19 de septiembre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ceamed investiga habitualmente tratamientos contra el cáncer con gran éxito desde hace años

Una empresa canaria inventa un medicamento contra el COVID pero necesita inversores para desarrollarlo

Nicolás Díaz Chico en Ceamed.
Nicolás Díaz Chico en Ceamed.
Una empresa española, Ceamed, con sede en Canarias ha desarrollado un medicamento para luchar contra los estragos que provoca el COVID-19, pero la investigación peligra por falta de fondos, a pesar de que ya está muy avanzada e incluso el medicamente está testado en animales.

Investigadores canarios han descubierto un medicamento que podría actuar eficazmente contra la infección por coronavirus.

El presidente del Centro Atlántico del Medicamento (Ceamed) y catedrático de Fisiología Humana, Nicolás Díaz Chico, explica a elcierredigital.com que esta empresa ha desarrollado un medicamento, bautizado de momento como CM978, que actúa como inhibidor de la molécula Stat 3. Esta molécula es una de las causas de la tormenta que se produce en nuestro cuerpo para combatir el COVID 19. "La reacción del cuerpo contra el virus produce muchos tipos celulares y entre ellos muchos que son Stat 3. Inhibiendo esto se evitan efectos secundarios como la fibrosis del pulmón, por ejemplo. Nosotros siempre hemos investigado en la lucha contra el cáncer y nos dimos cuenta que algunas células cuando se contrae el coronavirus tienes comportamientos similares", añade Díaz Chico, que cree que al menos se necesitarán dos o tres años para tener un medicamento eficaz. "Fijese los años que hay ya de Sida o de hepatitis C y no hay una vacuna inventada todavía", explica el doctor.

El doctor Nicolás Díaz Chico.

El problema ahora de Ceamed es que necesitan inversores para poder desarrollar el medicamento, "ya que ahora estamos en la fase de pruebas con animales", añade Díaz Chico y a pesar de que han conseguido inversión de la Consejería de Sanidad de Canarias, son necesarios entre cuatro  o cinco millones de euros adicionales para terminar las investigaciones y comenzar a producirlo en serie.

Actualmente Ceamed cuenta con seis trabajadores, cinco de ellos doctores a tiempo completo, dedicados en exclusiva a la I+D de nuevos fármacos e indirectamente trabaja con otros tres doctorandos de la Universidad de Salamanca, la Unidad de Investigación del Hospital Universitario Nuestra Señora de La Candelaria, en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y en Hospital Vall d’Hebrón. 

 Todavía no hay tratamiento eficaz conocido contra esta enfermedad, pero sí se sabe que la infección lleva a un aumento en los niveles de citoquinas, produciéndose la llamada "tormenta de citoquinas". Esto puede causar ARDS y fallos multiorgánicos, lo cual se asocia a los casos severos de COVID-19.

"Esta tormenta de citoquinas asociada a la infección de SARS-CoV-2 se produce por un aumento en los niveles de Angiotensina II (AngII) y por la activación de la vía IL-6/JAK/STAT3. Inhibiendo la vía IL-6/STAT3 se reduce la expresión del receptor ACE2, encargado de la entrada del virus a las células. Por tanto, los inhibidores de la vía IL-6/JAK/STAT pueden ser útiles para el tratamiento de la COVID-19", añade Díaz Chico.

El candidato más fiable bautizado como CM 978 es un potente inhibidor de la activación de STAT3. Las pruebas realizadas en ratones ha presentado bajo toxicidad. "Y habría que comprobar cómo interactúa con otros medicamentos, pero eso no lo sabemos todavía", añade Díaz Chico. De momento, la patente del medicamento ya ha sido registrada "aunque como todo lo demás, también va despacio", añade el presidente de Ceamed.

La cuestión es que si no llega la inversión necesaria un medicamento de patente española podría quedarse en solo un intento.

 

 

COMPARTIR: