22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este nuevo producto ELIMINA LAS BARRERAS VERBALES, favorece el reconocimiento facial y es ecológica y reciclable

La revolución de las nuevas mascarillas llega a España con 'Oliv', la mascarilla transparente de Mascarillas Béjar

Desde Mascarillas Béjar y MSM Tech no han parado de desarrollar su producto hasta lograr la mascarilla perfecta, una que, además de transparente, cumpliera todas las exigencias sanitarias de calidad. Esta innovadora mascarilla soluciona la incomunicación verbal de los colectivos que necesitan la lectura de los labios, favorece la visibilidad del lenguaje y es anti vaho. Además resuelve graves problemas de seguridad por falta de reconocimiento facial, y es ecológica y reciclable.

Desde Mascarillas Béjar y MSM Tech no han parado de desarrollar su producto hasta lograr la mascarilla perfecta, una que, además de transparente, cumpliera todas las exigencias sanitarias de calidad y confort que definen desde siempre el trabajo de esta compañía salamantina. Las nuevas mascarillas ergonómicas de policarbonato eco con filtros anti-Covid de grado quirúrgico IIR y sellado de seguridad con silicona de grado alimenticio skincare, son el gran paso hacia el futuro que demandaba la sociedad. Sumándole una perfecta adaptabilidad al rostro gracias a su diseño ergonómico, este modelo se oferta en tres tallas distintas (XS, M, L).

Esta innovadora mascarilla, al ser transparente, da respuesta a las necesidades que la sociedad ha demandado durante toda la pandemia, y soluciona la incomunicación verbal de los colectivos que necesitan la lectura de los labios y que han sufrido un año y meses de graves dificultades relacionales, sintiendo en muchas ocasiones una inadaptación grave a la realidad en la que viven.

La mascarilla Oliv de mascarillas Béjar. 

En este sentido, la tecnología de mascarillas Béjar también favorece la educación, que precisa de la gesticulación y comunicación sin barreras visuales ni interferencia. Por eso, esta mascarilla será una gran aliada en todo tipo de instituciones educativas, charlas, conferencias, y cualquier comparecencia o discurso público, social, político o económico, así como en todo tipo de situaciones cara al público, como en trabajos de atención al cliente, hoteles, recepciones de congresos, restaurantes, aeropuertos, etcétera.

Además, resuelve también graves problemas de seguridad por falta de reconocimiento facial en instituciones, bancos, notarías, aduanas o controles de identificación que, por miedo a la gotícula aerosólica, en muchas, ocasiones no piden la comprobación perceptiva para, de este modo, garantizar la seguridad de los trabajadores, que no exigen la retirada de la mascarilla para la identificación.

Ecología y reciclaje

Por último, hay que destacar que la mascarilla es totalmente ecológica, con un policarbonato reciclable cien por cien, lo cual implica substituir los millones de mascarillas que han contaminado el medioambiente, los mares y todo el proceso costosísimo de su reciclado, por una sola unidad de largo uso si se mantiene adecuadamente.

Por otra parte, y pensando en la visibilidad estética, conlleva dos cualidades adicionales, elimina la barrera solar evitando el efecto antifaz durante el verano y, por otro lado, generará un impulso a la industria cosmética, tan dañada durante el uso de la mascarilla opaca en más de este año y medio, generando así mismo otro acicate para la maltrecha economía de la sociedad.

Todos sus usos son, por lo tanto, de una altísima utilidad para la actual situación de la pandemia, donde además estamos en un proceso de inmunización paulatina y elevada de los grupos de riesgo, consiguiendo poco a poco una situación de bajas incidencias que permiten ir avanzando en novedades como esta, que van a liberar colectivos y situaciones como las indicadas y que hemos tenido que sufrir en los meses más duros de esta pandemia sin las ansiadas vacunas.

COMPARTIR: