16 de abril de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El ex ministro desoye el 'ultimátum' que le dio el PSOE y asegura que no figura "ni en la querella ni en el auto judicial" del caso Koldo García

Ábalos no cede, no deja el escaño y se irá al Grupo Mixto: Las presiones y maniobras del entorno de Sánchez

El Cierre Digital en
/ Ábalos
El exministro de Transportes José Luis Ábalos quiere asegurarse antes de dejar su cargo de diputado "un sostén político, jurídico y económico para sacrificarse ante el presidente del Gobierno", Pedro Sánchez, que quiere utilizar a su ex mano derecha como cortafuegos ante el incendio desatado por el 'caso Koldo' u 'Operación Delorme'. El que fuera ministro de Transportes ha decidido no hacer caso al 'ultimátum' que le dio el PSOE para dejar el escaño y ahora podrá recalar en el Grupo Mixto.

Según información de última hora, José Luis Ábalos no renunciará a su cargo como diputado y mantendrá su escaño en el Congreso de los Diputados, desafiando así al PSOE —que le había dado un plazo de 24 horas para hacerlo—. En caso de resistir en su idea de no abandonar su escaño, como había advertido el partido, será expulsado del grupo socialista y pasará al Grupo Mixto junto con otros siete diputados de diferentes formaciones. Santos Cerdán, secretario de Organización del PSOE, confirmó a RTVE que Ábalos anunciaría su decisión a través de un comunicado la mañana de este martes.

Durante la rueda de prensa que el exministro ha ofrecido en el Congreso de los Diputados, Ábalos se ha defendido de las acusaciones que rondan su figura, recriminando al PSOE la falta de apoyo de la cúpula del partido: "me gustaría estar haciendo estas declaraciones respaldado por la dirección de mi partido, creo que hubiera sido lo correcto, como en tantas otras ocasiones, y lo que hubiera satisfecho más a la militancia de mi partido". El que fuera ministro de Transportes ha defendido su gestión durante la crisis sanitaria del Covid-19: "la querella confirma claramente que el procedimiento de contratación fue correcto", y ha asegurado que no figura "ni en la querella ni en el auto judicial" del Caso Koldo García. 

José Luis Ábalos ha asegurado en la misma rueda de prensa que no dejará su acta de diputado y que las acusaciones sobre su posible relación en el caso Koldo García han supuesto "una cancelación civil y un sacrificio político". Además, el ex ministro ha asegurado que su caso no se está midiendo con la misma sensibilidad que otros casos "similares o peores" y ha pedido que se "deje actuar a la Justicia". 

La resaca de las elecciones gallegas ha transmutado en pesadilla para el PSOE a cuenta del 'caso Koldo' u 'Operación Delorme', que investiga una presunta trama corrupta que habría logrado más de 50 millones de euros en contratos de mascarillas de administraciones públicas sin mediar concurso para ello.

El exministro de Transportes José Luis Ábalos, puntal en el triunfo de Pedro Sánchez en las primarias socialistas de 2017 y en el salto de su compañero a La Moncloa en 2018, es consciente de su peso simbólico y de su complicado horizonte vital tras la tormenta, por lo que, según fuentes internas, "no va a rendirse sin condiciones". Ahora, Ábalos ha demostrado ser firme en sus intenciones desafiando al PSOE y obligándolo a expulsarlo al Grupo Mixto.

Las fuentes consultadas por este medio aseguraron que el valenciano, exministro de Transportes y exsecretario de Organización del PSOE, "quiere que Ferraz le garantice un sostén político (con la Fiscalía influyendo en el juicio a la trama), jurídico (garantizándose un bufete de prestigio que le defienda en caso de empeorar su situación jurídica) y económico (ya que no parece viable que las empresas se lancen a la contratación de un político en sus horas más bajas)".

Este lunes Ábalos renunció a la presidencia de la Comisión de Interior, evitándose así el escarnio que se produciría este miércoles, en el que está agendada una sesión sobre corrupción. Pero todavía retiene el acta de diputado para enfado de Ferraz, que cree que su decisión destroza la imagen del partido que volvió al poder en 2018 de la mano de la ética frente a la corrupción casi generalizada del PP.

Según fuentes internas del partido, Ferraz es consciente de que Ábalos, divorciado por tres veces y con hijos menores a su cargo, "asegura que está tieso" y de que "parece encantado de pasearse por los platós televisivos, siempre a cambio de un caché"

Si Ábalos 'tira de la manta' y apunta al partido o a influyentes compañeros de partido, el futuro del PSOE en La Moncloa se complicaría.

Los sustitutos de Ábalos

Aunque todavía mantiene su puesto de diputado, desde el PSOE -que le dio un límite de 24 horas para dimitir el pasado lunes- y el PP consideran que el exministro debería abandonar también su puesto como diputado. En el caso de que hubiera dimitido, la número siete de la lista del PSPV-PSOE en Valencia es Ana María González Herdaro, que podría convertirse en la diputada que le sustituya si finalmente renuncia, algo que tal y como ha informado la Cadena Ser, no sucederá.

Ana María González Herdaro es la actual alcaldesa de Llaurí (Valencia), puesto que reafirmó en las elecciones de 2023 después de haber pasado ocho años como primera edil. En su expediente judicial figura una condena por conducir ebria en el año 2021, por la que tuvo que pagar una multa de 960 euros. Además, se le retiró el permiso de conducir durante ocho meses.

Al ser actualmente alcaldesa, González podría decidir no tomar el acta. En tal caso, el siguiente en la lista del PSPV-PSOE es Bartolomé Nofuentes, concejal de Proyectos Europeos, Movilidad, Hacienda y Recursos Humanos en Quart de Poblet y exdiputado provincial.

Cortafuegos

El presidente del Gobierno Pedro Sánchez quiere hacer caer a Ábalos para salvar cuatro piezas: Santos Cerdán (ex mano derecha del valenciano en Ferraz y recomendador de Koldo García de los tiempos de ambos en la política navarra), Salvador Illa (exministro de Sanidad y candidato a las elecciones catalanas que, según el PSOE, deben servir para recuperar ímpetu tras las preocupantes europeas que se avecinan), Francina Armengol (actual presidenta del Congreso y de las Islas Baleares cuando la trama consiguió contratos) y Ángel Víctor Torres (ministro de Política Territorial y 'mandamás' de Canarias cuando Juan Carlos Cueto, cerebro de la operación según la Fiscalía Anticorrupción, obtuvo contratos).

El presidente del Gobierno, y secretario general del PSOE, sabe que su caída dejaría sin argumento a sus principales críticos en su partido: el presidente castellano-manchego Emiliano García-Page, su homólogo asturiano Adrián Barbón y la expresidenta andaluza Susana Díaz

La vicepresidenta Yolanda Díaz ha alzado la voz contra el exministro: "En lo peor de la pandemia necesitábamos gente a la altura, no personas que se aprovecharan de la emergencia para hacer sus negocios. Da igual que se llame Koldo o Tomás Díaz Ayuso: hay que condenarlo y depurar responsabilidades. Sea quien sea y tenga el carnet que tenga".

Ábalos.

Y El País, puntal mediático gubernamental, ha dejado clara su postura: "Esta operación anticorrupción supone una prueba de fuego para Sánchez, que llegó al poder tras una moción de censura fundamentada en la inacción del presidente Rajoy ante la corrupción del PP, condenado en 2018 por la Audiencia Nacional como partícipe 'a título lucrativo' en la sentencia del caso Gürtel. Desde entonces, el del PSOE se ha presentado ante la ciudadanía, con toda legitimidad, como un Gobierno limpio de toda sospecha". 

Tournée

Ábalos por ahora calla tras una tournée televisiva en la que no ha dado demasiadas explicaciones: "Ya me gustaría a mí poder darlas, pero no tengo más información que lo que he leído y lo que he leído es que encima dice que es secreto. Ojalá me pueda informar y espero traer información porque duelen estas cosas, claro", asegura.

Sobre las adjudicaciones, asegura que "todo se hizo bien a través de los mecanismos legales, algo de lo que siempre me preocupé. Por cierto, se hicieron las contrataciones con entidades autónomas y además fueron revisadas por el Tribunal de Cuentas. Siempre he estado tranquilo y sigo tranquilo. Lo que no acabo de entender es su participación en esto. Ojalá pueda informarme también". 

Y sobre su relación con Koldo García Izaguirre, añade: "Con el tiempo la vas perdiendo. Ya no trabajo ni tengo asistente ni nada. Pero bueno, hasta donde yo sé, tenía una vida muy normalita. Es que me cuesta creerlo. Primero porque es un golpe. Segundo porque me parece increíble, no sé".  

"Yo tenía cinco asesores, un jefe de gabinete y un montón de altos cargos. Era la persona que me acompañaba a los desplazamientos, el que me hacia un servicio más personal, como un asistente personal… Mi mano derecha sería en todo caso el secretario de Estado, que es el que me llevaba los temas. En general siempre te advierte la gente o te hablan con más o menos fundamento, a veces también por querer quitarse a alguien de en medio", añadió. 

En el auto de Anticorrupción se evidencia que en los contratos había concierto previo ya que "en un contrato firmado el 24 de marzo de 2020 entre Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas S.L. y otra mercantil para la prestación de servicios logísticos se mencionaba expresamente que había resultado adjudicataria de varios contratos con el Gobierno español. Sin embargo, en ese momento sólo había firmado un contrato con la Administración, concretamente con la entidad Puertos del Estado".

COMPARTIR: