15 de abril de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Mejorar la salud mental sin salir de casa

Vivimos una época en la que cuidamos casi todos los aspectos de nuestra salud física, pero ignoramos la necesidad de cuidar la mental. Más nos valdría volver la vista a ese proverbio que proclamaba que la constitución de una mente sana en un cuerpo sano y atender al cuidado de la primera. Además, esto puede hacerse sin tener que salir de casa como vamos a explicar a continuación.

Atención a la salud mental

Vivimos en la época de la ansiedad y la depresión; dos enfermedades que tienen que ser consideradas como auténticas pandemias invisibles, especialmente en los países occidentales más desarrollados.

Esto no es solo una opinión, sino un hecho ya que el consumo de psicofármacos destinados a aliviar estos estados no deja de crecer como revelan los datos de diversas agencias de salud pública. Por este motivo, el debate sobre la salud mental debe estar encima de la mesa. Todos podemos favorecer nuestro propio bienestar haciendo muy poco.

Cuidar el tiempo libre

Lo primero en nuestra lista de tareas para cuidarnos debería ser algo de lo que disfrutar y no una obligación. Si echamos un rápido vistazo a nuestras rutinas diarias, nos daremos cuenta en seguida de que el ritmo de vida que llevamos nos hace centrarnos en las obligaciones que van desde las laborales, pasando por las familiares y las del hogar. Es decir, el tiempo para disfrutar de nosotros mismos no existe. Y es aquí donde se plantea el problema porque no disfrutar de un buen tiempo de ocio acaba desembocando en estados de estrés que tarde o temprano se convertirán en algo peor.

Hay muchas formas de aliviar esta tensión sin salir de casa. Leer, practicar deportes como el yoga o dedicar un rato de cada día a meditar. Estas sencillas tareas son más que suficientes para mejorar la sensación de bienestar interior. Aquí tienes otras buenas ideas para conseguirlo:

  • Programa cada día un rato de tu tiempo en el que la prioridad seas tú.
  • Elige actividades que te gusten por encima de todo.
  • Apaga cualquier dispositivo móvil que pueda sacarte de tu momento.

Plantearnos retos

Plantéate retos pero no esos estresantes derivados de la vida diaria, esos que se derivan del trabajo y que no suelen ser demasiado apasionantes. Nos referimos a retos que tengan que ver con tus gustos personales y que te ayuden a conectar contigo de nuevo.

Por ejemplo, puedes estimular tu creatividad haciendo manualidades. Esta actividad plantea la ventaja de que requiere pocos materiales de trabajo; en la mayoría de los casos bastará con unas buenas tijeras, un pegamento de calidad que sea apto para diversos materiales y elementos como cartulinas, papel de distinto gramaje, etc. Las manualidades te permitirán concentrarte, relajarte y alcanzar nuevas y divertidas metas que fortalecerán tu autoestima.

También puedes embarcarte en algunas tareas de casa relacionadas con el bricolaje. Eso sí, no las conviertas en algo estresante ni en una obligación. Disfruta simplemente cambiando algo en casa o dándole una nueva vida a un espacio o a un mueble viejo. Estos retos son sencillos y borrarán de tu mente la huella de la rutina diaria, haciendo que disfrutes de una calidad de vida mucho mayor.

Como has podido ver, no es complicado cuidar la salud mental desde casa con unas sencillas prácticas. Dedicarnos un tiempo a nosotros mismos haciendo ejercicio o con manualidades es suficiente. Tu mente solo necesita que desconectes un poco de la rutina para poder relajarse y fijarse en todas las cosas apasionantes que te rodean.

COMPARTIR: