25 de enero de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los mejores consejos para cuidar la piel en invierno

La piel es nuestro escudo protector. Este órgano se encuentra expuesto a millones de factores externos que luchan por arrebatarle su lozanía y vitalidad, sobre todo cuando llega el invierno. Para lucir una piel radiante y saludable todo el año, es necesario extremar sus cuidados durante el invierno. Sigue leyendo si quieres descubrir nuestros secretos de belleza para cuidar la piel en esta estación.

Extrema los hábitos diarios

Si quieres mantener tu piel en las mejores condiciones, en invierno hay que extremar su cuidado. Los cambios de temperatura a los que nos sometemos permanentemente, la humedad, el frío y la calefacción tienen un efecto demoledor sobre la apariencia de la piel. Incluye cremas nutritivas que permitan una perfecta renovación celular e induzcan la producción de colágeno. Las cremas hidratantes de uso diario deben contener antioxidantes, retinol, ceramidas y ácido hialurónico, entre otros. También es importante incluir un bálsamo labial y no descuidar el cuidado de la piel de manos y pies.

Encuentra la rutina facial perfecta

Tu rostro es tu carta de presentación y debes dedicarle mucho cuidado, sobre todo en invierno. Cuando la piel se expone a las temperaturas del invierno, se producen efectos adversos que pueden deteriorarla. La piel del rostro sufre el viento, el frío y la lluvia, por lo que se volverá más tirante y apagada. Además, el frío reduce la función de las glándulas sebáceas, que nutren y protegen la piel frente a los agentes externos. La piel, entonces, pierde la capacidad de retener el agua, y eso provoca sequedad en el rostro e incluso grietas. Por eso, debes escoger los productos perfectos para cuidar tu piel. Si no sabes cuáles productos elegir, puedes probar los de la Abiby Beauty Box. Gracias a esta caja de entrega mensual, recibirás en tu hogar los mejores cosméticos para el cuidado de tu rostro. Estos productos se adaptan no solo a la temporada del año, sino a tu tipo de piel.

Bebe mucho y consume alimentos saludables

La hidratación es fundamental tanto por dentro como por fuera. Bebe diez vasos de agua cada día, evita las bebidas azucaradas y el alcohol. Una alimentación natural y balanceada es el complemento ideal para una piel radiante y llena de vitalidad.

Reduce el consumo de embutidos, carnes rojas, sal, harinas refinadas, azúcar y dulces.

No comas comida chatarra, sino fruta y verdura. No bebas jugos enlatados. Son mejor los jugos naturales, las hortalizas frescas y las verduras de hoja verde, como la espinaca y la acelga. El aguacate, los frutos secos y germinados no pueden faltar en tu dieta diaria. Aprovecha la temporada y bebe infusiones caldas depurativas y diuréticas.

Mantente al día con tu rutina de ejercicios

Durante el invierno los vasos capilares se retraen, disminuyendo la irrigación sanguínea hacia las capas externas de la piel. El efecto inmediato es la falta de oxígeno y nutrientes, y el cambio del aspecto de la piel. Durante esta temporada la renovación celular se realiza muy lentamente y se produce una acumulación importante de células muertas. Es importante, por lo tanto, realizar actividad física para mejorar la irrigación sanguínea y favorecer la oxigenación y la nutrición celular. Combinando el ejercicio con las rutinas de limpieza, exfoliación e hidratación de la piel, lucirás una piel radiante y más joven, sin importar la temporada del año.

COMPARTIR: