18 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Las primeras declaraciones de líderes de la formación naranja insisten en que no habrá pacto con los socialistas y en que irán a la oposición

El día después del 28A: las opciones de pactos del PSOE y el deseado aunque difícil entendimiento con Ciudadanos

Arrimadas descarta en principio un pacto con el PSOE.
Arrimadas descarta en principio un pacto con el PSOE.
No parece que vaya a ser fácil después de lo escuchado en la campaña y de las declaraciones en el día después de líderes destacados de Ciudadanos como Inés Arrimadas, pero el entendimiento entre PSOE y Ciudadanos es la opción que más clamor está despertando en la opinión pública como solución de estabilidad para el país. Repasamos las otras opciones que menos gustan, al parecerse a las alianzas que desembocaron en las elecciones anticipadas.

La victoria del PSOE en las elecciones generales se traduciría en un Gobierno de Pedro Sánchez si consigue un acuerdo con Ciudadanos o, si pacta con Podemos y, además, logra el apoyo o la abstención de algún grupo independentista, sea ERC, que con sus 15 escaños puede facilitar un Gobierno, o de JxCat y Bildu. Durante las horas siguientes al resultado electoral y durante todo el día lunes los principales analistas y más influyentes politólogos abogan claramente por el entendimiento entre Pedro Sánchez y Albert Rivera como mejor opción para la estabilidad del país.

En un Congreso muy fragmentado, Sánchez tendrá que sumar los 176 escaños que requiere la mayoría absoluta en la investidura o lograr las abstenciones suficientes para tener más votos a favor que en contra en una segunda vuelta, sobre todo si busca evitar el pacto con los independentistas. Los 15 escaños de ERC convierten a los de Oriol Junqueras en una fuerza de peso, tanto para apoyar en una primera vuelta como para una abstención en la segunda.

Aritméticamente, el PSOE, con 123 escaños, podría sumar 180 escaños, una cómoda mayoría absoluta, si pacta con Ciudadanos (57), y también si opta por acordar con Podemos (42) y ERC (15). Podría sumar hasta dos escaños más si lograse acuerdos con Compromís (1) y Partido Regionalista de Cantabria (1).

Pedro Sánchez deberá ponerse a trabajar desde hoy mismo en sus opciones políticas de formar gobierno.

Sin embargo, ambas opciones son políticamente complicadas. Con Ciudadanos, porque su líder, Albert Rivera, ha basado su campaña en decir que no pactaría con Sánchez y el socialista, tras reprochárselo una y otra vez, ha acabado diciendo también que no está en sus planes pactar con Ciudadanos. Y con ERC, porque ésta, ganadora en Cataluña, puede poner condiciones difíciles de asumir por Sánchez.

De hecho, si Sánchez tratase de evitar acuerdos con ERC, JxCat y Bildu y estos acaban votando en contra de su investidura, podría encontrarse hasta con un empate a 175, lo que no le serviría ni para ser investido en segunda vuelta.

Los 198 escaños de los partidos de la moción

 

Una hipotética alianza de todos los partidos que apoyaron la moción de censura daría hoy como resultado 198 escaños, son 18 más de los 180 que lograron la marcha de Mariano Rajoy, sin contar el del PRC (CC se abstuvo).

Si el PSOE quiere evitar negociar con los independentistas catalanes, tendría que contar con Bildu. El motivo es que la hipotética suma de PSOE, Unidas Podemos, PNV (6), Compromís (1) y Partido Regionalista de Cantabria (1) suma 173 escaños. Con los dos de Coalición Canaria se quedaría a las puertas de la mayoría absoluta, 175.

Así, si en lugar de con los canarios pactase con la izquierda abertzale, que tiene 4 escaños, alcanzaría los 177, justo uno más que la mayoría absoluta. JxCat, con 7, le daría una mayoría algo más holgada, aunque dependerá también de las condiciones de Carles Puigdemont.

En caso de no lograr mayoría absoluta en una primera sesión de investidura, Sánchez puede intentar ser elegido en segunda vuelta, por mayoría simple, con más votos a favor que en contra.

En ese caso, tampoco podría presentarse solo con los 123 escaños del PSOE, a no ser que negociase la abstención de buena parte del hemiciclo, incluido Ciudadanos.

Si PP, Ciudadanos y Vox suman sus votos (con UPN en Navarra), serán 149 escaños en contra de la investidura de Sánchez. Sánchez necesitaría entonces los 42 votos de Unidas Podemos e, incluso si lograse el apoyo de Compromís y PRC, a sus 167 escaños no les bastaría una abstención del PNV y de CC. Tampoco sería suficiente que se sumase la abstención de Bildu; necesitaría también a JxCat.

Las opciones con la izquierda abertzale y los independentistas pueden poner en riesgo la estabilidad de la legislatura.

Así, le sería mucho más sencillo llegar a la Moncloa si lograse la abstención de ERC. Con su abstención, la del PNV y la de Coalición Canaria, una alianza de PSOE, Unidas Podemos, Compromís y PRC podría salir adelante, con 167 votos a favor y 160 en contra (incluso con JxCat y Bildu votando en contra junto a PP, Cs y Vox).

Si, en lugar de abstenerse, el PNV votase a favor, la alianza sumaría 173 escaños y bastaría con la abstención de JxCat, o de CC y Bildu.

La vía Ciudadanos

La portavoz y número dos de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha destacado el crecimiento del partido en las elecciones de este domingo, a la vez que ha descartado formar gobierno con el PSOE, que venció las elecciones con 123 escaños. "Hemos subido mucho, somos líderes de la oposición y para las próximas elecciones Ciudadanos gobernará España", ha señalado la dirigente 'naranja', en declaraciones a Onda Cero, después de que Ciudadanos se situara como tercera fuerza con 57 escaños, a 9 diputados de distancia del PP.

Arrimadas ha rechazado un pacto con el PSOE para formar gobierno, aludiendo a que Sánchez "ha vendido España y ha humillado a los constitucionalistas. No podemos pactar con un señor que nos ha vendido en Cataluña y que dice que la representación la tienen los separatistas", ha asegurado, y ha añadido que Sánchez pactó "a cualquier precio" para llegar a La Moncloa y "ha sido un nefasto presidente".

Arrimadas se ha mostrado convencida de que en las próximas elecciones "darán los números" y Ciudadanos se consolidará como "alternativa al populismo y al separatismo".

Por su parte, el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas, ha dicho que no rechaza sentarse a hablar con el PSOE, pero que las decisiones están ya tomadas. "El PSOE gobernará con Podemos y nosotros iremos a la oposición", ha dicho, si bien ha defendido que adoptarán una actitud constructiva y dialogante.

Ciudadanos no da opción de momento a un pacto de gobierno con el PSOE.

En declaraciones a RNE, el dirigente 'naranja' ha admitido el buen resultado del PSOE que, a su juicio, le permitirá gobernar con Podemos e independentistas. Preguntado si Ciudadanos se sentará a dialogar con el PSOE, ha defendido que se sentarán pero que su decisión de ir a la oposición es firme.

"Nos sentaremos en la mesa, pero Sánchez tiene tomada la decisión, la tenía ya tomada en campaña de gobernar con Podemos y nosotros de ir a la oposición, si no podíamos sacar a Sánchez de La Moncloa", ha asegurado, reiterando que las posiciones de ambos partidos son claras.

España se merece que haya diálogo, ha recalcado Villegas, quien ha apuntando a que habrá que llegar a acuerdos durante la próxima legislatura. Por ello, ha defendido que Ciudadanos protagonizará una oposición "responsable" y "vigilante" pero "con capacidad para dialogar".

 

COMPARTIR: