01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

¿Por qué te levantas cansado por las mañanas? Aprende a dormir mejor

Existen personas que después de una noche larguísima de sueño, se despiertan por la mañana con una enorme somnolencia en el cuerpo, como si se encontraran aún más abatidos, con una excesiva falta de motivación para hacer sus tareas cotidianas, ni con las más mínimas ganas de levantarse de la cama y con un estado de pereza y cansancio al que no le encuentran ninguna explicación. En muchas ocasiones, algunas personas inclusive habiendo dormido bien, no se sienten lo suficientemente descansados a la hora de comenzar el día.  

Pero, ¿por qué ocurre esto? según especialistas a este estado se le conoce como “la resaca del sueño” ya que cuando las personas despiertan tienen una sensación similar a la que causa una borrachera de una noche como: un débil dolor de cabeza, las extremidades pesadas e inclusive irritación en los ojos.

También, en ciertos casos, esa sensación de cansancio matutino es producto de los problemas que tenemos al momento de dormir o muchas veces de llevar un estilo de vida muy poco saludable, como por ejemplo, no hacer ejercicio físico.

Y es que, dormir bien es uno de los factores claves para disfrutar de una buena salud tanto física como mental. Es cierto que dormir bien no solamente es descansar el número de horas suficientes, sino también de tener un sueño reparador y de calidad, en esta web sobre el descanso podrás ver una de las mejores formas que te permitirán dormir mucho mejor y gozar de un sueño de calidad.

Sin duda, no hay nada peor que despertarse cansado después de haber dormido mucho durante una larga noche, esto puede hacer que durante el día te sientas agotado, malhumorado, que no rindas bien en el trabajo y que no seas capaz de efectuar  todas tus obligaciones diarias. Por eso, es importante que conozcas los verdaderos problemas de sueño más comunes que son los únicos responsables de hacer que te levantes tan cansado por las mañanas. 

  1. Insomnio

Según estudios, el 25% de la población padece de insomnio, un problema muy común a nivel mundial. El insomnio es la imposibilidad de conciliar el sueño o mantenerse dormido durante toda la noche, lo que causa graves problemas para el bienestar de las personas y su buen funcionamiento en el día a día. Y es que las personas que sufren de insomnio normalmente se despiertan cansadas y sienten pesadez a lo largo del día, causando muchas dificultades en la realización de actividades, por ejemplo, en el trabajo.

  1. Estrés

Tener estrés, preocupaciones y nervios durante el día también puede afectar seriamente al sueño y, por ende, a la calidad del descanso. En este caso, para mejorar la calidad del sueño es importante que, antes de irte a la cama intentes dejar a un lado todos los problemas que tuviste a lo largo del día. En caso de que no puedas hacerlo, deberás buscar otras opciones como escuchar música relajante o leer un rato antes de acostarte a dormir para desconectarte.

  1. Colchón desgastado 

Aunque pienses que el colchón de tu cama está nuevo o que tu almohada es estupendamente apropiada para el descanso, si te levantas cansada por la mañana es posible que debas revisarlo todo. Es recomendable que los colchones se sustituyan por uno nuevo pasados los ocho años, así que si la vida útil de tu colchón ya ha superado este período de tiempo, lo mejor será que te compres otro. Con respecto a las almohadas, las de látex y las de aloe vera son las mejores para optimizar el descanso.

  1. Alteración del ciclo del sueño

Independientemente de que hayas dormido ocho, diez o doce horas durante una noche, aún asi no conseguirás descansar completamente si tu sueño no tiene calidad. En cuanto al descanso tienes que tener muy claro que: no importa la cantidad, sino la calidad. Y la calidad se obtiene respetando el ciclo del sueño. Y este ciclo se divide en cinco etapas que duran aproximadamente 90 minutos. Las dos primeras etapas tienen como nombre “ligera”, las dos segundas “profunda” y la tercera se llama “fase REM”. Si una de estas etapas se ve interrumpida, sin importar la causa, el ciclo del sueño deberá volver a empezar y eso provocará que no descansemos lo suficiente haciendo que nos levantemos muy cansados por la mañana.

  1. Malos hábitos del sueño

El cuidado del sueño depende de aquellos hábitos y prácticas que hacemos a la hora de acostarnos y que afectan de manera positiva el cómo dormimos. Ejemplo, si vemos la televisión por las noches o tenemos un cojín incómodo, las posibilidades de interrumpir el sueño reparador son bastante altas. Otras prácticas que influyen positivamente en cómo dormimos son: la dieta saludable, el ejercicio físico, evitar los estimulantes, no abusar de la alimentación, acostarse y levantarse a la misma hora, entre otros.

  1. Dormir con el móvil cerca

Las radiaciones que trasmiten los teléfonos móviles hacen que el ciclo circadiano se altere, lo cual hace que no descansamos debidamente, por lo que nos desvelaremos con facilidad varias veces durante la noche y tendremos más pesadillas de las normales. Por ello, a la hora de dormir, procura siempre dejar el móvil apagado o en modo avión.

  1. La anemia y la falta de vitaminas 

Si a pesar de haber dormido largas horas, te despiertas cansado por las mañanas o inclusive tienes la sensación de estar agotado siempre, es posible que tengas anemia o una falta de vitaminas. En este caso, lo mejor es asistir al médico para que te indique el tratamiento más adecuado para ti.

  1. No atrases el despertador

Para aquellas personas que siempre optan por los “cinco minutitos más” por las mañanas, este es otro problema que le puede traer consecuencias, ya que cuando una persona retrasa la alarma y vuelve a dormirse, lo hace durante un período de tiempo muy corto en el que no da tiempo a que se complete el ciclo del sueño adecuado. Esto deja una sensación de cansancio mucho más fuerte de la que tenían la primera vez que se despertaron.

  1. Apneas del sueño

Es uno de los trastornos del sueño más frecuentes, en el que la persona mientras duerme deja de respirar durante algunos segundos, lo cual hace que el cuerpo se vea en la obligación de buscar oxígeno respirando profundamente. El hecho de que se paralice la respiración mientras duermes hace también que se interrumpa el ciclo del sueño, que no descanses bien y que te levantes muy cansado por las mañanas. 

COMPARTIR: