21 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Para el abogado García Cebrián "menos del 20% de los divorciados han pedido ayuda a un profesional para intentar solucionar sus problemas conyugales"

Ir a terapia de pareja, todavía un tema tabú en España: El miedo a hablar de las carencias afectivas antes del divorcio

El Cierre Digital en Fotograma de 'Sr y Sra Smith'.
Fotograma de 'Sr y Sra Smith'.
La terapia de pareja puede ser una salvación para matrimonios en crisis, pero su efectividad depende del momento en que se busca y el compromiso mutuo. A menudo el temor a enfrentarse a problemas no resueltos puede impedir que las parejas busquen ayuda. Sin embargo, cuando se busca terapia tarde o sin compromiso real, la decisión de divorciarse es más probable. Es crucial entender que la terapia no debería ser el último recurso, sino una medida preventiva para fortalecer la relación.

Los matrimonios que van a terapia de pareja pueden concluir seguir juntos o, por el contrario, que prefieren divorciarse. Y es que, aunque la finalidad de la terapía de pareja es poner encima de la mesa los problemas sentimentales y encontrar una solución satisfactoria para ambas partes, en muchos casos, especialmente cuando se acude a terapia tarde y sin compromiso, la terapia acaba con la decisión de divorciarse.

Terapia de pareja a tiempo: Cuanto antes se acuda a terapia de pareja más efectiva será, pues se estará más a tiempo de solucionar los problemas. En cambio, cuando más tarde se vaya, esos problemas se podrán haber cronificado y habrá más posibilidades de que la terapia acabe con la decisión de divorciarse.

Implicación y compromiso con la terapia de pareja: La colaboración es importante, pues cuando hay problemas y uno de los esposos propone ir a terapia de pareja, es que se pretende detectar dificultades para superarlas. En función de si el otro miembro de la pareja acepta la propuesta, la existencia de dificultades y comparte el deseo de afrontarlas, más posibilidades habrá de salvar el matrimonio. De no aceptar la propuesta o hacerlo a regañadientes y sin voluntad real, podemos estar en la antesala de un divorcio anunciado.

Con terapia de pareja o mediación del CAF, el carácter amistoso de los divorcios se duplica

Menos del 20% de los divorciados han acudido a terapia de pareja para tratar de superar las dificultades de su matrimonio. La terapia de pareja y la mediación requieren compromiso e intención de solucionar los problemas. Dentro de los matrimonios que se divorcian, los porcentajes de divorcio amistoso son el doble en matrimonios que han acudido a terapia familiar o mediación (CAF o CAEF) que los que no han recibido terapia.

Terapia de parejas - Fotos de Terapia de parejas (2023)

Fotograma de la película 'Terapia de pareja'.

Cuando no hay mediación previa del CAF o terapia de pareja, el porcentaje de divorcios de carácter contencioso es igual o superior al 20%.

El miedo de muchos matrimonios a la terapia de pareja

La mayoría de las parejas evita la terapia de pareja por el miedo a que pueda salir, esas carencias y creencias que si se pusieran encima de la mesa podrían conducir a la conclusión de que la relación no tiene futuro.

Todos los matrimonios pueden ser reforzados a través de la terapia familiar o de pareja, pero cuando falta actitud acudir a terapia puede bloquear a una persona que acabará mostrando una reacción defensiva.

El efecto preventivo de la terapia de pareja

La clave es acudir a terapia de pareja antes de que existan problemas, pues cuando ya existen problemas la función preventiva de la terapía de pareja desaparece. Por eso, a pesar de que se entiende que las parejas van a terapía de pareja para tratar de superar los problemas de pareja, cada vez son más los casos en los que la conclusión de la terapia es la decisión de divorciarse.

Estas cifras ponen a la defensiva a la parte de la pareja que no ha propuesto la medida, existe una actitud inicial poco colaborativa. De hecho, cuanto mayores son los problemas de pareja y más difícil se ve la solución de estos, menos colaboración suele existir.

Ir a terapia de pareja sigue siendo tabú, pues parece que quien va a terapia es porque tiene problemas. Pero no aceptar la existencia de problemas es en sí mismo un problema. De hecho, gran parte de las parejas que van a terapia lo hacen para suplir sus problemas de comunicación, ya sea por la imposibilidad de comunicarse, como por la dificultad de mantener una comunicación profunda y saludable.

Jóvenes o mayores

Cada vez con más habituales en las terapias de pareja los jóvenes. Para analizar esta tendencia hay que tener en cuenta su factor positivo y negativo: Por un lado, es bueno, ya que es síntoma de preocupación por que las parejas sean saludables. Por otro lado, puede significar que cada vez son más habituales las relaciones sentimentales tóxicas entre los jóvenes.

La terapia de pareja se mantiene en las personas de mediana edad e incluso en los mayores, que muchas veces son animados por sus hijos, los cuales llegan incluso a participar en la elección de profesional y en concertar las primeras sesiones.

Hombres o mujeres

Según indican los expertos, la naturaleza femenina tiende a ser más dialogante y comunicativa mientras que la del hombre se centra más en los hechos o acciones. Las mujeres prefieren hablar para solucionar los problemas y los hombres prefieren no hacerlo como herramienta de solucionar esos mismos problemas.

La mujer busca potenciar la comunicación y el hombre correlativamente la evita, de manera que cada vez existe una brecha más grande. A pesar de buscar la comunicación activa, la mujer no lo consigue y trata de comunicarse más cada vez y, por su parte, el hombre tiende a evitar esa comunicación y cuanto más insiste la mujer más hace por evitarlo.

Conclusión de la terapia de pareja y divorcio

Son muchos los recursos existentes en la actualidad: coaches, mediadores, psicólogos, terapia de pareja, etc. El gran problema es tener una relación o matrimonio de cuerpo presente y no hacer nada, pues eso supondrá un trayecto más o menos largo al divorcio a la infelicidad e insatisfacción.

Cada miembro de la pareja evoluciona de una manera y la pareja o familia en su conjunto también. Ya es tiempo de entender y normalizar que no es necesario tener problemas para ir a terapia, precisamente, la finalidad de la terapia debería ser no llegar a tener problemas y solucionar las dificultades existentes a tiempo y de manera amable.

Terapia de Pareja - José Gómez. Psicólogo Humanista. Madrid. Manuel  Becerra, Av. América, Estrella, Moratalaz

Una pareja en terapia de pareja.

Gran parte de los divorcios se podrían haber prevenido con ayuda profesional. No tener ayuda que afiance a la pareja o tenerla tarde o sin la actitud adecuada por las dos partes, puede hacer que parejas viables para estar juntas de forma satisfactoria acaben en ruptura antes o después. De hecho, en ocasiones se suceden relaciones con los mismos patrones, que acaban en ruptura por no haber reforzado las bases, ya sea por sí mismos o por la ayuda profesional adecuada.

COMPARTIR: