09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El abogado Alberto García Cebrián analiza las claves de estas cláusulas "morales", que penará también a las parejas que convivan sin estar casadas

Preocupación en Indonesia ante la reforma del Código Penal: Un año de cárcel por infidelidad

El Cierre Digital en Matrimonio en Indonesia.
Matrimonio en Indonesia.
Una nueva reforma del Código Penal en Indonesia ha provocado la polémica. Entre las medidas más sorpresivas se encuentran la pena de un año de cárcel por infidelidad matrimonial y la de seis meses de prisión por convivir fuera del matrimonio. El abogado Alberto García Cebrián analiza para elcierredigital.com las claves de una reforma que afectaría también a los turistas y a las personas del colectivo LGTBI.

Polémica reforma del Código penal en Indonesia incorporando cláusulas “morales”. Destacan la pena de hasta un año de cárcel por practicar sexo fuera del matrimonio (en cualquiera de sus formas) y la pena de seis meses de prisión a las parejas que convivan sin estar casados.

Según ha trascendido, con esta reforma legal “el objetivo es proteger la institución del matrimonio y los valores indonesios, al tiempo que se protege la intimidad de la comunidad y se niega a terceros el derecho de denunciar este asunto o a hacer de jueces en nombre de la moralidad”.

Está reforma legal entrará en vigor progresivamente hasta 2025 y será aplicable tanto a los indonesios como a los extranjeros, incluyendo por tanto a los turistas. Existe una grave preocupación en el sector del turismo por el riesgo de que estas penas desincentiven a los turistas a viajar a Indonesia, lo que podría suponer una gran merma económica para el país. Además, como es lógico, puede espantar a gran parte de la inversión extranjera que se lo piense dos veces antes de desarrollar sus proyectos económicos en Indonesia al ser un país que se orienta hacía la restricción de los derechos fundamentales.

Al menos estos delitos no serán de carácter público, de manera que no podrán perseguirse de no existir denuncia de un allegado directo: el padre, el cónyuge o el hijo del presunto infractor o infractores.

En resumen, en territorio indonesio no se podrá mantener sexo de no ser dentro del matrimonio y no se podrá convivir de no estar casados. No debemos de olvidar que el matrimonio se concibe en Indonesia como el vínculo heterosexual entre un hombre y una mujer, de manera que literalmente condena al colectivo LGTBI y a las relaciones homosexuales a la ilegalidad y clandestinidad.

Preocupación de turistas y colectivo LGTBI

En España se acaba de aprobar una nueva ley de familias, en plural, que incluye 16 tipos de familias, la infidelidad no supone ningún tipo de incumplimiento legal, pues se pueden tener relaciones sexuales y convivencia con independencia del estado civil, tanto dentro como fuera del matrimonio y pareja de hecho.

Es por ello que impacta como en otros países avanzan en el sentido contrario, recortando gravemente derechos fundamentales y libertades personales que condicionan enormemente la vida de sus nacionales y de los extranjeros que los puedan visitar.

En los términos que se ha aprobado la reforma legal, vamos a poner dos ejemplos:

- Si un turista o trabajador extranjero va a Indonesia y allí conoce a otra persona con la que quiere mantener una relación sexual o incluso se plantea la convivencia, no puede hacerlo sin matrimonio, sería ilegal.

- Si dos personas del mismo sexo mantienen una relación sexual o una relación sentimental con convivencia, igualmente, allí sería ilegal.

Bandera LGTBI.

Ante esta situación se tendría que elegir entre no ejercer su libertad y cumplir con la Ley y la “moralidad de Indonesia”, o actuar en ejercicio de su libertad personal a sabiendas de que su comportamiento va en contra de la ley y puede acarrear penas de prisión.

Podrían ser denunciados por sus propios padres, lo que, con la mentalidad tan intolerante a estos efectos de gran parte de la sociedad en estos países, no sería descartable. En este caso podrían ser condenados a privación de libertad en una cárcel de Indonesia, lo cual puede conllevar un doble sufrimiento, por un lado, la privación de libertad y, por otro, las deplorables condiciones de las cárceles de este tipo de países.

La reforma legal también blinda a los dirigentes del país contra posibles actos de apostía y difamación, lo cual es un claro avance en dirección al intervencionismo que condicionará en gran medida a personas, periodistas y medios de comunicación del país. Son muchas las ONG y asociaciones que están en contra de esta medida y están denunciando este cambio legislativo, pero ya ha sido aprobado por unanimidad de los grupos parlamentarios.

El presidente de la comisión parlamentaria ha llegado a manifestar que “el código antiguo era un vestigio de la era de dominación colonial holandesa, y ya no tiene cabida”.

Se trata de un grave ataque a los derechos más esenciales de las personas en el contexto de un mundo que avanza hacía la tolerancia, libertad e internacionalización social.

Comparación con la situación de la sociedad española

La convivencia sin matrimonio en España es lo más normal e incluso es recomendable, pues siempre es positivo convivir antes de tomar la decisión de contraer matrimonio para que la pareja una vez que conviva pueda tomar la decisión más acertada. De hecho, hasta la convivencia no se conocen del todo los miembros de la pareja y muchos matrimonios se acaban divorciando por haberse casado sin conocerse bien y convivir, dándose cuenta después de que no son compatibles o que no quieren la relación matrimonial. Cada vez son más las familias y parejas que conviven y forman una familia sin matrimonio. Por supuesto que parejas y familias sin distinción ni discriminación de su sexo u orientación sexual.

Pareja.

Incluso dentro del matrimonio, la principal causa de divorcio en España es la infidelidad en la que, al menos en el 50% de los divorcios ha existido infidelidad por al menos uno de los cónyuges. Además, las relaciones sexuales sin matrimonio de parejas o personas que simplemente se conocen y libremente deciden mantener una relación, está perfectamente normalizada.

En Indonesia, por el contrario, no se va a poder mantener una relación sexual antes del matrimonio, pero dentro del matrimonio únicamente se podrá tener sexo con el cónyuge, pues lo que se viene a castigar es el adulterio y las relaciones prematrimoniales. Además, el concepto heterosexual del matrimonio en Indonesia sigue dejando fuera al colectivo LGTBI. Una pareja LGTBI o una homosexual no puede tener sexo ni convivir sin matrimonio, pero tampoco se pueden casar, de manera que directamente se las está criminalizando.

COMPARTIR: