23 de febrero de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La organización de ciegos factura alrededor de 2.000 millones de euros anuales y se le acusa de convertirse en un "operador de juego al uso"

Crecen las voces contra los contratos precarios de la ONCE: Buscan personal sin el certificado de discapacidad

El Cierre Digital en
/ ONCE.
A la Organización Nacional de Ciegos Españoles (ONCE) se la está acusando de convertirse en "un operador de juego al uso" tras perder "su verdadero carácter social", según Comisiones Obreras, que también denuncia su opacidad. La ONCE, además, está recibiendo críticas por el tipo de contratos que ofrece, buscando personal sin el certificado de discapacidad.

Arrecian las críticas contra la ONCE, que en los últimos tiempos está siendo acusada de haberse convertido en "un operador de juego al uso" al exigir a sus empleados un elevado número de ventas para mantener los contratos "precarios" y "temporales" que sufren, según denuncian los sindicatos. 

La tensión interna ha crecido tras conocerse que la organización busca a siete trabajadores sin ningún certificado de discapacidad, que es un requisito que han exigido a la inmensa mayoría de los 20.000 empleados que nutren su plantilla. 

Pérdida de carácter social

Comisiones Obreras ha exigido la "recuperación del verdadero carácter social del Grupo ONCE". Para ello, ha mantenido en los últimos tiempos varias reuniones con grupos parlamentarios y representantes del Gobierno.

El sindicato pide que "toda persona ciega tenga derecho a la venta y que las personas con otra discapacidad que se han incorporado a la plantilla de personal vendedor no sean apartadas por insuficiencia de rentabilidad, si las cifras de recaudación que obtienen superan la venta mínima de convenio: 1.050 euros semanales". 

Y también denuncian la opacidad de la organización y exigen que la ONCE "esté integrada a todos los efectos en la Ley de Trasparencia, evitando la opacidad de sus acuerdos, decisiones e incluso de la retribución de sus directivos y consejeros". 

La ONCE asegura que su prioridad "no es vender" sino "crear empleo"

El Cupón perdió alrededor del 30 por ciento de sus ventas entre 2008 y 2018. La pandemia, que dejó en fuera de juego a este tipo de sorteos, agravó todavía más la dinámica y es por ello que ONCE renovó el pasado año su producto más célebre, el Cupón Diario, que pasó a ofrecer un premio de 500.000 euros cada día y aumentó el número de premios con el concepto 'Por los dos lados puedes ser ganador', con el que también se premia a los acertantes de los últimos números de los boletos. 

Grupo ONCE. 

La ONCE también renovó el pasado año su plató televisivo gracias a Mediapro y TBS (filial de Telefónica). La intención, según la compañía liderada por Jaume Roures, era convertirlo "en un lugar más abierto en el que los presentadores, con el apoyo de dos grandes pantallas, trasladan la información de los resultados de las loterías de la ONCE, así como el contenido sobre la labor del Grupo Social ONCE". 

El director general del Grupo Social ONCE, Ángel Sánchez, aseguró que lo importante para la compañía es "la creación de empleo. No es tanto vender como cumplir con nuestra misión: la integración laboral de hasta 19.500 hombres y mujeres con discapacidad que, si no existiera la lotería de la ONCE, probablemente serían clase pasiva. Por eso, hemos limitado qué productos vender y cómo venderlos"

"Sabemos que tenemos que ser muy rápidos y creativos porque ahora lo que prima es el juego por internet, juegos que nosotros no hacemos, como las apuestas deportivas, los casinos, los bingos. Nosotros no realizamos nada de esto. Peleamos en nuestro campo de las loterías generando empleo, con mucho esfuerzo y siendo muy creativos", añadió.

COMPARTIR: