21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Varios ministerios y Comunidades Autonómas como Canarias y Baleares se han posicionado a favor, mientras Sanidad no es partidario

El futuro pasaporte sanitario y su viabilidad turística provocan serias discrepancias en el seno del Gobierno

Pasaporte vacunal
Pasaporte vacunal
Las discrepancias dentro del Gobierno respecto a la implantación del pasaporte vacunal se han dejado ver en los últimos días. Como defensoras del mismo se han posicionado ministras como Maroto y Calviño, mientras representantes del Ministerio de Sanidad, como el director del CCAES, Fernando Simón, lo descartan de momento, alegando que todavía "hay mucho trabajo previo". Las CC.AA. empiezan a posicionarse y ya hay varias que lo reclaman.

Ministras como la de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, o la de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño han defendido en los últimos días la implantación de un pasaporte vacunal para garantizar una movilidad segura entre los viajeros.

En este sentido, Maroto aseguraba recientemente que el Gobierno está trabajando en mecanismos en esta línea para establecer protocolos comunes y que genere la confianza que necesitan los viajeros para recuperar viajes seguros.

No obstante, la medida no convence a todos, como lo puso en evidencia, recientemente, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES), Fernando Simón, quien ha rechazado que, por ahora, se vaya a crear un pasaporte de vacunación Covid-19, señalando que antes de implantarlo hay que hacer "mucho trabajo de fondo".

Fernando Simón

La postura de Simón concuerda con la manifestada por la propia Organización Mundial de la Salud (OMS) que se ha mostrado en contra de llevar a la práctica la medida del pasaporte sanitario. Desde el organismo se pide a los países que no pongan como requisito la presentación de un documento que acredite estar vacunado contra la COVID-19, pues, según ha señalado, "todavía se desconocen las repercusiones de las vacunas en la reducción de la transmisión además de que todavía la disponibilidad de la vacuna es limitada".

La Comisión Europea tampoco lo tiene claro, de momento,  y considera prematuro la disposición de certificados inmunitarios para fines distintos a los exclusivamente sanitarios.

Comunidades autónomas a favor

Diversas comunidades autónomas también se han posicionado respecto al pasaporte vacunal como Baleares que se ha ofrecido como destino piloto en caso de que se aplique dicho documento. En concreto, la presidenta de Baleares, Francina Armengol, reclamó, recientemente, a la ministra de turismo Maroto que el archipiélago sea la prueba piloto de este sistema de control sanitario.

Por su parte, el consejero de Sanidad de Madrid, se ha mostrado convencido de que habrá que avanzar hacia un "pasaporte de inmunización" como el que se ha puesto en marcha en los países más adelantados en la vacunación frente al Covid-19, poniendo como ejemplo Israel. "Creo que es algo en lo que tenemos que avanzar sin ningún género de dudas", ha manifestado Escudero.

La Junta de Andalucía ha pedido, asimismo, un tipo de salvoconducto viajero para las personas que hayan recibido la pauta completa de vacunación, de modo que pueda reabrirse el turismo en Andalucía.

También se ha mostrado partidario el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, de una acreditación de inmunidad ante la COVID-19 con el objetivo de favorecer la movilidad de personas y, singularmente, del turismo.  "Somos partidarios, sin entrar en el contenido y alcance del pasaporte", ha asegurado el mandatario autonómico.

COMPARTIR: