15 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Este martes escuchó la opinión de las empresas VTC

Ángel Garrido defiende la libre elección de los madrileños y no cederá ante las presiones de los taxistas

Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid
Ángel Garrido, presidente de la Comunidad de Madrid
El presidente de la Comunidad de Madrid ha señalado que el sector del taxi perdió una gran oportunidad el pasado lunes para llegar a un acuerdo de consenso que respetara sus intereses al igual que los de las empresas VTC como Uber y Cabify.

El presidente de la Comunidad de Madrid, Ángel Garrido, se ha mostrado contundente ante el chantaje del sector del taxi sobre la precontratación de los servicios de VTC con al menos seis horas de antelación y que significaría legislar "para acabar con un sector". Así está ocurriendo en Barcelona, que tras un preacuerdo de la Generalitat de Cataluña tanto UBER como Cabify han señalado que abandonarán la Ciudad Condal que perderá así cerca de 5.000 puestos de trabajo.

Ángel Garrido ha explicado que en la reunión del pasado lunes con los representantes de los taxistas Y después de que el Ejecutivo autonómico aceptase "prácticamente la totalidad de sus reclamaciones", plantearon otra petición adicional:  la precontratación de los VTC con al menos seis horas de antelación, advirtiendo que si no se aceptaba no habría acuerdo.

"Esa reivindicación ya adelanto que no la voy a aceptar. La Comunidad de Madrid se distingue por muchas cosas y una de ellas es la libertad, la libertad de elección de sus ciudadanos, de apertura de comercio, de elegir la educación de los hijos y la libertad de elegir el medio de transporte que quiere", ha defendido. El dirigente autonómico ha remarcado que sí legislará en aquello que les compete como es "la captación" pero no lo hará para "eliminar un sector", sino para que "convivan armónicamente”.

No cederá a las presiones

A su parecer, los taxistas "se han equivocado y ya pueden emplear las acciones de fuerza que consideren que no dará marcha atrás. "El taxi es distinto al VTC pero tienen que entender que los dos sectores han de convivir", ha indicado, para a renglón seguido hacer un llamamiento a las partes para que "vuelvan a la mesa de diálogo y entiendan que se pueden hacer planteamientos razonables".

Reunión de los representantes de las VTC con Ángel Garrido (Comunidad de Madrid)

Según Garrido, los problemas que se están sufriendo a día de hoy se deben al PSOE, "que hace muchos años legisló mal" (en época de José Luis Rodríguez Zapatero) y ahora con el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, que ha querido "lavarse las manos". "El PSOE va a tener que dar la cara", ha señalado, justo en una jornada en el que, desde la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, a la ministra de Economía, Nadia Calviño,se han lavado las manos. El presidente considera que la regulación no debería corresponder a las comunidades y que el Gobierno central trasladó unas competencias que les pertenecían.

También ha criticado el dirigente autonómico al Ayuntamiento de la capital, que lleva "años sin hacer absolutamente nada por el sector del taxi y que tiene una parte importante de la responsabilidad". A su juicio, detrás de la situación actual hay "un trasfondo político".

Reunión con los representantes de las VTC

En cuanto a la reunión mantenida con los representantes de las VTC, Garrido ha desgranado que han hablado de los problemas de generales del sector. "Tenemos que coger ideas y hacer una legislación que sea para los ciudadanos que quieren que convivan los dos sectores".

Por su parte, el presidente de Unauto VTC, Eduardo Martín, ha señalado que la Comunidad de Madrid tiene "toda la voluntad de legislar con coherencia y de forma que haya una convivencia ordenada". "Hemos puesto sobre la mesa la realidad de la situación, el sector del taxi lo único que busca es la eliminación de Uber y Cabify de las grandes ciudades".  Según ha incidido, la condición de la precontratación es "estúpida". "Sería como si "alguien que quiere ver una película a través de una plataforma como Netflix se tuviera que descargar y esperar una hora o dos horas para poder verlas". Se trata de algo que "no beneficia a nadie más que al propio sector del taxi", y desde luego no al ciudadano.

COMPARTIR: