22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Un estudio del CIS revela que el 65% de los españoles se muestra insatisfecho con el funcionamiento de la democracia

Una década de antipolítica: El hilo invisible que une al 15M, 'el procès' y Vox

/ Abascal e Iglesias
Un estudio revela que dos de cada tres habitantes de los países del sur de Europa (Italia, España o Grecia) están insatisfechos con el funcionamiento de la democracia. Y las alternativas a este sistema son preocupantes, según varias voces. La desafección de la ciudadanía hacia la política está siendo aprovechado por proyectos ideológicos polarizadores.

Algunas voces apuntan a que caminamos desprotegidos hacia el tecnofeudalismo, menos Estado y más poder para los empresarios. Y lo hacemos sin esperanza de que la democracia vaya a ser el sistema que vaya a revertir esta situación.

El éxito de partidos como Vox en Andalucía se pudo barruntar viendo informes del Centro de Estudios Andaluces realizados hace más de una década. El CIS del sur decía que entre 2005 y 2008,  mientras que en España se puntuaba con un 6 a la democracia, los andaluces solo le daban un 5,2 sobre 10.

Estos guarismos cayeron hasta el 3,9 estatal y el 3,5 andaluz entre 2012 y 2015, años en los que se hicieron patentes las consecuencias de la crisis económica de 2008. 

El menos malo...

Se dice que la democracia es el menos malo de los sistemas políticos. Pero la ciudadanía no creyó en él cuando cayeron chuzos de punta, allá por 2008. Decía el filósofo Fernando Savater que "llegó la crisis y todos los que eran apolíticos se volvieron antipolíticos, pero nadie decidió ser político, que es lo que necesitamos".

La explicación viene de la mano de imágenes mediáticas, como la de los rescatados banqueros que desahuciaban a los ancianos que habían levantado el país y se iban a la calle con una descomunal deuda porque en España no se cubría la deuda cediendo la vivienda.

Pancarta contra la clase política. 

Este hecho envalentonó al 15M, que habló de "ellos y nosotros", y parió partidos como Podemos, que renombró a las élites como "casta" e intentó diferenciarse de la trajeada clase política en el vocabulario y hasta en la ropa. La corrupción del bipartidismo y la monarquía contribuyeron a expandir su mensaje.

Insatisfacción

Un reciente informe del think tank americano Pew Research Center desvela que dos de cada tres ciudadanos del sur de Italia, España o Grecia, muestran insatisfacción por el funcionamiento de la democracia.

En Grecia esta desafección alcanza el 68%, en España e Italia suman el 65% y el 58% en los Estados Unidos que gobernó Donald Trump. Por contra, en Países Bajos y Alemania esta percepción negativa solo alcanza al 34% de la población y en Suecia el 21%.

La antipolítica vista por los políticos

El diputado socialista Rafael Simancas asegura que "la antipolítica presenta casi siempre dos vertientes: la populista y la tecnocrática. Los populistas denigran la política democrática en su afán de sustituirla por el poder del autócrata, el taumaturgo, el falso salvador, el demagogo". 

"Los tecnocráticos reniegan de la política democrática para restaurar la aristocracia, el gobierno de los que se reivindican como pocos pero mejores. Sí, la política tiene muchos defectos, pero es insustituible. Y sí, la política democrática resulta a veces insuficiente, limitada, lenta, contradictoria, exasperante… pero la única alternativa compatible con la salvaguarda de nuestros derechos y libertades es… una mejor política democrática".

Gaspar Llamazares opina que "vivimos en un clima populista del que forma parte, tanto la personalización y la espectacularización de la política en la opinión pública, la primacía de los asesores de imagen frente a las direcciones de los partidos, así como la dinámica de agitación y el antagonismo por encima de la negociación y el pacto".

Y añade el ex coordinador federal de IU que cree que estamos en "un clima que se corresponde con el reflejo del neoliberalismo de consumo digital en la sociedad liquida, en las redes sociales, en la comunicación y en la política".

COMPARTIR: