14 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este proyecto de furgonetas que resuelve divorcios express denuncia intromisión al honor por unas opiniones de la Asociación de Abogados de Familia

Las Divorcionetas recurren en casación ante el Supremo al ser desestimada su demanda contra AEAFA

/ Tribunal Supremo.
Los Tribunales han desestimado en primera y segunda instancia la demanda de Las Divorcionetas por intromisión en su honor en el ámbito profesional en contra de la AEAFA (Asociación Española de Abogados de Familia) y han recurrido en casación ante el Tribunal Supremo. Se está tildando como “guerra” entre abogados de familia y Divorcionetas en un tomo belicista, y el abogado responsable del bufete, Alberto García Cebrián, muestra su postura en la que espera a una resolución definitiva.

Las Divorcionetas han visto desestimada en primera y segunda instancia su demanda por intromisión en su honor en el ámbito profesional en contra de la AEAFA (Asociación Española de Abogados de Familia) y han recurrido en casación ante el Tribunal Supremo, afirmando que agotarán todas las instancias. Se está tildando como “guerra” entre abogados de familia y Divorcionetas en un tomo belicista, y el abogado responsable del bufete, Alberto García Cebrián, muestra su postura en la que espera a una resolución definitiva y confirma su postura dirigida a destensionar la situación.

Las manifestaciones que se reproducen de García Cebrián son las siguientes:

El Juzgado de Primera Instancia confirmó que: “De lo expuesto se desprende que no concurre seguridad jurídica bastante de la alegada imputación directa o indirecta de las codemandadas, en sus manifestaciones, a DON ALBERTO.” […] “Las afirmaciones […] recogen ciertamente una dura crítica de la AEAFA y DOÑA MARÍA-DOLORES, en calidad de presidenta de la misma, a un tipo de publicidad a la que recurre DON ALBERTO.”

Pero en la ponderación del derecho al honor en el ámbito profesional alegado por el despacho de las Divorcionetas debe de modularse con relación a la libertad de expresión/información de la AEAFA. En esa ponderación en el caso concreto las dos primeras instancias han resuelto que prima el derecho de expresión/información y por tanto las “opiniones” vertidas no vulneran el derecho al honor. No se está valorando otra cosa, pero los hechos son claros y la valoración ahora dependerá del criterio del Tribunal Supremo.

No se van a realizar valoraciones subjetivas ni profundizar en la cuestión pues habría mucho que decir. Lo que se desea es reducir y superar la tensión que existe con esta cuestión y esperar que sea resuelto por los Tribunales como proceda, pues la intención es zanjar esta cuestión que se considera innecesariamente denigrante.

Intromisión en el honor en la esfera profesional

La Audiencia de Madrid ha desestimado el recurso de apelación del abogado Alberto García Cebrián y ya ha tenido por interpuesto el recurso de casación pendiente de pronunciamiento por parte del Tribunal Supremo. Existe muy poca jurisprudencia en procesos de intromisión en el honor en la esfera profesional y más entre miembros de la abogacía, aunque se tiene la firme decisión de agotar todas las instancias.

Se ha intentado mediar para que de contrario eliminen las publicaciones consideradas un ataque a la dignidad profesional. En una publicación en el Facebook de la asociación, que es objeto del proceso admitida por la demandada, llegan a comparar a las Divorcionetas con un accidente de tráfico en el que se viene a dar a entender que contratar a las Divorcionetas (ilustrándolo con el icono de una furgoneta) es jugársela. Como algo prohibido (señal vial de prohibido) pues te juegas “tu futuro y el de los que más quieres” añadiendo una señal vial de niños cruzando un paso de peatones, y con un icono de “rayo” indicando “evita accidentes”, comparando despectivamente contratar con las Divorcionetas con un accidente de circulación. A juicio de cualquier persona que lo lea es dantesco, pues evidentemente lesionaría o incluso mataría a tus hijos.

Acaban indicando que acudan “siempre” a los profesionales de su asociación. Es un ataque innecesario que no solo afecta a las Divorcionetas, sino que es hiriente para la sensibilidad de todo aquel que ha sufrido en primera persona o en un familiar o ser querido los estragos de un accidente de tráfico, pues al año fallecen en las carreteras cientos de personas. Cita literal:

AEAFA: 31 de enero de 2020

No te juegues tu futuro y el de los que más quieres en divorcionetas.

Evita accidentes.

Acude siempre a especialistas que están formándose cada día: los abogados de #AEAFA.

divorcioneta

Todo ello ilustrado con una fotografía de una Divorcioneta que incluye a pie de foto literalmente “el abogado Alberto García”.

Mantener esa publicación redactada literalmente por la asociación e ilustrada con una Divorcioneta es inentendible y considero que les retrata de manera injustificable, pues indiscutiblemente son manifestaciones públicas de mal gusto e innecesariamente injuriosas. Que la mayor asociación de la abogacía que existe en España y SEUO de Europa utilice sus redes sociales en ese sentido considero que es muy desafortunado e improcedente.

Se puede estar más o menos de acuerdo con la minuta de otros compañeros abogados, pero simplemente se espera que se guarde el respeto, como profesional, que García Cebrián sí les guarda. El respeto debe de prevalecer entre compañeros precisamente por el bienestar de las familias. Publicar y mantener esta publicación sólo crea tensión en el sector. Considero pertinente salvaguardar la dignidad profesional, respetando las decisiones judiciales.

Las Divorcionetas pretenden facilitar los divorcios de mutuo acuerdo con accesibilidad desde un despacho que aboga por el asesoramiento preventivo y cuando es necesario, el divorcio de mutuo acuerdo para evitar que la tensión vaya a más y se puedan llegar a producir situaciones límite. El divorcio debe estar al alcance de todos, pues no es un capricho sino una necesidad.

Ya existió otra publicación en el Facebook de AEAFA con una foto de una Divorcioneta el 13 de junio de 2019 (el día que se hicieron populares las Divorcionetas por una publicación de El País) que consta en el procedimiento como prueba admitida:

“Qué Cruzzzzzz. Y cuánto daño hacen a las personas que pasan por una situación delicada. ¿Te jugarías tu futuro y tu divorcio por 150 euros?”.

Es objeto de valoración en el procedimiento la publicación en la web AEAFA.ES en su sección “noticias de actualidad” en fecha 18/2/2021 (y redes sociales). Admitida y objeto de procedimiento, que ha sido reproducida por innumerables medios (La Vanguardia, ABC, Nius…etc) y colgada de nuevo en las redes sociales de AEAFA con fotografía de las Divorcionetas y en las que se llega a indicar concretamente en el caso de La Vanguardia que “AEAFA” […] publicidad engañosa […] la denuncia apunta al bufete Abogados Cebrián[…] anuncian sus servicios mediante furgonetas[…] divorcio por 150 euros”.

Es destacable en el texto de publicación del 18/2/21:  

“AEAFA alerta del riesgo de publicidad engañosa de los divorcios a 150 euros. La AEAFA se reúne con el Consejo General de la Abogacía Española ante las campañas que serían lesivas en cuestiones económicas vitales para las familias. La Asociación Española de Abogados de Familia (AEAFA) ha expresado hoy en una reunión con la presidenta del Consejo General de la Abogacía Española (CGAE), Victoria Ortega, su alarma ante el riesgo de publicidad engañosa en las campañas de divorcios a 150 euros, grupones o furgonetas rotuladas con precios irrisorios.”

Publicidad engañosa es de las acusaciones más graves que se pueden hacer a un profesional. Lo que se está resolviendo en el proceso judicial es si esas manifestaciones afectan a Alberto García Cebrián y sus Divorcionetas, habiendo contestado la asociación que no les afecta al no mencionarles, y habiendo resuelto las dos primeras instancias que en ponderación con el derecho a la información/expresión, no existe intromisión en el honor.

En España, existen cientos de despachos con precios asequibles, basta con buscar en internet o buscar en Google. Divorcio de mutuo acuerdo 150 euros por cónyuge se ajusta perfectamente al servicio que se ofrece y se presta en nuestro bufete. En breve, una vez sea aprobado definitivamente el Anteproyecto de Ley Orgánica de Derecho de Defensa, y todos los abogados tengamos la obligación de entregar hoja de encargo especificando el precio de cada servicio a los clientes (concreción de precio que yo siempre he aplicado), lo que redundará en beneficio de la transparencia, seguridad jurídica y libre mercado y competencia profesional.

Yo respeto y seguiré respetando profundamente el sistema de trabajo de los distintos profesionales con independencia de que los comparta, o no, pero los míos deben ser igualmente respetados en ejercicio del libre mercado y competencia.

COMPARTIR: