29 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La teoría más aceptada sostiene que el virus saltó de los murciélagos a los mamíferos y de ahí al ser humano

Richard Dearlove, exjefe del MI6 británico: El coronavirus se creó por un laboratorio en China

Richard Dearlove, exjefe del M16 británico.
Richard Dearlove, exjefe del M16 británico.
Richard Dearlove, exjefe del MI6, servicio de inteligencia Secreto del Reino Unido, asegura que el COVID-19, fue creado por científicos de un laboratorio chino en Wuhan y que debido a un accidente se escapó. El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, apoya esta hipótesis al igual que muchos científicos en todo el mundo.

Una de las primeras teorías del virus que contó con el mayor números de seguidores fue el origen animal y que pasó a los seres humanos en un mercado de animales vivos ubicado en el epicentro de la pandemia, la ciudad de Wuhan. Sin embargo, una segunda hipótesis, que mandatarios como el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump mantienen, afirma fue que el virus fue creado en una laboratorio de la ciudad china de Wuhan.

En este sentido Richard Dearlove, exjefe del MI6, servicio de inteligencia Secreto del Reino Unido, asegura que el coronavirus Sars-COV-2, más conocido como COVID-19, fue creado por científicos de un laboratorio y por un accidente se escapó. 

Dearlove dirigió esta agencia de inteligencia británica entre 1999 y 2004 y añadió que además, según las investigaciones, la cepa mortal no nació de una manera natural, sino que en su secuencia genética puede verse la modificación de científicos.

El señor C

“El señor C” como se lo conocía durante sus años al frente del Servicio Secreto del Reino Unido, dijo que un artículo científico publicado esta semana por un equipo de investigación noruego-británico sugería que los elementos clave en la secuencia genética del nuevo coronavirus habían sido introducidos y podrían no haber evolucionado de una forma natural como muchos piensan. 

Dearlove reiteró su postura acerca de la credibilidad de esta teoría debido a una investigación hecha por el profesor Angus Dalgleish del Hospital St. George’s de la Universidad de Londres y el virólogo noruego Birger Sorensen, con el nombre de “virus de Wuhan”.

Dicha investigación confirma la tesis de Dearlove, ya que según esta hipótesis es que mientras los científicos chinos realizaban experimentos, el COVID-19 pudo haberse escapado de algún murciélago al que estaban manipulando y de esta forma el virus llego al mercado de animales vivos.

El exjefe de los Servicios Secretos Británicos.

“Creo que esto comenzó como un accidente. He leído este documento muchas veces en borrador y creo que la importancia del informe es que es hecho por dos importantes científicos", expresó Dearlove. Además, según  la percepción del exfuncionario que perteneció durante unos 38 años a los Servicios de Inteligencia de Reino Unido, las nuevas pruebas servirían para hacerle pagar al gobierno chino el mal causado a las vidas humanas y a las diferentes economías de los países que se vieron afectados por los confinamientos y cuarentenas que detuvieron sus industrias en las diferentes partes del mundo.

La investigación de los científicos británicos y noruegos choca con otra gran parte de la comunidad investigadora que sugiere que el Sars-CoV-2 nació a partir de causas naturales, saltando de murciélagos o pangolines a humanos. La versión de Pekín, mientras, sugiere que todo se originó en un mercado de Wuhan. Sin embargo, en ese lugar no se vendían ni murciélagos ni pangolines.

Dearlove asegura  que durante los próximos días se publicará un análisis que confirma su teoría ya que indican la manipulación intencionada por parte del gobierno chino. Del mismo modo si estas afirmaciones se comprueban, según aseguran Dearlove y varios científicos incluyendo el primer mandatario de los Estados Unidos, pondría el gobierno de China en aprietos.

El coronavirus ya ha provocado más de 380.000 muertes y más de 6 millones de infectados en todo el mundo, creando una crisis económica global y sanitaria.

COMPARTIR: