores son muy intensos y están provocados por enfermedades relacionadas con el útero o algún otro órgano reproductivo, como por ejemplo la endometriosis.

Moonai plantea una alternativa más allá de la aplicación de calor en la zona y de tomar analgésicos antiinflamatorios. Su valor añadido reside, precisamente, en que, según lo descrito por sus creadoras, ofrece una solución personalizada para cada ciclo menstrual.

COMPARTIR: