04 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

“CORRIÓ VOLUNTARIAMENTE EL RIESGO DE MORIR SIN ESTAR OBLIGADO A ELLO”, ES LA JUSTIFICACIÓN QUE ESTARÍAN DANDO LAS ASEGURADORAS EN FRANCIA

Controversia por la presunta negativa de los seguros a cubrir muertes de personas 'conejillos de vacunas'

Experimento
Experimento
Un hombre francés habría fallecido dos semanas después de que le inyectaran dos vacunas como resultado de un experimento. El seguro de vida no le cubre su muerte y argumenta que el hombre se prestó voluntariamente para que le inyectasen las vacunas provenientes de un experimento no testado. Este no es el único caso que ocurre en Francia: ensayos farmacéuticos contra la ansiedad, ponen en riesgo la salud de cinco personas tras participar en otro experimento del país vecino.

Un hombre de nacionalidad francesa muere a las dos semanas de que se le inoculara un producto que estaba en fase de experimentación, y de cuya investigación él formaba parte como voluntario, según informaba Alerta Digital. Esta circunstancia de voluntariedad ha sido utilizada por la aseguradora con la que tenía contratado su seguro de vida, para presuntamente justificar su negativa a cubrir el deceso. El asegurador expone en su justificación que “esta toma de riesgo mortal, conocida y pública, es jurídicamente como el suicidio”, ya que el cliente contaba con la suficiente información y, sin embargo, “ha aceptado correr voluntariamente el riesgo de morir sin estar obligado a ello”.

La comparativa del suceso con un suicido ha sido tomada en consideración por los Tribunales galos encargados del caso, que han aceptado las objeciones del asegurador considerando “en derecho, que la adhesión al experimento de la fase tres, en la que la inocuidad probada es inexistente”, hace que la muerte del ciudadano francés pueda ser considerada una “fatalidad voluntaria”, es decir, riesgo no cubierto por el contrato y legalmente admitido como suicidio.

Laboratorio.

Con esta decisión judicial, las aseguradoras no compensarán económicamente ningún aspecto del contrato porque, dicen, el riesgo letal de la vacuna convierte en nulo el contrato y la vacunación que ha recibido el hombre no era obligatoria. Y declaran que nadie se hará responsable de la pérdida del hombre porque, según indica la aseguradora, "los gobiernos han firmado contratos secretos leoninos con los laboratorios, en los que les han exigido no responsabilizarse en caso de efectos adversos. Estos gobiernos han ejercido, por tanto, el chantaje a las poblaciones para evitar ser responsables ellos mismos”.

A pesar de que Francia es un país cuidadoso en sus ensayos clínicos y es una potencia importante en la industria farmacéutica, este no es el primer caso que se ha detectado en el país.

Los ensayos farmacéuticos franceses

En 2016, cinco personas se sometieron a un ensayo terapéutico con una nueva molécula contra la ansiedad y los problemas motores por enfermedades degenerativas. Las víctimas, voluntarios sanos, se expusieron al ensayo por vía oral y una de ellas, acabó en estado de muerte cerebral, según informó el Ministerio de Sanidad.  

Dosis de vacuna

El ensayo clínico se inició en Francia el 9 de julio de 2015 y contaba con todos los permisos oficiales. Noventa voluntarios se sometieron a él recibiendo al principio dosis mínimas. Tras el transcurso de cinco meses, un grupo de seis personas empezó a recibir dosis repetidas y una de las personas acudió al hospital. El ensayo se suspendió y todos los hombres entre 28 y 49 años presentaron problemas neurales de diversa gravedad.

COMPARTIR: