22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

"LAS RECAÍDAS EN EL TABACO PUEDEN TENER SU FIN SI SE UTILIZA EL MÉTODO CARTAGINÉS, UNA TÉCNICA UTILIZADA POR ANÍBAL" señala este médico

El doctor y psicólogo Darío Fernández Delgado repasa los trucos y consejos necesarios para dejar de fumar

El médico y psicólogo clínico de la clínica Legazpi, Darío Fernández Delgado, ha planificado una guía para dejar de fumar de forma saludable para aquellas personas que no se ven capaces de dejar el tabaco. En la guía aparece toda la información que necesita el fumador que quiere convertirse en exfumador. El doctor Fernández cuenta cuáles son las falacias cognitivas que tienen los fumadores y qué tipo de estrategias deben realizar ante determinadas situaciones para no recaer.

El médico y psicólogo clínico de la clínica Legazpi, Darío Fernández Delgado, ha concedido una entrevista a elcierredigital.com para dar a conocer las herramientas necesarias que necesitan todas aquellas personas que quieren dejar de fumar pero no se ven capaces. En su guía gratuita, que se puede descargar en www.convives.net, se pone al alcance de todos el método que usa el doctor Darío Fernández, el denominado "método cartaginés".  

PREGUNTA: La técnica utilizada en su guía para dejar de fumar se llama “método cartaginés”, ¿por qué se denomina así y en qué consiste?
RESPUESTA: Toma su nombre del más genial y astuto cartaginés, Aníbal. Juró odio eterno a los romanos y como los fumadores han jurado odio eterno al tabaco, me inspiro en la batalla del lago trasimeno, en la que Aníbal utilizó una técnica que cumple con las mismas fases que las del fumador que quiere dejar de fumar. La primera fase se denomina precontemplación. En esta fase, el fumador no se plantea dejar de fumar. En el caso de Aníbal, el cartaginés estaba descansando con sus tropas sin preocuparse por la batalla. En esta etapa, en ambos casos, llega un día que tanto el fumador que va al médico como Aníbal, deciden dar un paso.
La siguiente etapa es la contemplación en la que el fumador ve más beneficios que riesgos en dejar de fumar, junto al médico.
La tercera fase es la preparación, donde se prepara un plan conjunto, al igual que el cartaginés planteó una estrategia. Es el momento más importante ya que se decide dejar de fumar.
La última etapa es la fase de mantenimiento, ahí el fumador tiene que aprender a preservar su esfuerzo y no recaer. Esta sería la fase más difícil de trabajar, ya que el fumador se encuentra eufórico. 
Existe una falacia cognitiva que tiene el fumador y es que cree que por fumar un cigarrillo no va a pasar nada, y eso no es así. La nicotina tiene unos componentes que encajan perfectamente con unos receptores adictivos en el cerebro y basta con que el individuo fume un par de caladas, para que se despierte toda la adicción".
Hay muchas personas que recaen en esta fase, porque no han tenido un un plan, es decir, un método cartaginés.

P: Respecto a los componentes del tabaco, en la guía habla de los del tabaco industrial, ¿podría aclararnos si la conocida frase de que el tabaco de liar es más sano que el industrial es cierta?
R: No, es falso, no es más sano que el industrial. Lo primero, ambos tienen los mismos componentes, pero la gran mentira está en que no se sabe los gramos de nicotina que tiene el tabaco de liar. Segundo, como es una adicción al cerebro, no se le puede engañar. El cerebro está acostumbrado a tomar una cierta cantidad de nicotina al día y si no se la da porque, imagine, ese tabaco lleva menos nicotina, el cerebro manda que se hagan inhalaciones más profundas. Es igual de nocivo y no se fuma menos. Además, el ritual de echar humo, las posturas chulescas o de seducción se refuerzan con el tabaco de liar. Es mucho más adictivo ese gesto artesanal".

P: ¿Por qué el tabaco envejece?

R: El tabaco envejece porque lleva una cantidad grande de sustancias nocivas y sobre todo porque la nicotina y la combustión del humo afecta a la piel, alterando las estructura de la piel, la deja más fina y la piel pierde musculatura y aparecen las arrugas. Estas son un símbolo de envejecimiento. Uno de los beneficios que se notan al dejar de fumar, es este. Las personas rejuvenecen y se ponen más guapas.

P: “El tabaco me relaja”, ¿qué diría sobre esa frase tan popular?
R: El tabaco tiene tal cantidad de componentes malignos que sería infumable si no fuese por los aditivos aromatizantes y anestesiantes que tiene el cigarrillo. El tabaco huele mal, la combustión quema y el humo irrita, en el cigarrillo casi lo que menos hay es tabaco. Los aditivos son los que hacen que el tabaco no huela mal, para eso le echan mentol que también es anestesiante y para que tenga buen sabor tiene cacao, chocolate y miel. Además, tiene una sustancia que se llama teobromina, que lo que hace es que se dilaten los bronquios y se absorba rápidamente. Por eso, el tiempo que transcurre desde que das una calada hasta que llega a los bronquios son siete segundos.
La piridina es el componente que relaja, es una relajación muy breve, tan breve que a las dos horas necesitas otro chute de ese supuesto relajante que es el tabaco. Pero además, no relaja el tabaco, quita los síntomas del mono. Al quitar los síntomas del mono, parece que relaja. Una persona que tome 20 cigarrillos para relajarse, no lo haría si un médico le manda 20 pastillas relajantes al día. En este caso diría que no vale para nada, pues el tabaco es igual. Los fumadores están llenos de falacias cognitivas y una de ellas es esta.

P: ¿Por qué algunas personas prueban el tabaco en varias ocasiones y no les crea adicción?

R: El tabaco, lógicamente, al principio sienta mal. Lo que ocurre es que si se fuma buscando unos beneficios secundarios, es decir, para hacerse mayor o presumir, el individuo aguanta el humo y no se lo traga, aunque la nicotina se absorbe por los labios y la lengua. Si el hábito persiste, produce la adicción. En el caso de una persona que no lo asocie a otros fines, como al principio no gusta, pues no lo repetirá más y no creará la adicción. 

Adolescente fumando un cigarrillo.

P: Aparentemente los jóvenes cada vez comienzan a fumar antes, ¿esto así?
R: Sí, lo que está pasando es que los mensajes que lanzan las multinacionales del tabaco es mucho mayor y persuasivo que la publicidad de Sanidad. Las grandes empresas se están enfocando en el público joven y están dejando de lado a los fumadores de 50 y 60 años. 

P: Respecto al uso sustitutivo del tabaco tradicional por los cigarrillos eléctricos, ¿cuál es tu consejo?

R: Vapear no es fumar vapor de agua, se fuman otras sustancias, algunas cancerígenas, se provoca adicción y de muchos de ellos no sabemos ni su composición. Si fuera fumar vapor de agua, al cerebro no se le engaña si se fuman ciertos gramos de nicotina al día y de repente le das vapor de agua. 

P: Por último, algunas personas deciden probar con el método de la hipnosis, ¿cuál es tu opinión sobre esta técnica?

R: Tengo pacientes que han asistido a acupuntura o hipnosis y no les funciona porque es un hábito que está muy interiorizado e insertado en la vida cotidiana de la persona. Se convierte en una conducta muy generalizada, por lo tanto la hipnosis no da resultado. Además, no es un método aceptado por los médicos como método para dejar de fumar. Para dejar de fumar hace falta un plan, una motivación y un pelín de sufrimiento. 

Carnet de exfumador

Los pacientes que dejan de fumar con el doctor y psicólogo clínico Darío Fernández Delgado, en la clínica de Legazpi, reciben el carnet de exfumador como recompensa a su gran esfuerzo, eso sí, siempre que hagan un juramento hipocrático con el médico. 

COMPARTIR: