20 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Fomento ha cambiado ya 2.700 señales que han costado medio millón de euros

Este martes entra en vigor la reducción de velocidad a 90 km/h en las carreteras secundarias

El objetivo de esta decreto aprobado por el Gobierno en diciembre pasado, a propuesta de la Dirección General de Tráfico (DGT), es frenar las muertes que el exceso de velocidad provoca en las carreteras convencionales, donde cada año mil personas pierden la vida en accidentes

Desde este martes, no se podrá circular a más de 90km/h en las carreteras secundarias españolas. Varias administraciones, desde el Ministerio de Fomento a las comunidades autónomas, las diputaciones provinciales y los ayuntamientos han sustituido todas las señales de la red viaria nacional para que el martes esté todo listo.  

Y  sobrepasar esos 90 km/h costará dinero y puntos. Una multa que irá desde 100 euros a 600, y la retirada del carné de 2 a 6 puntos  por correr más de lo permitido.

La reducción de velocidad en las carreteras secundarias es bienvenida por las asociaciones de víctimas.

Y aunque es difícil saber el número de señales que se han cambiado en total así como el presupuesto destinado a ello, ya que hay varias insistituciones implicadas, se puede confirmar que solo el Ministerio de Fomento, que  es titular de 14.418,80 kilómetros de la red estatal de carreteras secundarias,   ha colocado en el último mes  más de 2.700 señales de prohibido circular a más de 90 km/h para sustituir las que marcaban el límite de 100.

Un cambio que se traduce en medio millón de euros de gasto para la administración que dirige el ministro José Luis Ábalos. Algunas Comunidades, como por ejemplo, Cantabria, no  ha tenido que cambiar ni desembolsar nada, porque en ninguna de las carreteras cántabras de su competencia se podía circular ya a más de 90. 

Cantabria, por ejemplo, ya tenía la reducción de velocidad a 90km/h en sus carreteras secundarias.

En el caso de Madrid, sí ha tenido que cambiar señales, aunque solo 12 señales de prohibido circular a más de 100 km/h, en lo que se ha gastado en ello 1.773 euros.

Motos y autocares también están obligados por la nueva norma

La medida obligará también a motos y turismos a circular a una velocidad máxima de 90 km/h independientemente del ancho del arcén. Esta norma afecta también a autobuses y vehículos mixtos adaptables, si bien en el caso de los primeros, y a pesar de que tienen una baja tasa de accidentalidad, no podrán circular a más de 80 km/h los que no dispongan de cinturones de seguridad. Además, el decreto fija en un máximo de 80 km/h la velocidad en las carreteras convencionales para camiones, tractocamiones, furgonetas, autocaravanas con un masa máxima autorizada superior a 3.500 kilos, vehículos articulados y automóviles con remolque.

Evidentemnte, las asociaciones de víctimas han acogido bien que el Gobierno se atreviera por fin a adoptar esa medida. Aunque también se reclama un aumento de los agentes de la Guardia Civil de Tráfico y  más inversión en las carreteras.

COMPARTIR: