16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los presuntos timadores engañaron a los afectados mostrándoles una falsa fianza y una supuesta cuenta en Gibraltar con más de 20 millones de euros

Detenidos dos empresarios por estafar 100.000 euros para una empresa 'gancho' contra la Covid

Arco desinfectante contra el Coronavirus
Arco desinfectante contra el Coronavirus
Dos empresarios gallegos y una tercera persona han sido detenidos por la presunta estafa de unos 100.000 euros a dos hombres de negocios de la localidad de A Coruña. El engaño consistió en la creación de una supuesta empresa contra el Coronavirus de la que iban a formar parte los perjudicados y la solicitud del dinero para llevar a cabo su tarea. Para convencer a los empresarios, los detenidos utilizaron cuentas falsas y un supuesto aval de 750.000 euros.

Los empresarios Carlos García Martín y Carlos Orozco han sido detenidos por la Policía Nacional de A Coruña por un supuesto delito de estafa a dos empresarios a los que habrían engañado para que les entregaran miles de euros utilizando como excusa la creación de una falsa empresa. A estas detenciones se les une la imputación de una tercera persona que presuntamente colaboró para llevar a cabo este delito.

El engaño, causa de estas detenciones, se produjo el pasado mes de agosto, cuando García Martín y Orozco presuntamente convencieron a dos empresarios para formalizar la creación de una empresa dedicada a la lucha contra el Coronavirus. Según estos, la empresa fabricaría y distribuiría un arco nebulizador que utilizaría un producto desinfectante de origen italiano del que los perjudicados serían sus distribuidores exclusivos. Para llevar a cabo la supuesta tarea de la empresa, los detenidos explicaron que necesitaban 200.000 euros que serían aportados a partes iguales por todos los socios.

Juzgado de A Coruña en el que han declarado los implicados en el caso.

Con la intención de ganarse la confianza de los empresarios perjudicados, Carlos García Martín y Carlos Orozco habrían asegurado a los estafados que habían depositado una fianza de 750.000 euros para la distribución del producto y que habían comprado productos relacionados por un valor de 20.000 euros. Y además, según la Policía, mostraron a las víctimas una supuesta cuenta en Gibraltar en la que tenían 20 millones de euros para que comprobasen su solvencia como empresarios. Se calcula que la cantidad estafada a sus víctimas gracias a este engaño es de alrededor de 100.000 euros. 

Esta es la última polémica que ha rodeado al empresario Carlos García Martín, que acumula una trayectoria empresarial salpicada por problemas judiciales y centrada principalmente en el mundo de la hostelería y de las ópticas. Algunos empleados de sus negocios han denunciado en ocasiones el impago de sus nóminas, aunque el empresario lo ha negado en todo momento.

Su escándalo más mediático tuvo lugar en el año 2002, cuando la Policía Nacional de Santiago, en colaboración con la Policía Local de A Coruña, irrumpía en las oficinas de un banco falso creado por García Martín para llevarse detenido al empresario coruñés. Este fue acusado de estafa y de un delito contra los trabajadores, ya que se había hecho pasar por el director territorial de un supuesto banco americano utilizando una identidad falsa. Respecto a este episodio, por el que el empresario pasó más de diez meses en prisión, Carlos García Martín declaró que se trató de un error de hace 20 años por el que estaba dispuesto a dar la cara.

Después de aquello, Martín ha tratado de hacerse con varios negocios, como la compra del grupo Ipasa, factoría coruñesa de pan congelado o la de Isidro 1952, empresa dedicada al pescado, compras nunca llegaron a producirse. Antes de esta última supuesta estafa, el empresario coruñés trató de entrar en el sector de la comunicación con la adquisición de la editora de El Correo Gallego, aunque su compra fue cancelada en extrañas circunstancias tras ser firmada ante notario.

Trabajadores de Isidro 1952, empresa que trató de comprar uno de los implicados en el caso.

Las previsiones en cuanto a la estafa a los dos empresarios no son nada halagüeñas para García Martín y su socio, que en futuro conocerán la resolución del caso, las posibles indemnizaciones a los empresarios afectados y si deberán entrar en prisión para pagar por este presunto delito.

COMPARTIR: