04 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La hasta ahora portavoz de este partido independentista catalán se centrará en conseguir la alcaldía de Barcelona en 2023 como cabeza de lista

Puigdemont deja la presidencia de Junts, que quiere remontar con Elsa Artadi tras el 'caso Pegasus'

/ Puigdemont
Carles Puigdemont anunció ayer que no optará a ser reelegido como presidente de Junts per Catalunya en las primarias que celebrará la formación postcovergente el 4 de junio en el sur de Francia. No es el único cambio de este partido, ya que Jordi Sànchez no seguirá como secretario general y Elsa Artadi ha cedido la portavocía de Junts a Josep Rius, afín al expresident residente en Bélgica.

Junts per Catalunya necesita revitalizarse tras perder la presidencia de la Generalitat. La formación postconvergente es consciente de que el pinchazo del procés invita al partido a cambiar de caras, apostando por dirigentes que están 'en el interior'.

Es por ello que el expresident catalán Carles Puigdemont anunció ayer que no optará a la reelección como presidente de Junts, tal y como anunció en enero Elcierredigital.com. El partido posiblemente tendrá que elegir el próximo 4 de junio en Argelers (Francia) entre la presidenta del Parlament Laura Borràs y el exconseller Jordi Turull.

Pegasus

La marcha de Puigdemont no es el único cambio que vive Junts, ya que Jordi Sànchez ha anunciado que no sigue como secretario general y Elsa Artadi ha decidido centrarse en su labor como portavoz y próxima candidata a las municipales de Barcelona en 2023.

A Artadi la ha relevado Josep Rius, afín a Puigdemont. El nuevo portavoz está intentando exprimir el 'Catalangate', espionaje de políticos principalmente independentistas a través del programa Pegasus, que solo se vende a gobiernos.

Rius asegura que en este caso "hay incompetencia o complicidad" y el Gobierno se defiende a través e Félix Bolaños: "Estamos ante intervenciones ilícitas y externas. Por eso hemos puesto a su disposición toda la información de la que disponemos. En una democracia plena como la nuestra, únicamente están facultados para hacer intervenciones organismos oficiales y siempre con autorización judicial".

La carta de Puigdemont

Puigdemont envió ayer una carta a los 5.000 afiliados de Junts para anunciar que no se presentará a la reelección a la presidencia del partido que fundó y que se centrará en su labor como president del Consell per la República.

Elsa Artadi, exportavoz de Junts. 

El expresident de Catalunya asegura que "la dirección del partido debe orientarse a los nuevos retos que tenemos delante. En esta orientación necesitará una dirección que encaje en estos retos y que tenga la plena capacidad y dedicación para liderarlos".

"El partido necesita una presidencia más implicada de lo que yo lo he sido; éste fue, de hecho, un compromiso mío y debo agradecer el respeto que todo el mundo ha tenido y que me ha permitido mantener la estrategia que llevamos desde el exilio y que no es, ni debe ser, la de ningún partido en particular. Pocas formaciones políticas habrían tenido la generosidad que ha tenido nuestro partido y que han tenido ustedes como afiliados, en el respeto hacia este compromiso personal", añade.

Puigdemont tiene palabras de elogio hacia Jordi Sànchez: "Él asumió las riendas desde la cárcel, en su condición de preso político, y eso también es un elemento que queda incrustado en la historia de nuestro partido para que no se nos olvide nunca de dónde venimos, las razones para las que hacemos política y las adversidades que tenemos delante".

Sobre el enfrentamiento entre Borràs y Turull asegura que "el debate en el interior de los partidos no es ninguna señal de debilidad sino de riqueza democrática, y eso es lo que Junts entiende cuando fomenta las corrientes internas y cuando no tiene miedo al debate y la confrontación de ideas".

Problemas judiciales para Puigdemont

Los líderes exiliados del procés sufrieron hace unos días un severo revés judicial al comprobar que la Comisión Europea apoya la postura de España en su defensa de rechazar la euroorden contra el exconseller Lluís Puig.

Esta postura dejaría a varios dirigentes sin su argumento estrella de defensa, la presunta vulneración de derechos por parte de la justicia española, y complica el horizonte judicial del expresident Carles Puigdemont.

La Gran Sala del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) examinó la cuestión prejudicial remitida por el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena para aclarar el alcance de las euroórdenes que dictó contra dirigentes como Puig, que se libró porque la euroorden fue rechazada por los tribunales belgas alegando posible vulneración de derechos fundamentales.

Boye sale en defensa de Puigdemont

Gonzalo Boye, abogado de Puigdemont, asegura que el magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena utiliza las euroórdenes de forma política y pretende encarcelar "sin juicio, durante meses y años" a varios políticos independentistas.

El letrado asegura que Puigdemont sufre una "persecución infame" por motivos políticos y que sus representados "no tienen garantías de tener un juicio justo en España. Esto tiene que acabar y tiene que acabar aquí. Llarena ha ido emitiendo y retirando las euroórdenes por motivos estratégicos y políticos. Esto suscita dudas sobre el derecho de libertad y libre circulación".

COMPARTIR: