24 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Es un modelo matemático basado en los patrones de movilidad de las personas y en el censo de las poblaciones afectadas

El físico Jesús Gómez-Gardeñes lidera un proyecto que predice los riesgos de contagio del coronavirus en España

El físico Jesús Gómez-Gardeñes lidera este proyecto
El físico Jesús Gómez-Gardeñes lidera este proyecto / Heraldo
Un grupo de investigadores de la Universidad de Zaragoza (UZ) y de la Universitat Rovira i Virgili (URV) de Tarragona, liderados por el físico Jesús Gómez Gardeñes, han creado un mapa que permite predecir el riesgo de nuevos casos de contagio en todos los municipios del territorio nacional. Esta herramienta permitiría a los investigadores anticiparse a la propagación del COVID-19 y tomar medidas de control eficaces.

Continúa el goteo incesante de noticias relacionadas sobre nuevos casos de coronavirus (COVID-19) en España. Por ello, investigadores, físicos y científicos se han puesto manos a la obra para que el virus no continúe con su propagación por todo el territorio nacional.

Hay un grupo de investigadores que se ha desmarcado respecto a los demás en la búsqueda de un sistema que ayude a proporcionar un control sobre el contagio. El grupo está formado por personal de la Universidad de Zaragoza (UZ) y de la Universitat Rovira y Virgili (URV) de Tarragona y liderado por el físico Jesús Gómez-Gardeñes.

Todos ellos han creado un mapa que permite predecir el riesgo de nuevos casos de contagio en todos los municipios de España, basándose en un modelo matemático que analiza los patrones de movilidad de las personas y el censo de las poblaciones afectadas. Con esta herramienta, lo que se conseguiría es que los investigadores se anticipen a la propagación del virus y tomar medidas de control eficaces y eficientes.

Jesus_Gomez_Gardenes_2

El físico Jesús Gómez-Gardeñes

La persona que comanda este proyecto, Jesús Gómez-Gardeñes, explicaba en una entrevista que "el reto ha sido adaptar nuestros modelos a las particularidades de los patrones epidemiológicos del COVID-19, que se han ido sabiendo en estas últimas semanas".

"Hemos tenido en cuenta la posibilidad de contagio de los individuos asintomáticos, lo que dificulta enormemente la trazabilidad de los contagios secundarios de los casos detectados y dota al virus de una gran movilidad silenciosa.", señala el físico, que además es profesor en el Departamento de Física de la Materia Condensada de la Facultad de Ciencias de la Universidad de Zaragoza.

Un método para que no haya histeria colectiva

Este método ayudaría a que no cunda el pánico ni la histeria en la sociedad. Como, por ejemplo, con la compra de mascarillas y geles desinfectantes, que algunas fuentes interesadas han señalado como imprescendibles para luchar contra esta epidemia, y que se ha disparado en nuestro país. De hecho, la semana pasada la demanda de mascarillas creció un 8.000 por ciento con respecto a la misma fecha de 2019, según la Federación de Distribuidores Farmacéuticos (Fedifar).

En España se han agotado en casi todas las farmacias y centros comerciales las mascarillas y solo pueden ya adquirse vía Amazon, donde la más barata cuesta 8,99 euros y la más cara 149,99 euros. La patronal da por supuesto un considerable incremento en estos últimos días donde se habrá disparado la demanda, más desde el llamamiento público de la Organización Mundial de la Salud para que el mundo se prepare para una “potencial pandemia”. Pero, lo más importante, es que las más vendidas, sin embargo, están pensadas para evitar que una persona enferma contagie, no para proteger a una sana.

Mascarillas

Es habitual ver a la población china con mascarillas

Las peticiones diarias de mascarillas han sido de unas 80.000 unidades en el conjunto de las farmacias españolas, mientras que antes solo llegaban a una media entre 8.000 y 10.000 mascarillas. “No podemos hablar de desabastecimiento porque las empresas siguen fabricando y suministrando, pero no al ritmo que pide el mercado. Esto es normal, ya ningún producto soporta un aumento de una demanda semejante”, ha aseguró la semana pasada un portavoz de Fedifar.

Instrucciones para la policía

El protocolo sanitario en España está muy bien recogido en las instrucciones que han recibido los agentes de la Policía Nacional. La Unidad de Prevención de Riesgos Laborales ha elaborado un plan detallado para la Policía Nacional sobre que hacer en caso de coronavirus.

El primer paso es pura información sobre este virus de carácter respiratorio, detectado en Wuhan (China) en diciembre de 2019 en un mercado mayorista de animales. La información facilita cuáles son los países de propagación: China, Tailandia, Japón, Corea del Sur, Australia, Brasil e Italia. Además, la información también señala que la Organización Mundial de la Salud (OMS) cita que la probable fuente primaria de propagación han sido los animales.

La segunda hoja es la de instrucciones. En ella se le explica a la Policía el uso de las mascarillas. Para ponérselas primero hay que tener una buena higiene en las manos, solo se usan una vez y si hay que utilizar gafas hay que quitárselas antes.

En cuanto a los síntomas de los pacientes hay que comprobar si tienen fiebre, tos seca, dolor de garganta y una mala respiración. La hoja concluye indicando las vías de contagio que tiene el coronavirus, mediante vía respiratoria y con el contacto directo. El virus puede incubarse entre 2 y 14 días.

Mascarillas_2

Los aeropuertos son los lugares que más se están vigilando

El tercer y último folio habla de las recomendaciones. Principalmente el uso de guantes, lavarse las manos, cubrirse boca y nariz cuando se estornude, la utilización de mascarillas, evitar aglomeraciones y limpieza con lejía, un desinfectante con el que hay que actuar en cinco minutos.

El texto también incide en los vuelos de China, ahora también del norte de Italia, ya que los agentes aeroportuarios deberán llevar guantes, mascarillas, un correcto lavado de manos y que estén atentos por si detectan personal sensible en el puesto fronterizo. 

COMPARTIR: