22 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Son indispensables durante la actividad deportiva, una criticada medida que afecta a 180.000 deportistas no profesionales solo en Madrid

El coronavirus hunde al deporte aficionado: El uso obligatorio de mascarillas desata la polémica

El fútbol constituye la comunidad deportiva que con más fuerza se ha opuesto al uso obligatorio de la mascarilla.
El fútbol constituye la comunidad deportiva que con más fuerza se ha opuesto al uso obligatorio de la mascarilla.
Tanto el deporte no profesional como particularmente el deporte de base han vuelto tras meses de inactividad por la pandemia. Su reanudación no está exenta de polémica, pues las medidas de seguridad condicionan su normal funcionamiento. En este sentido, la decisión de exigir a los deportistas el uso obligatorio de mascarilla mientras realizan su actividad es el epicentro de una controversia sigue aumentando día a día.

El mundo del deporte está sufriendo como pocos sectores las consecuencias del coronavirus. A nivel profesional, prácticamente no hay disciplinas donde se permita la entrada de público como se hacía en los momentos previos a la pandemia. Además, se han habilitado burbujas de aislamiento y estrictos protocolos que permiten tener controlados a los deportistas a nivel sanitario, identificando inmediatamente potenciales positivos. Todo con el objetivo de evitar, en la medida de lo posible, nuevos contagios por Covid-19.

Sin embargo, las competiciones deportivas no profesionales no han corrido la misma suerte. Esto se percibe especialmente en comunidades autónomas como Madrid, que poseen un enorme entramado capaz de albergar cientos de actividades no profesionales vinculadas al mundo del deporte, que llevan meses sin disputarse. Sin embargo, este parón ha llegado a su fin. De hecho, ejecutivo madrileño ha sido uno de los primeros en anunciar su intención de dar luz verde a la reanudación de competiciones de deporte no profesional y entrenamientos.

Y es que, a mediados del mes de julio, el Consejo Superior de Deportes (CSD) publicó un protocolo para la vuelta del deporte no profesional, que fue suscrito por todas las autonomías, además de otras instituciones relevantes en este ámbito como el Comité Olímpico Español o múltiples federaciones deportivas. Pese a lo positivo del acuerdo, un asunto sigue generando no poca polémica, el de la obligatoriedad de la mascarilla.

Hay que recordar que esta es la medida más controversial del protocolo, que contempla su uso en todos los casos salvo en ciertas excepciones, entre las que destacan las actividades deportivas al aire libre que permitan una distancia de seguridad de 1,5 metros, los deportes individuales de alta intensidad en interior si las instalaciones donde se practican están equipadas por mamparas individuales y laterales que posibiliten la separación de los deportistas, así como el entrenamiento y competición de deportes federados para aquellos conjuntos que participen en torneos de ámbito nacional. Eso sí, siempre en grupos no superiores a seis personas.

Estos supuestos, muy específicos, obligan a la práctica totalidad de los deportistas no profesionales a usar la mascarilla, pues, por citar un ejemplo revelador, la mayoría de las disciplinas de equipo (fútbol, baloncesto, rugby, hockey, karate, voleibol…) requieren de contacto continuo.

Por ende, en consonancia con esta normativa, sus practicantes han de llevar la mascarilla permanentemente. Solo en Madrid, 28 disciplinas y más de 180.000 deportistas están obligados a llevar esta prenda protectora. Otras medidas que contempla el protocolo son la reducción del aforo de las instalaciones deportivas al 50% y la implementación de un horario por parte de estas que no puede exceder las 22:00 horas.

Un debate encendido

En comunidades autónomas como Galicia, la obligatoriedad de la mascarilla no ha sido acogida precisamente con los brazos abiertos y, de acuerdo con lo publicado con La Voz de Galicia, algunas federaciones, como la de fútbol, se están planteando posponer la reanudación de su disciplina hasta enero, en tanto que no consideran viable una vuelta a los terrenos de juego con mascarilla.

En Madrid, hay un conflicto abierto entre las autoridades sanitarias y los padres de los niños que juegan al fútbol. Estos últimos alegan que no se entiende cómo no se exige la mascarilla a la gente que practica running y, sin embargo, los más pequeños están obligados a llevarla, una postura apoyada por la federación de fútbol de esta comunidad.

Los niños también tienen que adaptarse a esta nueva normalidad deportiva. 

Sin embargo, entidades como el Grupo de Cooperación de la Asociación Española de Pediatría se han posicionado a favor del uso obligatorio de mascarilla en menores, tanto en el fútbol como en cualquier otra actividad deportiva, pues sostienen que estos pueden ser un foco de contagio, especialmente para los demás.

En esta línea, otras organizaciones médicas se han manifestado en el mismo sentido que los pediatras. El Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos y la Sociedad Española de Medicina del Deporte han emitido un comunicado en el que inciden en la importancia de la mascarilla durante la actividad deportiva como un método eficaz de evitar contagios.

En el documento, subrayan la necesidad de cambiar la mascarilla periódicamente, cuando esta se ensucie o humedezca con la actividad física y, además, sus primeras investigaciones sobre el rendimiento deportivo concluyen que solo las mascarillas FFP2 lo disminuyen, no habiendo problema alguno con las quirúrgicas.

COMPARTIR: