19 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La coalición abertzale está emprendiendo un giro posibilista en los parlamentos de Madrid, Vitoria y Pamplona

Los sindicatos enfadados con Euskal Erria Bildu por pactar los presupuestos con el PNV

/ Otegi e Iriarte
Euskal Herria Bildu ha llegado a un acuerdo con el PNV para no oponerse a los presupuestos vascos de 2022. La coalición abertzale ha modificado las cuentas en 253 millones y ha confirmado su giro posibilista en los parlamentos de Madrid, Vitoria y Pamplona.

Euskal Herria Bildu ha rematado su giro posibilista en los parlamentos de Madrid, Vitoria y Pamplona. Este volantazo conlleva que la izquierda abertzale, por primera vez en su historia, haya llegado a un acuerdo presupuestario al alimón en tres parlamentos: el estatal, el vasco y el navarro para 2022.

Especialmente llamativo ha sido el pacto en Euskadi a pesar de que está en plena guerra contra el PNV. La formación liderada por Arnaldo Otegi se abstendrá a cambio de 253 millones para salud, emergencia climática, bienestar energético, política social, juventud e I+D+i, además de avances políticos en SMI y alquileres.

Semanas de trabajo

EH Bildu y el Gobierno de Iñigo Urkullu aseguran que sus "equipos de negociación han trabajado intensamente durante las últimas semanas, para lograr un acuerdo que repercuta de forma positiva en la sociedad vasca, en un momento en el que se requieren amplios acuerdos en diversos ámbitos, mejorando con ello su respuesta a las necesidades reales de la ciudadanía".

"El Gobierno Vasco se compromete a un incremento de 30 millones de euros en Osakidetza [Servicio vasco de salud] con el fin de continuar durante el ejercicio 2022 y siguientes con la implantación de la Estrategia de Atención Primaria, acompasando la realización de los cambios organizativos oportunos con el fin de garantizar las consultas presenciales", aseguran.

El Ejecutivo de Euskadi también se compromete a incluir una dotación presupuestaria de 20 millones de euros (10 en 2022 y 10 en 2023) destinada al impulso de proyectos vinculados a la consecución de la inclusión social de los colectivos y personas en riesgo de exclusión.

Iñigo Urkullu. 

Y, además, el Gobierno Vasco adquiere el compromiso, en todos los marcos de empleo y diálogo social, de defender y fomentar un SMI en convenios colectivos que sea proporcional a la renta media de la Comunidad Autónoma de Euskadi, tal y como ha acordado en Navarra.

El Ejecutivo liderado por el PNV también se compromete a poner en marcha, cuando la futura normativa estatal en materia de regulación de precios del alquiler privado lo permita, y de conformidad con los acuerdos del Parlamento Vasco al respecto, un sistema de control de precios del alquiler privado "adaptado a las especificidades de la realidad vasca".

Enfado sindical

El influyente sindicato ELA ha afeado el pacto en Euskadi a EH Bildu porque el acuerdo, según ellos, "no supone ninguna mejoría", y también ha criticado el pacto de los abertzales en Navarra porque sus modificaciones apenas cambiarán el 0,25% del monto total del borrador presupuestario. 

Las previsiones de gastos e ingresos en Navarra, según ELA, "mantienen la política de austeridad sin responder a las necesidades sociales, algo incomprensible cuando las reglas fiscales para 2022 siguen suspendidas para toda la Unión Europea".

"Son unos presupuestos elaborados sin participación social y limitados por la deuda, el peaje en la sombra (ambos factores se llevan el 12% del total) y la recepción de unos fondos europeos condicionados a que en el Estado se lleven a cabo la reforma laboral y el recorte de las pensiones. En este escenario, la negativa a realizar una reforma fiscal para que las rentas altas y las empresas aporten más va a acabar suponiendo la aplicación de nuevos recortes sociales", explican.

Y ELA asegura que el pacto "no modifica la orientación antisocial de la propuesta, puesto que únicamente se condiciona el 0,25% del presupuesto (13,4 millones), a cambio de asumir la totalidad del mismo".

La misma central sindical ha criticado a EH Bildu por apoyar el presupuesto estatal con exigencias como la captación del canal infantil ETB3 en toda Navarra porque las cuentas incluyen inversiones como el polémico TAV o instituciones como la monarquía.

COMPARTIR: