16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La mujer, de 73 años de edad y vecina de Coria del Río, sufría patologías previas graves y era uno de los tres casos confirmados este año

Primera víctima mortal este verano del 'Virus del Nilo': Cómo afecta esta enfermedad

El mosquito que transmite el virus.
El mosquito que transmite el virus.
Continua el goteo de casos del virus del Nilo en este 2021. Sevilla notificaba esta semana tres casos de la infección, dos de los cuales se han producido en el municipio sevillano de Coria del Río y el tercero, en Villamanrique de la Condesa. El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) ha advertido de que la circulación del 'virus del nilo' se expandirá a nuevos territorios de España.

El 'virus del Nilo' ha vuelto a despertar la alarma entre las autoridades sanitarias. Este viernes, una mujer vecina de Coria del Río, de 73 años de edad y con patologías previas graves -según señala el SAS en una nota de prensa-, ha fallecido víctima de la enfermedad. 

Además, otra mujer permanece ingresada en el hospital con una meningoencefalitis vírica y una tercera, del municipio de Villamanrique de la Condesa, está recibiendo tratamiento médico en su domicilio.

Las tres mujeres residentes en Sevilla son hasta la fecha los primeros casos confirmados de esta infección en lo que va de verano, tras el brote que se detectó en la zona en agosto de 2020.

Entonces, el virus afectó a varias decenas, causando la muerte de seis personas. En toda España, el año pasado se detectaron 76 casos del ‘virus del Nilo’, de los que 40 estaban confirmados y 36 era probables, y nueve personas fallecieron a causa de la infección.

Aumento de casos

Un estudio epidemiológico realizado por el Centro de Control de Alertas y Emergencias del Ministerio de Sanidad y el Instituto de Salud Carlos III advierte de una gravedad sin precedentes en cuanto al aumento de casos de este virus en los meses de agosto y septiembre. La llegada del verano y, con ello, el aumento de las temperaturas, augura la circulación del virus por nuevos lugares en el territorio español.

El mosquito que transmite el virus. 

La forma de transmisión del virus es también una de las preocupaciones de las autoridades sanitarias, al propagarse a través de la picadura de un mosquito. La llegada del verano podría aumentar considerablemente la presencia de estos insectos y, con ello, los brotes de contagios de una infección que puede causar cuadros neurológicos graves. Además, a pesar de que en aquellos lugares donde nunca se ha detectado el virus el riesgo es menor, la previsión de una extensión continua no da lugar a la tranquilidad.

Desarrollo de la enfermedad

Tal y como estima la Organización Mundial de la Salud, hasta en un 80 por ciento de los casos la infección es asintomática y su periodo de incubación fluctúa entre los tres y los catorce días. En lo que concierne a las formas de transmisión, la OMS señala: “La infección del ser humano suele ser el resultado de las picaduras de mosquitos que se infectan cuando pican a aves infectadas, en cuya sangre circula el virus durante algunos días. El virus pasa a las glándulas salivales del mosquito, que cuando pica puede inyectar el virus a los seres humanos y los animales, en los que luego se multiplica y puede causar enfermedad”. Los casos sintomáticos, en torno a un 20% de los contagiados, suelen desarrollar la fiebre del Nilo occidental, un padecimiento “que se caracteriza por fiebre, dolores de cabeza, cansancio, dolores corporales, náuseas, vómitos y, a veces, erupción cutánea (del tronco) y agrandamiento de ganglios linfáticos”, apuntan desde la OMS.

En el peor de los casos, según las estimaciones de la OMS en 1 de cada 150 pacientes, el virus puede causar una seria infección neurológica que “puede presentarse en personas de cualquier edad, si bien los mayores de 50 años y las personas con inmunodeficiencia (por ejemplo, pacientes que han recibido trasplantes) tienen el mayor riesgo al respecto”. Esta dolencia surge con la inflamación de las meninges y el cerebro y contempla un largo periodo de recuperación que puede alargarse durante meses. El pronóstico, según lo declarado a Efe por el citado doctor Cisneros, es incierto: “el pronóstico es muy variable, dependiendo del tipo de virus y del paciente, y va desde la recuperación completa que es común, o la curación con secuelas, hasta el fallecimiento, que puede alcanzar al 10 % de los pacientes con meningoencefalitis”.

COMPARTIR: