21 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Según el doctor Montel, el ozono “ataca directamente a todos los microrganismos que estén circulando en sangre frenando la carga viral inmediatamente”

Estas son las propiedades médicas del ozono, el gas que podría combatir los efectos del coronavirus

El ozono es un gas que se forma en la estratosfera cuando una descarga eléctrica atraviesa el aire cargado de oxígeno.
El ozono es un gas que se forma en la estratosfera cuando una descarga eléctrica atraviesa el aire cargado de oxígeno.
El uso del ozono ha aumentado en los últimos meses por su eficacia en la limpieza y desinfección de lugares e instalaciones afectadas por el Coronavirus. Sin embargo, las propiedades de este elemento van mucho más allá. En este sentido, voces autorizadas están haciendo hincapié en los beneficios de este gas para con pacientes del virus. Hoy hablamos con el doctor Luis Montel para conocer los atributos que podrían convertir al ozono en una de las claves en la lucha contra la pandemia.

La pandemia de Covid-19 ha puesto de manifiesto la vital relevancia de la comunidad médica en el buen funcionamiento de cualquier sociedad que se precie. En este sentido, muchos doctores y especialistas están compartiendo su conocimiento para ayudar a la población a afrontar la crisis sanitaria.

En esta labor de difusión destaca sobremanera la actividad del doctor Luis Montel Ramírez, urgenciólogo, director médico de la clínica madrileña Future Health Plus y director médico de la Asociación Madrileña de Afectados por el Covid (AMACOVID). Montel es un profundo conocedor de la situación que está viviendo España en lo que concierne al Coronavirus y, en consecuencia, lleva meses ofreciendo informaciones útiles para su prevención y tratamiento.

Elcierredigital.com ha contactado con este experto para abordar las propiedades de un elemento que podría ser un poderoso aliado en la lucha contra el virus, el ozono, cuyas aplicaciones en el ámbito de la limpieza y la desinfección del Covid-19 ya fueron abordadas por este medio en el pasado.

Según explica Montel, el ozono es un gas compuesto por moléculas de oxígeno unidas por un enlace monovalente. En condiciones naturales, “se forma durante las tormentas cuando una descarga eléctrica atraviesa el aire cargado de oxígeno, por lo que sólo existe de manera permanente en la estratosfera a alrededor de 3 km de altura”. Para generar este gas a nivel de la superficie terrestre, hay que hacer pasar un haz eléctrico por una cámara llena de oxígeno.

El doctor Luis Montel.

De acuerdo con este reputado doctor, el ozono lleva más de 25 años utilizándose en la industria médica porque “es el único gas además del oxígeno que tiene un efecto regenerador y revitalizante cuando entra al organismo”. Sus propiedades son más que llamativas: “tiene un efecto vasodilatador, formador de nuevas células, desintoxicante, antiinflamatorio, antiartrósico, antiartrítico y antidoloroso, entre otros”, explica Montel.

Además, el director médico de Future Health subraya sus características beneficiosas en el tratamiento de problemas como la micosis, la diabetes, las afecciones deportivas e incluso el cáncer: “viene muy bien a los pacientes con algún tipo de cáncer porque, en la etapa proliferativa, son muy agresivos y liberan muchas toxinas”, afirma.

Un tratamiento eficaz para combatir al Coronavirus

Como el lector habrá comprobado, las posibilidades de este gas son prácticamente ilimitadas, pero ¿realmente puede ayudar a paliar la pandemia? Pues bien, la respuesta de Montel es rotunda: “Contra el Covid-19 tiene un carácter antiviral y alcalinizante de la sangre muy potente. Ataca directamente a todos los microrganismos que estén circulando en sangre frenando la carga viral inmediatamente”.

Por tanto, “la ozonoterapia es un tratamiento debería ser considerado para tratar el virus”, sentencia. De hecho, este experto considera que un tratamiento de ozono unido a la oxigenación por cámara hiperbárica constituye uno de los más eficaces para lograr la recuperación de un paciente de Covid-19.

Una cámara de oxigenación hiperbárica.

En esta línea, el doctor añade que “ya existen varios estudios que demuestran su efectividad. En Mallorca e Ibiza hay compañeros que ya lo han utilizado con unos resultados impresionantes. El ozono impide que los pacientes evolucionen a la fase crítica de la enfermedad”. Y es que, como explica Montel, este gas podría utilizarse para atacar el centro del virus, romper su membrana y acabar con su ADN/ARN viral.

¿Cómo? A través de la llamada “auto hemoterapia”, es decir, la introducción del ozono mezclado con la sangre del paciente de nuevo en el organismo por medio de una operación de apenas 45 minutos que se realiza en unos sistemas adaptados y permite que la propia sangre reintroducida, una vez ozonizada, se convierta en un “auto medicamento”. La auto hemoterapia puede ser menor si se obtienen 500 ml de sangre o mayor si se lleva a cabo con hasta 1000 ml de sangre.

Fácil de producir, con una potencia antiviral del 120% y sin efectos secundarios

El ozono, tal como indica Luis Montel, es “el único gas noble que no tiene efectos secundarios en el organismo humano”. Además, se trata de un elemento que puede producirse a bajo costo. No obstante, de acuerdo con las palabras del urgenciólogo, alrededor del ozono siempre ha habido un velo de oscurantismo y no se ha detectado un excesivo interés por divulgar sus beneficios.

Esto es especialmente llamativo en estos momentos de crisis sanitaria si tenemos en cuenta que este gas tiene una potencia antiviral del 120%, de manera que al aplicarlo a un paciente de Covid-19 “le baja la carga viral al momento y recoge todo el tóxico de la sangre, que se elimina vía urinaria. En definitiva, puede ser “una segunda oportunidad de vida para los pacientes”, comenta Montel.

La aplicación médica de este gas funciona a través de porcentajes. A un niño se le aplica una concentración de ozono del 10%, a un adulto un 20% y, para atacar úlceras, gérmenes intrahospitalarios, infecciones profundas de la piel o quemar verrugas y manchas se utilizan concentraciones que superan el 70%.

Aparato de limpieza con ozono.

En España los tratamientos de ozonoterapia aún no están muy extendidos en hospitales públicos y centros sanitarios vinculados a la seguridad social. Su uso se restringe casi por completo al sector privado. No obstante, en países como Estados Unidos, Canadá, Rusia, Argentina, Japón o Cuba, su aplicación médica está más normalizada.

En cualquier caso, la segunda ola del Covid-19 amenaza con provocar efectos devastadores en los próximos meses. El confinamiento total sobrevuela el ambiente mientras los contagios aumentan día tras día. Por tanto, habrá que ver si las autoridades apuestan de forma decidida por la utilización de este gas en medicina como ya se ha hecho en actividades como la desinfección. En estas circunstancias, cualquier ayuda podría ser fundamental. 

COMPARTIR: